El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

La repatriación de los dos españoles muertos en Sri Lanka "se prolongará días"

La chica, vecina de Pontecesures, había ido a pasar las vacaciones con su novio que trabajaba para una firma de Vigo en la India // Estaban en uno de los hoteles atacados // La repatriación de los dos españoles muertos en Sri Lanka "se prolongará días"

María y Alberto en una foto tomada en las fiestas de Pontecesures
María y Alberto en una foto tomada en las fiestas de Pontecesures

ANTONIO P. FIDALGO SANTIAGO. E.P.  | 23.04.2019 
A- A+

María González Vicente, de 32 años, y Alberto Chaves Gómez, de 31, estaban en el peor de los lugares en el momento más inoportuno y a casi 10.000 kilómetros (de trayecto aéreo) de su lugar de nacimiento y residencia habitual. Estos dos jóvenes gallegos se alojaban en el hotel Kingsbury en Colombo-Sri Lanka, cuando los miembros suicidas de una célula terrorista del grupo yihadista National Thowheeth Jama'ath (NTJ) activaron los artefactos explosivos. Eran las 08.45 (hora local) del Domingo de Pascua y la pareja se encontraba en las instalaciones de este resort de lujo. Allí perdieron la vida.

Se da la circunstancia de que María había ido a pasar las vacaciones de Semana Santa con su novio que trabaja en una filial (Profand Vayalat) en la India de la firma de congelados viguesa Profand. Decidieron disfrutar estos días juntos en esta isla y, según fuentes cercanas a la pareja, él estuvo preparando con mucho mimo la estancia de su novia. Aseguran, incluso, que también tenían reserva en otro de los establecimiento objetivo de los terroristas que actuaron.

Alberto y María se conocían desde hace tiempo. Él era natural de Rianxo, su familia sigue residiendo en Rial-Leiro, pero llevaba años viviendo en Pontecesures, de donde es natural la joven que trabaja en la empresa Mayper, en A Esclavitude-Padrón, dedicada a la confección y venta de ropa de trabajo. Coincidiendo con la Semana Santa ambos acordaron reunirse estos días en un lugar aparentemente tranquilo.

Tras conocerse los atentados, el mismo domingo, familiares de los jóvenes intentaron contactar con ellos pero ninguno respondía a las llamadas por lo que empezaron a alertarse. Sus temores se confirmaron durante la mañana de ayer cuando personas de su entorno recibieron llamadas desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada en la India (en Sri Lanka no hay delegación diplomática aunque sí una cónsul honoraria) pidiendo fotos de ambos y datos de algunas particularidades como tatuajes con el objeto de tratar de localizarlos o en los hospitales o en los lugares donde reposaban las personas todavía sin identificar.

Poco antes de las dos de la tarde (hora española) EL CORREO, medio que adelantó la noticia en exclusiva en su página web, se ponía en contacto tanto con el Ministerio como con la Embajada desde donde no quisieron confirmar de forma oficial que María y Alberto se encontraban entre las víctimas. "Estamos trabajando para verificar la identidad de los fallecidos", fue la escueta respuesta. Las familias seguían esperando noticias aunque cada minuto que pasaba las perspectivas eran negativas y ya empezaron a asumir lo peor.

Desde la empresa para la que trabajaba Alberto quisieron mantener idéntica prudencia aunque reconocieron que "uno de sus empleados, en viaje privado, se encontraba en Sri Lanka".

Fue el alcalde de Pontecesures, Juan Manuel Vidal, que se enteró por este periódico de la tragedia, el primero que de forma oficial ratificó la noticia. Admitió que se sentía "un poco sobrepasado" -ya que la joven vivía a apenas 500 metros de su casa- y convocó ayer mismo una reunión de portavoces municipales y hoy se celebrará un pleno extraordinario en el que se decretarán tres jornadas de luto oficial.

Poco después el regidor de Rianxo, Adolfo Muíños, se sumaba a las condolencias a las familias, especialmente a la del joven que viven en ese municipio y convocó un minuto de repulsa para este mediodía contra el terrorismo en la plaza del Concello.

A última hora de la tarde fuentes de Exteriores se limitaban a confirmar "desgraciado fallecimiento de dos ciudadanos de nacionalidad española". Lo hicieron instantes después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro José Borrell lo hicieran en sus twitters oficiales, el primero de ellos con mención a la localidad de Pontecesures.

Desde la Embajada están realizando gestiones para obtener a la máxima brevedad los certificados oficiales por parte de las autoridades judiciales de Sri Lanka.

Por otra parte, además de María y Alberto, daneses, australianos, estadounidenses, chinos, británicos, turcos o indios se encuentran entre los al menos 32 extranjeros fallecidos en los atentados del domingo en Sri Lanka. Entre las víctimas mortales figuran tres daneses, que son hijos de Anders Holch Povlsen, dueño de la firma de moda Bestseller y uno de los hombres más ricos de Dinamarca, según confirmó este lunes la compañía. El primer ministro de Australia, Scott Morrison, confirmó en su cuenta de Twitter la muerte de dos australianos, ambos miembros de la misma familia y que vivían en Sri Lanka.

Morrison también indicó que otros dos nacionales se recuperan en hospitales del país tras ser atendidos de las heridas causadas en los ataques.

Por su parte, el Ejecutivo indio informó de la muerte de al menos cinco compatriotas entre las casi trescientas personas que perdieron la vida en esta tragedia.

Repatriación de los dos españoles muertos en Sri Lanka "se prolongará días"
La repatriación de los cuerpos de los dos españoles fallecidos durante el Domingo de Resurrección en la serie de atentados que sacudieron Sri Lanka en hoteles e iglesias "se prolongará días", según informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Las autoridades españolas desplazadas a Sri Lanka están tratando por ahora de recopilar toda la documentación necesaria para que se pueda proceder con la repatriación de los cadáveres de los dos jóvenes naturales de Galicia, María González Vicente, de 32 años y residente en la localidad de Pontecesures, y Alberto Chaves, de 31, originario del municipio de Rianxo.

Sin embargo, ese proceso para obtener los certificados oficiales por parte de las autoridades judiciales de Sri Lanka aún "se prolongará días", advirtieron fuentes diplomáticas españolas, que pidieron el anonimato.

Cuando concluya todo el proceso burocrático, serán las agencias de seguros y las funerarias las que tomen el relevo, añadieron.

Uno de los fallecidos, Chaves, trabajaba en una empresa dedicada a los productos congelados del mar en la India y acudió a la vecina Sri Lanka de vacaciones aprovechando una visita de su novia desde España, que también murió en el atentado.

Este martes, las autoridades de Sri Lanka elevaron a más de 300 el número de fallecidos por la sangrienta serie de atentados del Domingo de Resurrección, que atribuyen a un grupo islamista local y que ocasionaron además 500 heridos.

Los ataques comenzaron de forma simultánea con potentes explosiones en tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y una tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Las explosiones continuaron horas después con una séptima detonación en un pequeño hotel situado a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

Cuarenta sospechosos han sido detenidos por estos ataques, que aún no han sido reivindicados. EFE