El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Recetan a Pescanova segregar sus ramas industrial y comercial para blindar su marca

Guerra financiera: las españolas están a favor de ayudar a la pesquera a levantar el concurso en un año, frente a la reacia banca extranjera

SANTI RIVEIRO. SANTIAGO  | 13.04.2013 
A- A+

Superar la tormenta perfecta que acosa a Pescanova no será tarea fácil. Sin embargo, mientras banca española y extranjera se muestran divididos sobre si echar o no un cabo a la empresa gallega, ya hay expertos que le recomiendan recetas para llegar a puerto con el mayor número posible de naves. Y una de ellas es segregar sus áreas industrial y comercial para blindar uno de sus activos estratégicos, sus marcas.

El economista Francisco Fernández Reguero, analista y concultor de Mercados y especialista en Distribución Alimentaria, recetó a los acreedores y propietarios la compañía desde la web Gurusblog.com que, de cara al concurso de acreedores que se hará realidad en días, "segreguen la actividad industrial –producción, barcos, fabricación–) de la comercial lo antes posible, quedando la deuda en poder de la empresa industrial". El objetivo es "salvar las marcas comerciales urgentemente" para que no pierdan su valor de mercado en unos meses. El siguiente paso sería vender esta saneada división comercial, aunque la compañía está por la labor de mantener su integridad.

Mientras, Europa Press acudía ayer a la banca acreedora y detectaba una polarización de posturas. Por un lado, las entidades españolas se mostraban dispuestas a levantar el concurso de acreedores de Pescanova "a un año vista", una vez se conozcan sus cuentas y su deuda y se haya designado un administrador concursal, mientras que la extranjera es "más escéptica y crítica" con la situación de la firma, en la que incluso ya no prevé inyectar más liquidez.

Estas fuentes afirmaban que no conocerán las cuentas y la deuda concreta de Pescanova hasta que no presente la información a la CNMV, que fijó como fecha tope el lunes. La situación por la que atraviesa la firma gallega ha dividido a la banca acreedora extranjera y española, ya que esta última no ha cerrado la puerta a dar más liquidez a la pesquera, a la espera de que presente finalmente el concurso en los juzgados y se nombre un administrador concursal para iniciar la negociación y abordar un plan de viabilidad.