Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 26 enero 2021
15:07
h

El 70 % de las empresas de Galicia augura que la economía irá mejor aquí

Conde esgrime los 300 millones del plan de financiación de la Xunta a pymes y autónomos

Empresarios gallegos y directivos de firmas de inversión se mostraron optimistas con la recuperación del consumo a partir del segundo semestre de este año. Un 70 % coincide en que el comportamiento de la economía de Galicia será mejor o igual que la de España, según se desprende de las encuestas realizadas para elaborar la IV edición del informe Retos y perspectivas de inversión en Galicia para 2021. Claves para la recuperación, realizado por BDO, una de las mayores organizaciones globales de servicios profesionales.

El informe de BDO, presentado ayer en el Círculo de Empresarios de Vigo, contó con la intervención del vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien apuntó que “la tasa de paro gallega es cuatro puntos y medio inferior a la de España, y Galicia está en disposición de dar una buena respuesta y comportarse mejor que la media del resto de Europa”.

Entre las diferentes medidas para acompañar a pymes y autónomos, Conde esgrimió el plan de financiación de la Xunta que movilizará 300 millones de euros, y el plan de transformación del tejido empresarial con tres iniciativas de capital riesgo que suman setenta millones más.

Alfonso Osorio, presidente de BDO inauguró la presentación, recalcando que en un año tan excepcional, y con permanente incertidumbre sobre la evolución económica en nuestro país, se reorientó el estudio para recoger la opinión sobre el impacto de la pandemia en la economía en general y en Galicia, y vislumbrar cómo será la reactivación económica en la comunidad gallega, sectores tractores, y la transformación del modelo económico esperado tras la llegada de los fondos Next Generation de la UE.

Entre las afirmaciones del estudio destaca que el coronavirus reduce el análisis de oportunidades de inversión en la comunidad, y que alimentación, TIC, salud y deporte, pesca y energía son los cinco sectores donde más apostarían los inversores.

La cita contó con un debate que abordó la actualidad económica y sanitaria en el que participó la titular del Círculo de Empresarios de Galicia, Patricia García; Fernando Guldrís, director del Igape, Ignacio Portela, socio de Nazca Capital, y Andrés Fernández, CEO de Zendal.

Evolución

Constatan también la previsión de que la economía marchará mejor en la comunidad que en el conjunto de España los servicios de estudios de entidades financieras y think tanks –tanques de pensamiento o laboratorios de ideas– consultados para la realización del informe de BDO. El consenso de los analistas consultados prevé que este año la economía de Galicia avance de media siete décimas más que la del país, situándose el rebote del PIB en el 7,3%. El desplome en el ejercicio que acabamos de terminar será también menor, con una contracción del -9,7% frente al -11,7% del conjunto de España.

La incertidumbre en torno a la evolución de la pandemia marcará las decisiones empresariales y en línea con las firmas de inversión, la mayoría del tejido empresarial gallego reconoce que serán necesarias nuevas medidas de financiación que aporten liquidez, flexibilizando los créditos ICO concedidos, impulsando nuevos instrumentos de apoyo público y facilitando nueva financiación que permita la capitalización de las compañías con la entrada de nuevos socios en el accionariado, con deuda u otros mecanismos financieros.

El 70 % de las empresas de Galicia augura que la economía irá mejor aquí

Francisco Conde, que inició su discurso agradeciendo “el trabajo de BDO en Galicia intentando dar respuestas y acompañando a las empresas en la definición de un nuevo modelo productivo para nuestra comunidad”, incidió en que “la Administración pública debe ser ágil, y contemplar en tiempo y forma los distintos proyectos”. Añadió que “crearemos medidas a través de una Ley que den seguridad al empresario como por ejemplo el silencio positivo, o la reducción de plazos y simplificación administrativa de los informes, exigiendo un solo informe por departamento válido para toda la tramitación del proyecto.” Y concluyó “es un reto interno, pero también externo donde el el Igape deberá acompañar a las empresas en este cambio en la cultura administrativa”.

La pandemia, según el informe de BDO, dibujará un nuevo mapa del tejido empresarial en el que las compañías líderes de su sector aumentarán cuota de mercado por el incremento de operaciones corporativas de concentración y la desaparición de competidores. Así lo cree el 70 % de las empresas consultadas en el estudio de opinión.

A corto plazo, el severo impacto económico en la cuenta de resultados de las empresas será un lastre difícil de superar al que se une la incertidumbre durante la primera parte de 2021. De este modo, el 63 % de los empresarios se muestra pesimista y vislumbra un escenario negativo o muy negativo en el cierre del ejercicio 2020, pero un 70 % prevé que la facturación aumente a lo largo de este año 2021.

El balance de BDO
Mandará la incertidumbre, y volver a los niveles de facturación pre-COVID no será fácil

“La incertidumbre es y va a ser la variable que marque el factor temporal de la recuperación económica. Las empresas tendrán que estar muy alerta ante los vaivenes del mercado, flexibilizando estructuras organizativas y productivas para adaptarlas al entorno cambiante; apostando por la innovación y, en especial, por la digitalización; promoviendo la colaboración en diferentes ámbitos (colaboración público-privada, con centros tecnológicos y universidades, pero también entre empresas dentro de su cadena de valor); buscando constantemente la mejora de la productividad, sin olvidar sostenibilidad (transición verde) e inclusión (social, territorio) y la captación y retención del mejor talento”, señala Pelayo Novoa, socio de BDO.

“Llegar a los niveles de facturación pre-COVID no va a ser tarea fácil ni rápida, la empresa gallega tendrá que afrontar todos estos retos, pero la oportunidad de acometer las reformas estructurales necesarias para mejorar la salud de nuestras empresas es única. Para financiar todos estos cambios de calado en el modelo de negocio de la empresa gallega será necesario acudir a fuentes de financiación alternativas a la tradicional financiación bancaria, como puede ser la entrada en el capital de nuevos socios o fondos de deuda, o bien la búsqueda de financiación de los fondos europeos Next Generation EU”, añade Jorge Montoya, socio de BDO.

Las ‘private equity’, ojo avizor
Las firmas de inversión creen que la COVID traerá oportunidades, también en Galicia

Firmas inversoras –las conocidas como Private Equity– consideran que el COVID va a ofrecer más oportunidades de inversión, precisamente, por esas necesidades de liquidez. En un primer momento, el coronavirus obligó a estas sociedades a dedicarse a sus participadas afectadas por el confinamiento, lo que se nota en el análisis de oportunidades de inversión, que se redujo en 2020, pasando del 81 % al 75 %. Por primera vez, ninguno de los participantes en el estudio analizó más de cuatro operaciones, como sí ocurría en anteriores ediciones.

El principal argumento por el que no se avanzó es el reducido tamaño del tejido empresarial gallego (el 96 % está formado por empresas con menos de nueve trabajadores o por autónomos sin asalariados) y no la falta de oportunidades. En el registro Sabi, tan solo hay 485 empresas con un Ebitda superior a dos millones de euros, límite a partir del cual las firmas de Private Equity contemplan invertir en una compañía.

En esta edición del informe de BDO, la falta de entendimiento con los gestores ha dejado de ser la principal barrera de entrada, lo que demuestra que poco a poco se está produciendo una cierta apertura hacia la financiación exterior por parte de un empresario tradicionalmente conservador, reacio a utilizar a este tipo de inversores como palanca de crecimiento. Asimismo, el precio ha dejado de ser otra barrera, lo que puede ser una consecuencia del contexto de incertidumbre en el que nos encontramos.

El Top 5 de los sectores donde el Private Equity invertía en Galicia son alimentación, TIC, salud y deporte, pesca y energía, que sacan de los puestos de cabeza a uno de los motores de la economía gallega, el sector textil, que baja a los vagones de cola junto a otro de los pilares, el sector de la automoción, que ya en 2019 salió del Top 5. Construcción y naval siguen siendo los sectores menos atractivos para los inversores.

14 ene 2021 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.