Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 septiembre 2021
23:58
h

El doce por ciento del valor añadido total gallego brota del sector agroalimentario

Cajamar sitúa quinta a la comunidad en peso de su mar y tierra: más de siete mil millones

Santiago. El sector agroalimentario gallego, sumados mar y tierra, es el quinto más importante de España, con un valor añadido bruto (VAB) que con 7.107 millones de euros representa el 12,1 % del total que genera la economía autonómica. Agricultura y pesca son las actividades estrella, totalizando el 43,9 % del VAB del sector, seguido por la comercialización, que representaría el 30,3 %.

El sector primario, su industria y redes de distribución generan 165.862 puestos de trabajo, lo que sitúa a Galicia de nuevo como la quinta en el ranking estatal, con un 6,9 % del empleo del sector agroalimentario de España, y un 15,1 % del total gallego.

Son magnitudes ligadas a 2019 que registran ligeros avances frente al ejercicio anterior, tal y como se recoge en el Observatorio Cajamar sobre el sector agroalimentario, elaborado por el director adjunto del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos, junto a la economista Jimena Salamanca. La contribución agroalimentaria al valor añadido bruto aumentó un 1 % y un 1,4 % en el empleo, por encima de los avances del 0,5 y 1,1 %, respectivamente, en toda España.

Líder lácteo. Galicia es la principal productora de leche de España, y la segunda en ganado bovino y aves de corral, los dos primeros sus productos principales. Además, la gallega es, una vez más, la quinta comunidad más exportadora en la agroalimentación española con 3.095 millones de euros en 2019.

La llegada de la COVID-19 frenó el impulso exportador, alegan los autores del informe, con una disminución de las ventas a otros países del 0,4 % que contrastan con el crecimiento estatal del 4,3 % registrado de media nacional.

Galicia presentaba un déficit comercial en el sector agroalimentario de 507 millones de euros en 2019. El 50 % de los productos agroalimentarios gallegos de exportación se consumían en Portugal e Italia, siendo Francia el siguiente mercado en importancia. Los pescados, crustáceos y moluscos suponen el 46,5 % del total exportado por Galicia, que junto a las conservas de carne y pescado concentran el 70 % de operaciones.

Peso empresarial. Galicia cuenta con 2.526 empresas, el 8,2 % del tejido empresarial de la industria agroalimentaria de España, siendo la cuarta comunidad con mayor número. Al igual que en el resto de las comunidades, la microempresa supone más de la mitad de las industrias de este sector.

Alegan desde Cajamar que la actividad agroalimentaria gallega es un 8 % más competitiva que la media española, “aunque si no incluimos el comercio pierde competitividad y se sitúa un 13 % por debajo de la media nacional”.

En cuanto al gasto per cápita que realizan los hogares gallegos en alimentos, en 2019 se alcanzaron los 1.633 euros por persona, un 8,4 % por encima de la media nacional. La contribución en la cesta de la compra de los alimentos y bebidas es algo superior para las familias gallegas que para el conjunto del país (21,4 % frente a 20,3%).

Apuesta por innovar. La inversión que destina Galicia le permite situarse como la sexta comunidad autónoma que más aporta a la inversión en I+D+i del sector agroalimentario español, un 6,9 %. Cataluña, Andalucía y la Región de Murcia lideran la innovación tecnológica, ya que juntas suponen el 55,8 % del total destinado a innovar en el sector en España. J. C.

La pandemia puso en valor la labor esencial de la provisión de alimentos

La crisis de la COVID-19, explica Cajamar en un comunicado, puso de manifiesto la importancia que tiene el sector agroalimentario español y su carácter estratégico para garantizar el abastecimiento de productos alimenticios. “Si bien no ha sido inmune a la crisis, el impacto ha sido mucho más reducido en el caso de la industria de los alimentos, aunque no así en la de bebidas”, sostienen en su observatorio.

Algunos datos para el conjunto del sector en España demuestran esa mejor situación durante la crisis. En primer lugar, el sector primario ha tenido un comportamiento global positivo, con una mejora del valor añadido bruto generado del 4,7 %. El índice de la cifra de negocio de la industria de la alimentación ha caído un -2 % de enero a noviembre de 2020 respecto a los mismos once meses de 2019, lo que contrasta con una caída del -12,5 % en el total de la industria española. No obstante, en el caso de la industria de las bebidas, la caída ha sido más acusada, del -15,5 %. Por otro lado, el IPI (índice de producción industrial) en la alimentación ha caído en 2020 un -4,8 %, muy por debajo de la caída del -10,3 % del total de la industria. No obstante, de nuevo, en la fabricación de bebidas el impacto de la crisis ha sido acusada (-11,6 %).

En el caso del comercio, el índice de la cifra de negocio ha aumentado en 2020 un 0,2 % en alimentos, frente a una caída del -7,1 % en el comercio en su conjunto. Por último, las exportaciones del sector han aumentado en 2020 un 4,3 %, frente a una caída del 10,2 % en el total de bienes de la economía. “Son por tanto cifras que hablan por sí solas y que muestran la resiliencia del sector”, argumentan Joaquín Maudos y Jimena Salamanca.

26 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.