El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Un carballo por la solidaridad con Paramos

Los afectados del accidente recuerdan al matrimonio fallecido en el primer aniversario de la explosión

Salvador García, en la plantación del carballo que recordará la solidaridad nacida de la explosión  - FOTO: ECG
Salvador García, en la plantación del carballo que recordará la solidaridad nacida de la explosión - FOTO: ECG

MAITE GIMENO   | 24.05.2019 
A- A+

La respiración de los vecinos del barrio tudense de Paramos volvió a quedar en suspenso a las 16.23 h de ayer. Fue en el mismo minuto en que se cumplía un año de la explosión del almacén pirotécnico ilegal que provocó la muerte de Abdelkhaleq y Zohnra, el matrimonio que dormía en el edificio próximo a la deflagración y que convirtió los 25.000 metros de la zona cero de la parroquia en un páramo con 31 viviendas destruidas, 27 heridos y más de 750 afectados.

Roto el emotivo mutismo inicial de la concentración, en la que participaron cerca de 300 personas, por las notas de la canción Somewhere over the rainbow, los afectados, entre quienes se encontraba el hijo mayor del matrimonio fallecido, convirtieron la vivienda familiar de la pareja fallecida en el escenario central de la conmemoración. Expresaron su solidaridad con los dos huérfanos y sus familias con un minuto de silencio y depositaron un ramo de flores entre los restos de los muros que se resistieron al impacto.

Ante la presencia de numerosos integrantes de la comunidad islámica y de afectados, el portavoz de la Unión Islámica de Galicia, Noureddine Eljabraoui, en árabe y castellano les animó a celebrar otro nuevo cumpleaños en su agenda personal, y que sus vidas "están a salvo". Trasladó las "infinitas" gracias a todas las personas que colaboraron con ellos "en esta maldita explosión".

Marcada la memoria por el "pánico, terror, dolor, angustia, incertidumbre, sueños y vidas rotas", el presidente de la luchadora asociación de perjudicados, Salvador García, puso en valor el resultado de todos los esfuerzos empleados para evitar la muerte del barrio, ya que 365 días después una parte importante de las casas con daños moderados ya están reparadas y el área que quedó arrasada ya está totalmente limpia y preparada para que puedan comenzar las obras de reconstrucción de las casas. Reconoció que a las personas que han apostado por quedarse en Paramos "tenemos un largo camino hasta reconstruir un espacio que podamos llamar, de nuevo, hogar, pero vamos en el buen camino".

Más allá de recordar la pesadilla inicial y la posterior odisea para agilizar todos los trámites para volver a poner en pie su barrio, el acto de ayer puso el acento en el agradecimiento de todos los damnificados por la solidaridad recibida. "Quisimos volver aquí para agradecer expresamente la ayuda recibida, económica o de otras formas, porque gracias a los hombros que nos echasteis cuando más lo necesitábamos, podemos estar aquí hablando de reconstrucción y de revivir".

El símbolo que recordará de forma permanente el agradecimiento a todo el respaldo recibido es el carballo plantado en el parque infantil. "Crecerá como recuerdo para generaciones futuras de la tragedia que sucedió aquí, pero también de los buenos sentimientos de ayuda y solidaridad que nacieron de ella", relató Salvador García.

Al finalizar el acto, acompañado por un reducido número de integrantes de la comunidad musulmana de Tui, el hijo del matrimonio, Hailas, volvió a la que fue su casa hasta hace un año. Tutelado por la Xunta en un centro de menores, el joven regresa a Tui los fines de semana donde convive con una familia de acogida.