El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

TAMBIÉN BUSCAN DATOS DEL AJARDINAMIENTO DE LAVACOLLA

Requisan en Santiago los contratos de acondicionamiento de la Finca do Espiño y de obras en la Alameda

Cecilia Sierra reitera "total colaboración" con la Justicia y pide a los ciudadanos que "no se preocupen" porque el Ayuntamiento "funciona"

E.P.SANTIAGO  | 18.02.2014 
A- A+

Agentes de la Policía Nacional han realizado este martes en Santiago registros en diversos departamentos del Ayuntamiento de Santiago para recabar información sobre varios expedientes, entre ellos los relativos a la urbanización de la Finca do Espiño y a la mejora del jardín de la Alameda compostelana, y también en la sede de Cespa, concesionaria municipal del mantenimiento de las zonas verdes.

Fuentes presenciales han indicado a Europa Press que pasadas las 10,00 horas un grupo de policías vestidos de paisanos entró, por orden del Juzgado de Instrucción Número 7 de Vigo y en el marco de la denominada 'Operación Patos', en las oficinas de Contratación ubicadas en Galeras para recabar varios expedientes de obras adjudicadas a Cespa.

Posteriormente, la edil responsable del área de Hacienda, Cecilia Sierra, ha ratificado que también han acudido al departamento de Intervención para requisar facturas y certificaciones ligadas a dichos expedientes, entre los que se encuentran la urbanización de la Finca do Espiño y la mejora del jardín de la Alameda.

Tanto Sierra como Juan de la Fuente, concejal delegado de Brigada de Vías y Obras, han ratificado, además, que los investigadores se interesaron en las actuaciones de ajardinamiento de las rotondas del aeropuerto compostelano de Lavacolla. "Cosa que nos extraña porque en principio me parece que no es de nuestro ámbito de actuación", han señalado.

La documentación recabada por los agentes también se refiere a las acciones de "césped transitable" acometidas en las Calles García Lorca y Celso Emilio Ferreiro.

Igualmente, se recopila documentación sobre la excavación arqueológica y restauración del Castillo de A Rocha, adjudicada en su día a la empresa pontevedresa Eiriña S.L., otra de las investigadas en el marco de esta operación. En este caso, en concreto, se solicitan las "certificaciones" presentadas "por metros cúbicos sacados de la excavación.

PETICIÓN DE TRANQUILIDAD CIUDADANA

Aunque ha admitido que estas cuestiones "no son agradables", la edil de Facenda ha hecho un llamamiento a la tranquilidad de los vecinos y les ha pedido que "no se preocupen" porque el Ayuntamiento "está funcionando".

 "Seguimos trabajando al cien por cien por los intereses de la ciudad", ha garantizado, antes de pedir celeridad judicial.

REGISTRO EN CESPA

Por otra parte, el registro en la sede que la empresa Cespa tiene en Santiago de Compostela ha concluido pasadas las 14,00 horas, después de que una decena de agentes de la Policía Nacional estuviese recogiendo documentación durante unas dos horas.

Los agentes de la Policía Nacional que, por orden del juzgado de instrucción número 7 de Vigo, se personaron este mediodía en las oficinas de Cespa en el Polígono do Tambre para efectuar el registro trasladaron con ellos a un detenido para que esté presente durante este trámite.

El detenido se cubrió en todo momento el rostro para evitar ser identificado y, sobre las 14,05 horas, fue introducido en un coche con distintivo de la Policía Nacional y los cristales traseros tintados.

La decena de agentes que participaron en este operativo, algunos uniformados y otros vestidos de paisano, sacaron de la sede de Cespa, empresa integrada en el grupo Ferrovial, cajas con documentación y también con diverso material.

Su llegada hasta la sede de Cespa, ubicada en este polígono industrial, frente a las instalaciones de la ITV, se produjo sobre las 12,15 horas en varios vehículos, de uno de los cuales --de mayor tamaño-- sacaron una serie de cajas de cartón plegadas para la recopilación de documentos.

En ese momento se bajó también de un coche policial identificado un hombre que se tapó su rostro con un abrigo, como lo haría más tarde, sobre las 13,45 horas, cuando los agentes lo trasladaron de las oficinas a un garaje en el mismo edificio.

Sobre esa hora llegó al lugar un trabajador de Cespa en una furgoneta que, por instrucción de uno de los agentes, alejó del lugar a los pocos segundos. Los policías permanecieron en la sede de esta compañía hasta pasadas las 14,00 horas, cuando, ante la expectación de numerosos medios de comunicación, abandonaron en el lugar junto al detenido.