El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Recomendaciones para abordar la reforma del Estatuto

07.02.2010 
A- A+

No formaba parte de la agenda oficial, pero una pregunta en la rueda de prensa dio pie a Feijóo y a De la Vega para ampliar su imprevisto debate sobre las distintas fórmulas que el Gobierno de Zapatero y el de Feijóo prefieren para ampliar el marco competencial autonómico. Pocos días después de que el encuentro en la Comisión Bilateral se saldase con una magra cosecha de transferencias, Feijóo defendió la vía del artículo 150.2 para continuar ganando terreno sin tener que recurrir a la reforma estatutaria que el presidente mantiene aplazada después del fracaso en la legislatura anterior.

La receta de María Teresa Fernández de la Vega pasa por activar la reforma del Estatuto gallego, en línea con la senda que han seguido otras comunidades autónomas.

Dirigiéndose directamente al presidente de la Xunta, De la Vega defendió las reformas estatutarias como "el mejor instrumento" para la ampliación competencial, aunque apuntó alternativas como los convenios entre ambas administraciones para permitir el desarrollo autonómico. Uno de esos convenios podría aplicarse para llevar a cabo la transferencia de las autopistas que reclama la Xunta, aunque la vicepresidenta le expresó a Feijóo sus preferencias por realizar el traspaso vía reforma estatutaria, una cuestión en la que, aprovechando los poco más de dos palmos que separaban sus atriles, le recordó que "la decisión la tenéis vosotros".

De la Vega, que siguió la defensa de Feijóo de la vía del artículo de la Constitución para ir vadeando la aplazada reforma del Estatuto haciendo discretos signos de desacuerdo, replicó al presidente de la Xunta desmontando las posibilidades de recurrir al 150.2 y dejándolo en un "instrumento" que el Gobierno de Zapatero aplica con criterios de excepcionalidad en las negociaciones con las comunidades. A pesar de los envites, Feijóo no entró al trapo de la invitación para abordar la reforma que De la Vega le planteó como la única salida para subirse al carro de las otras comunidades