El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Villares se retira de la política y vuelve a su puesto como juez

Carga contra las cúpulas de Anova, Podemos y EU por anteponer las siglas a las personas

Luís Villares durante la rueda de prensa celebrada ayer en Santiago en la que anunció que vuelve al TSXG - FOTO: EFE
Luís Villares durante la rueda de prensa celebrada ayer en Santiago en la que anunció que vuelve al TSXG - FOTO: EFE

ELENA PIÑÓN  | 20.02.2020 
A- A+

El portavoz de En Marea, Luís Villares, anunció su adiós a la política para regresar a su puesto como magistrado en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), cargo que abandonó en 2016 para ser candidato del partido instrumental a la Presidencia de la Xunta.

Cuatro años después y en pleno debate de cómo concurrirá a las elecciones el espacio político antes agrupado en torno a En Marea, Villares informó de que no presentará candidatura al proceso de primarias de su organización, que todavía no definió si estará en la cita con las urnas del próximo 5 de abril.

Arropado por los miembros de la dirección de En Marea y visiblemente emocionado, el magistrado en excedencia hizo un llamamiento a que exista una candidatura unitaria del espacio político, al tiempo que aprovechó para cargar contra las "cúpulas" de Podemos, EU y Anova, a las que culpa de haber antepuesto sus intereses a los de la ciudadanía.

"Sabía que mi paso por la política era temporal, como debe serlo para cualquier ciudadano. No vine a perpetuarme en el cargo. Vine a hacer política, no a ser político", aseveró Villares tras confirmar que no estará en las primarias que En Marea prevé activar la próxima semana, una vez concluya el plazo para el registro de coaliciones -lo hará mañana- y se definan las posibles alianzas para unas elecciones en las que estará En Marea.

El magistrado en excedencia repasó lo que fueron estos casi cuatro años desde que, en el verano de 2016, aceptó la oferta para encabezar la candidatura de En Marea en las autonómicas de septiembre. "Me llamaron y allí fui, con la convicción de que había trampa", aseveró Villares, que aseguró que dijo 'sí' a la proposición convencido de que el proyecto era "plural" y "ponía a las personas por encima" de los partidos.

Sin embargo, cree que las "cúpulas" de las organizaciones "impidieron que la alternativa acabase floreciendo". Según Villares, las direcciones de Anova, Esquerda Unida y Podemos lo vieron como "un intruso" y "no entendieron" que priorizase "la ética" y las "ideas" por encima "de los intereses de parte".

A renglón seguido, afirmó que estos partidos decidieron abandonar En Marea "porque fueron incapaces de dominar a la ciudadanía organizada". "En la vieja pugna entre la ciudadanía y la clase política, los que somos ciudadanos antes que políticos lo pagamos caro", apostilló Villares, que atribuyó a los partidos "de la nueva política haber empleado excusas" para "hacer lo de siempre" y así imponerse a la "sociedad civil" a la que, dice, apelaron para participar en política en un contexto de crisis económica y social.

Alfonso Rueda

vicepte. de la Xunta

"En mi opinión personal, tuvo bastantes más enemigos dentro (de la propia En Marea) que fuera"

Gonzalo Caballero

secretario general del psdeg

"Le deseo los mejores éxitos en el camino personal y profesional que quiera iniciar. Tiene mi respeto y reconocimiento"

Ana Pontón

portavoz del bloque

"La Justicia recupera un juez que demostró que era una persona justa, que trabajó siempre con mucho rigor"

EL PERFIL

Luís Villares

Magistrado en excedencia, diputado y portavoz de En Marea

Un hombre de orden que no se doblega

A la puerta de Luís Villares (Lugo, 1978) como magistrado de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia fueron a llamar representantes de Anova para proponerle como candidato a la Xunta en 2016 por En Marea, integrada además por Podemos y EU. Villares tenía como juez desde 2005 trayectoria personal de compromiso progresista, bien como colaborador en la Red Armela de investigación sobre la igualdad, derechos y bienestar, o bien en defensa de Galicia a través de la Irmandade Xurídica Galega. Pero quienes le propusieron liderar el proyecto querían manejarlo a su antojo y se olvidaron que como juez venía de un mundo al que no se le dobla el brazo fácilmente. La imposibilidad de someterlo dio paso a la fractura del proyecto. Y hoy, tanto los líderes de Anova como él, pagan las consecuencias de la división sin engarce social de sus siglas debilitadas por los enfrentamientos. Como hombre de orden no acertó, a veces, en su perfil de heredero del trono de un Beiras irrepetible. Y ahora vuelve a casa en el TSXG.