El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

demografía

Setecientas aldeas sobreviven en Galicia con tan sólo un habitante

Más de mil núcleos han sido tragados ya por el abandono y la despoblación // Lugo y A Coruña encabezan la lista de lugares deshabitados // “Só non teño problemas”, dice Antonio, un octogenario de Sober

A.ARNÁIZ • MONFORTE  | 20.01.2008 
A- A+

Angar
Antonio, en el balcón de su casa en Sober, es el último habitante de una pequeña aldea rural
FOTO: Angar

La nómina de los núcleos de población abandonados en Galicia, las denominadas aldeas fantasmas, sigue creciendo, según revelan las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). De acuerdo con los datos referidos a 2006, en el mapa gallego hay 1.183 lugares de población en los que no queda un solo vecino y en otros 711 núcleos rurales de las cuatro provincias sólo vive un morador. Lugo y A Coruña suman casi un millar de esos pueblos fantasma.

Antonio Freire Pérez, un octogenario del municipio lucense de Sober, es uno de esos ejemplos de solitarios. Con la compañía de dos perros y tres gatos, Antonio es el único habitante que resiste en el lugar de O Taro en tierras soberinas.

Viudo desde hace algunos años, Antonio recuerda que en la aldea, allá por los años 40 había cerca de medio centenar de personas, "hoxe quedo eu só e non teño problemas", asegura. Su vida transcurre entre las faenas de la casa y atender a las gallinas y el cerdo que cría. La radio y la televisión le ayudan a pasar el tiempo. Los fines de semana lo visita su hija y entre semana familiares del municipio le suministran las provisiones que necesita.

Hospitalario y hablador, como gallego de ley, Antonio se muestra orgulloso de las reformas hechas en su casa, de uno de sus gatos y de su fiel perro Tom. Su vida solitaria en el entorno rural en que creció semeja feliz. Alguna de las casas cerradas de la aldea recobran la vida en épocas vacacionales, cuando regresan los dueños que residen en otros lugares de Galicia. Es el triste destino de la mayoría de las pequeñas aldeas del rural.

José Antonio optó por quedarse a vivir en una aldea semidesierta

Un caso diferente es el de José Antonio Fernández Carballeda. Trabaja en Monforte y reside en la aldea de Cotillón, en el concello lucense de Pantón, donde sólo viven tres familias.

José Antonio se hizo cargo de la propiedad familiar en Cotillón en 1996, a raíz del fallecimiento de su madre. La transformó para convertirla en residencia de fin de semana, pero al final se convirtió en su casa. "El lugar le encantó a mi mujer y nos quedamos a vivir aquí, es un pequeño paraíso natural, en un entorno privilegiado y de lo más tranquilo", señala José Antonio.

Cree que el fijar su residencia en Cotillón animó a las otras dos familias, una viuda y un matrimonio, a quedarse en la aldea. "Me parece que fui una especie de revulsivo para que se quedasen los otros vecinos".

Al igual que sucede en O Taro, en verano y en las épocas de labor del viñedo, abundante en Cotillón, la aldea renace y se abren varias casas de vecinos que residen fuera. José Antonio, de cincuenta años, asegura "no creo que Cotillón se despueble a corto plazo". Opina que para luchar contra el despoblamiento, entre otras actuaciones, "algo fundamental sería dotar de servicios básicos adecuados y dignos a los núcleos del rural".

LAS ESTADÍSTICAS

Ortigueira y As Pontes, los peor parados

De los 1.183 núcleos deshabitados en Galicia, según los registros del INE, 491 se encuentran el la provincia de Lugo; 475, en la de A Coruña; 118, en Pontevedra, y 99, en Ourense.

Por municipios, los peor parados son los coruñeses de Ortigueira y As Pontes, con 90 y 69 aldeas vacías, respectivamente. Le siguen los ayuntamientos lucenses de Ourol y Muras, ambos con 33 lugares sin vecinos. Con estos figuran también en los puestos de cabeza del despoblamiento rural los concellos de Somozas, en A Coruña, con 32 aldeas deshabitadas, y Palas de Rei, en Lugo, con 31.

En cuanto a los lugares recogidos por las estadísticas del INE con un solo habitante, de los 711 contabilizados en el mapa gallego, la mayor parte se localizan en la provincia de Lugo, con un total de 369. Le sigue A Coruña, con 202; Ourense, 78, y cierra la lista Pontevedra, con 62.

Ortigueira y Ourol son los municipios gallegos con mayor número de núcleos de un solo habitante .

LA CLAVE

Galicia tiene el mayor hábitat diseminado

De las cerca de 60.000 entidades singulares de población que contabiliza el INE en toda España, más de la mitad se localizan en Galicia, donde se registran los mayores índices de población dispersa. La densidad de población media en suelo gallego se sitúa en los 92 habitantes por kilómetro cuadrado .