El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

nueva tragedia en el mar

Los supervivientes relatan cómo el 'Rosamar' se hundió en "un minuto" tras engancharse un aparejo

La búsqueda de los náufragos proseguirá mañana tras hallar los equipos de rescate un bote salvavidas y un chaleco

EFE. LUGO/SANTIAGO  | 06.12.2008 
A- A+

EFE / Lucho Xil
Los supervivientes del naufragio que sufrió ayer el pesuqero 'Rosamar' llegan a las dependencias de Capitanía Marítima en Burela
FOTO: EFE / Lucho Xil

Las tareas de búsqueda de los cinco náufragos desaparecidos tras el hundimiento ayer del arrastrero Rosamar proseguirán mañana, después de que hoy se localizara un bote salvavidas y un chaleco, indicó a Efe el alcalde de la localidad lucense de Burela, Alfredo Llano. El alcalde precisó que durante la jornada, durante las tareas de búsqueda de los náufragos, los equipos de rescate localizaron un bote salvavidas y un chaleco, aunque señaló que todavía se desconoce si pertenecía al pesquero.
  
El Rosamar, un buque de 34 metros de eslora construido en acero en 1978, se hundió a 24 millas al noroeste del puerto lucense de San Cibrao en cuestión de "un minuto" después de que un aparejo se enganchara en el fondo del mar y, al hacer de ancla con olas de seis metros, provocara el vuelco del barco y su posterior hundimiento, según los supervivientes, dijeron a Efe fuentes de la investigación.
  
De los trece tripulantes que viajaban a bordo del buque, de pabellón portugués que operaba en el puerto de Burela, tres fallecieron y otros cinco permanecen desaparecidos. Los supervivientes -los portugueses Luis Olibeira, Adriano Olibeira, Serginho Da Silva y Augusto Maia de Jesús, y el indonesio Casman- explicaron los detalles del naufragio en la Capitanía Marítima del puerto de Burela, que ha abierto una investigación sobre el asunto.
  
Cuatro de los cinco supervivientes detallaron que el aparejo arrastraba a 150 brazas del fondo y "embarró", es decir, se enganchó en el fondo del mar, lo que hizo de ancla y que entrara agua por la popa, pues había olas de "5 ó 6 metros", por lo que el barco escoró y volcó, y "en un minuto se hundió", indicaron a Efe fuentes de la investigación.
  
El pesquero, con base en el puerto de la localidad portuguesa de Leixóes y trece tripulantes a bordo -ocho portugueses y cinco indonesios- naufragó sobre las 07:48 horas de ayer cuando navegaba a 24 millas al noroeste de San Cibrao.
 
Tres de los tripulantes, Mario Castaño da Silva -patrón del barco-, José Tomé -primer mecánico- y José Agraca -contramaestre de redes- fueron hallados muertos entre los aparejos del barco y sus cadáveres fueron trasladados al tanatorio de Foz. Fuentes de la investigación indicaron que los familiares de los fallecidos ha pedido la agilización de los trámites para repatriar los cuerpos lo antes posible. Agregaron que en el momento del naufragio, las condiciones del mar no eran buenas, aunque subrayaron que los supervivientes indicaron haber faenado en condiciones similares en anteriores ocasiones.
  
Las embarcaciones Irmáns García Nodal y María de Maeztu permanecieron toda la noche rastreando la zona del hundimiento, a unas 24 millas al noroeste de San Cibrao, y esta mañana partió la aeronave Rosalía de Castro, a la que se sumará el Helimer Galicia que será relevado por el Pesca 2, informaron a Efe fuentes del servicio de Emergencias.