Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
18:39
h

Ecologistas en Acción coloca en el litoral gallego seis banderas negras

Critica el aporte de arena a la playa de Sada al afectar a la biodiversidad de sus fangos // También la mala gestión de las de A Mariña y el puerto de Marín, y la contaminación en la de Lires (Cee) y de las industrias establecidas en la costa

Ecologistas en Acción presentó ayer su informe anual en el que otorga sus banderas negras a cada provincia que tiene costa, una de ellas por la mala gestión, según su opinión del litoral marítimo terrestre, y otra por la contaminación. Lo hizo a nivel nacional en Madrid y en el caso de Galicia en Pontevedra.

Las seis banderas que se reparten en la comunidad autónoma gallega corresponden en cuanto a gestión a la playa urbana de las Delicias, del concello coruñés de Sada, el puerto de Marín, y para el conjunto de A Mariña lucense. Y en cuanto a la contaminación detectada, la playa de Lires, en el concello de Cee, y las factorías de Alcoa en San Cibrao, en el concello de Cervo, y de Ence en Pontevedra, ya clásicas en estos galardones.

Sorprendió en Sada que su playa principal haya tenido el honor de ser incluida en esa denominación. Ecologistas en Acción reconoce que en la provincia de A Coruña hay muchas situaciones de mala gestión que afectan a la costa, pero también hay pequeñas acciones que ponen en riesgo la pérdida de biodiversidad y por ello destacaron la playa de las Delicias, de 410 metros de largo y 80 de ancho. La razón, verter arena para hacerla más cómoda para el baño en la época estival, ya que al bajar la marea queda expuesta una zona intermareal de fondo fangoso y habitado por praderas de Zostera.

Explican que en su día, al realizarse la construcción de la ampliación del dique del puerto y de la construcción del puerto deportivo de Sada, se modificaron de manera importante las corrientes que afectan a la costa, limitándolas en la zona y provocando una acumulación de lodos.

Recuerda la oenegé ambiental que en las praderas de Zostera conviven otras especies que encuentran refugio y alimento, siendo zonas que presenta una gran biodiversidad. Y que en 2018 se publicó la desestimación de la licitación de una actuación ambiental que pretendía dragar arena de la ría para regenerar la playa. Además, en julio de 2019 se tuvo que cerrar al baño por superar los valores permitidos de fecales.

Por otra parte, Galicia es la comunidad del Estado con más kilómetros de litoral de toda la península, y A Marina lucense sufre una gran presión urbanística por el auge del turismo en sus enclaves costeros, se expresa en el informe. En el mismo se explica que las infraestructuras de las villas y pueblos de esta comarca carecen de la capacidad necesaria para la masificación de la temporada estival, y que el problema se agrava cada año que pasa, ya que dicho geodestino turístico es el segundo gallego de más crecimiento interanual en visitas y en pernoctaciones.

Denuncia Ecologistas en Acción que en esas situaciones la infraestructura que primero colapsa es el sistema de depuración de aguas residuales, algo que se visibiliza en las playas, porque ninguno de los siete municipios costeros de A Mariña se libra de vertidos contaminantes al mar.

Destaca como modelo de lo que no hay que hacer en cuanto a urbanismo a Barreiros, pero también en los de Foz, Cervo, Viveiro u O Vicedo, el resultado es un paisaje destrozado, urbanizaciones fantasma con viviendas a medio construir muestra un modelo de crecimiento urbanístico como los ya presentes en las diversas Rías Baixas.

Y como bandera de mala gestión la entidad ambientalista incluye al puerto de Marín, tras la polémica jurídica surgida, ya que en febrero del 2020 el TSXG sentenció que todos los rellenos habidos de unos 400.000 metros cuadrados, son legales pese a que Ecologistas en Acción precisa que hay una sentencia firme del Supremo del Estado del 2009 que los declaró ilegales. Y opina que Marín cambió su litoral de playas y una economía basado en el marisqueo tradicional sostenible por rellenos y economía portuaria.

Ya en el aspecto de contaminación, a la de las factorías de Alcoa San Cibrao, en A Mariña lucense, y de Ence en la ría de Pontevedra, los ambientalistas eligieron la playa de Lires, en la salida de la ría del mismo nombre en el municipio de Cee. La razón, que está prohibido el baño al llevar cinco años consecutivos con una calidad de agua insuficiente que no cumple los parámetros establecidos de contaminación fecal. Una cuestión que ocurre en más zonas de la costa gallega.

30 jun 2020 / 23:35
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.