El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

"La única actividad política que tengo es el pregón de Leiro"

Caminatas por la Ruta de A Pedra e a Auga, pescar, leer y, como no, seguir la Liga. Así pasa Mariano Rajoy sus vacaciones en Galicia // No echa de menos el trabajo de presidente: "Ahora vivo más tranquilo"

PASO ADELANTE. Mariano Rajoy, en su tradicional
paseo, tiene claro que hay vida fuera de la política - FOTO: Cris Saiz
PASO ADELANTE. Mariano Rajoy, en su tradicional paseo, tiene claro que hay vida fuera de la política - FOTO: Cris Saiz

ROI RODRÍGUEZ  | 25.08.2019 
A- A+

-¿Presidente, como se viven ahora las vacaciones?

-"Pues igual, igual, salvo que no me dan tanto la vara (risas). Pero vamos, que hago lo mismo".

-¿Se nota más el cariño de la gente. Le paran mucho por la calle?"

-"Ahora me piden fotos -como un transeunte con el que acaba de hacerse un selfie -, aunque haciendo deporte menos".

Y es que a pesar de que hace ya más de un año que dejó La Moncloa tras la moción de censura presentada por el socialista Pedro Sánchez, Mariano Rajoy sigue siendo toda una institución.

Y más en su retiro veraniego gallego, donde aunque es habitual verlo de paseo, de pesca o comiendo, basta con acompañarle una hora para darse cuenta de que nunca pasa desapercibido.

Liberado del traje de mandatario, cambia este mes de agosto en Sanxenxo la chaqueta y la corbata por pantalón corto, polo y tenis.

El presidente que sacó a España de la mayor crisis económica de su historia acude a caminar, como todos los días, a una de sus andainas preferidas: la Ruta da Pedra e da Auga, en Ribadumia.

Amable con todo el que se acerca, Rajoy y su grupo, entre ellos su inseparable José Benito Suárez -marido de Ana Pastor-, se pone en marcha a las 8.30 en punto, reconociendo que no echa de menos la política. "No, no. Ahora vivo más tranquilo". Y tampoco piensa en volver. "Nada, nada".

"El domingo -por hoy- voy al pregón de la Fiesta de la Vendimia de Leiro, en Ourense. Es la única actividad política que tengo", bromea alguien que estuvo "38 años" ligado al servicio público. "A los 26 años fui el diputado más joven del Parlamento gallego, con Tomás Pérez Vidal, que después fue presidente", recuerda. Desconexión total de las cábalas de Sánchez para tratar de formar un Gobierno. "A ver lo que hacen". Aunque no del fútbol. Por supuesto, no se perdió el primer partido entre el Celta y el Real Madrid.

"Lo vi, lo vi. Fue una sorpresa monumental, porque después de lo que estaba haciendo el Madrid...". Otra cosa será ganar el trofeo. "Vamos a ver. Todavía no están todos los fichajes,...". El de Neymar no le entusiasma: "Mejor que se vaya al Barça". Le seduce más Pogba. "Ese es bueno".

Entre pregunta y respuesta, Rajoy se pone serio. Mira hacia atrás "¿Habrá que andar, no?", le espeta a sus compañeros de fatigas.

Empieza la marcha. "Yo todas las mañanas hago esto -comenta-, camino más o menos hasta las once, después estoy en casa leyendo un rato y luego suelo salir a comer fuera. Hoy voy a Cedeira, también estuve en Baiona, el domingo voy a Leiro...".

Sobre volver a vivir en Galicia, "es difícil, por los hijos, aunque hoy en día está todo muy cerca. En Navidades vuelvo".

Pontevedrés de adopción aunque "yo nací en Santiago", rememora que cuando era joven pasaba muchos veranos en la ría de Arousa. No en Sanxenxo, sino en la capital turística de la época: en Vilagarcía, "cerca de la Playa de Compostela". Una cita a la que no faltó este verano. "El otro día comí en Carril".

La marcha hacia Pontearnelas (Vilanova de Arousa), fin de la etapa, va acelerando el paso. "Si que va rápido", comenta una pareja. "Buenos días, señor Rajoy", saluda otro aficionado al footing. "Buenos días", responde don Mariano, mientras se fija en la cantidad de viñedos de Albariño de la zona. "Cada vez plantan más".

Pasado el club de piragüismo del río Umia, ya sólo quien entrene duro es capaz de seguir el paso a Rajoy. No es el caso, así que es momento de irse. Y eso, que con la charla el récord del circuito va a quedar lejos. "Hoy no lo batimos", confiesa. ¿Hay vida después de la política? Para Rajoy, sí.