Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 09 diciembre 2022
02:15
h

El freno en España al AVE Vigo-Oporto supondrá un retraso mínimo de tres años

La falta de avances en los trámites ralentiza el ritmo con respecto al tramo portugués

Santiago. La falta de avances registrada en los trámites para impulsar la conexión ferroviaria entre Vigo y Oporto supondrá un retraso mínimo de tres años en las obras en España con respecto a las del tramo portugués. Al menos, así lo denuncia un informe analizado por el Gobierno gallego en su reunión semanal, del que dio cuenta Alfonso Rueda en su comparecencia.

En su intervención ante la prensa, el líder de la Xunta calificó de “imprescindible” y de “oportunidad” esta conexión de alta velocidad que permitirá “reducir los tiempos del viaje” –en concreto de las 2 horas y 22 minutos actuales a solo 55 minutos– y acercar “los territorios” que conforman la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal.

El informe, según el Ejecutivo gallego, revela que la planificación completa presentada recientemente por el Gobierno portugués para el desarrollo de la línea ferroviaria Lisboa-Oporto-Vigo acredita la necesidad urgente de contar con un compromiso equivalente por parte del Gobierno de España para darle continuidad al Eje Atlántico hasta el norte de Portugal, promoviendo la conexión del tren de alta velocidad entre Vigo y Oporto.

“En septiembre el Gobierno de Portugal hizo pública una planificación de obras para impulsar la conexión ferroviaria en alta velocidad con España a través de la fachada atlántica con la línea Vigo-Oporto-Lisboa”, indicó Rueda, antes de añadir que la previsión del Gobierno luso es comenzar las obras de los tramos Lisboa-Oporto y Oporto-Valença “entre 2024 y 2026” para que en 2030 “esté finalizado el grueso de la infraestructura”.

El informe evaluado contrapone esta planificación con el estado de los proyectos para extender en España la conexión ferroviaria del Eje Atlántico hasta la frontera portuguesa. La conclusión es que, a consecuencia del retraso acumulado y aunque “se acelerasen mucho los trámites pendientes”, el tramo portugués estará concluido, como mínimo, tres años antes que el trecho gallego.

El presidente repasó todos los trámites que sería precisos ya tener en marcha desde hace un año para poder cumplir con el plazo que permitiría que la parte española de la conexión ferroviaria esté en 2030. Entre ellos, citó la información “pública inicial, la tramitación ambiental, la redacción de los proyectos o la licitación de las obras”.

“Trámites fundamentales a los que habría que sumar la construcción de la infraestructura, el montaje de la vía o la electrificación y la homologación”, apostilló . Y añadió que, para poder tener finalizadas las obras al tiempo que la previsión del Gobierno portugués, “el proyecto ya tendría que estar sometido a exposición pública desde hace un año”. e.p.

25 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito