Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 25 septiembre 2021
15:43
h
ENTREVISTA
Enrique Mallón Otero, secretario general de Asime

“El metal no recuperará los niveles previos a la pandemia hasta 2022”

Desde Asime hemos presentado ya varias manifestaciones de interés para optar a fondos europeos y trabajamos con más de 100 empresas en distintos proyectos que pueden marcar un antes y un después en nuestra competitividad”

{Buenos Aires, Argentina, 1974} Hijo de la diáspora, es licenciado en Derecho por la USC y se reforzó a nivel empresarial y ejecutivo en Ieside. Actual presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego o de la Federación de Usuarios del Puerto de Vigo, este profesional es un ‘terminator’ a la gallega: circula metal líquido por sus venas.

Durante 2020 desaparecieron 300 empresas ligadas al metal de Galicia, el 90 % pequeñas, otras mayores y asentadas. ¿Cómo van este año?

Ha habido empresas que, efectivamente, no han resistido el envite de esta crisis, inesperada para todos. La mayoría eran empresas muy pequeñas en tamaño y ya debilitadas que no tenían solidez ni liquidez suficiente para hacer frente. Este año esperamos que ese número se reduzca y que podamos hablar de nuevo de creación de empresas y empleo en lugar de desaparición.

¿Qué va a pasar con la antigua Vulcano? ¿Habrá solución.. o DEP?

Desde el primer momento en Asime hemos mostrado nuestro firme compromiso con la construcción y reparación naval para esos terrenos, siempre que vaya ligada a inversiones relevantes y necesarias. Ante la resolución del tribunal de conflictos, pedimos cautela. Ahora serán claves las decisiones estratégicas del consejo de administración del puerto, que esperamos tenga en cuenta la construcción y reparación naval en la posible apertura de una nueva concesión portuaria y dé solución a esta situación, desafortunada para todos, que generó innecesariamente el antiguo presidente del puerto.

¿Cómo salvamos al naval?

Apostando por él, algo que desgraciadamente no ocurrió en los últimos años. Hay que reimpulsar en Galicia esta actividad industrial que ha sido siempre vertebradora de su economía. Hay que apostar por nuevas inversiones ligadas a la construcción y reparación naval, las que generan empleo. Hay que reorganizar los espacios portuarios para una mejor convivencia de todas las necesidades y hay que atraer proyectos a Galicia, tanto en los astilleros privados como en Navantia, que se enfrenta a un momento complicado hasta la llegada de las fragatas F-110. Y eso se hace entre todos, sector privado y también público, facilitando las condiciones para instalar en Galicia proyectos e inversiones punteros, para los que tenemos sobrada capacidad y experiencia.

¿Cómo evoluciona la facturación del sector caer un 12 % en 2020?

Este primer trimestre, en línea con el golpe de 2020, ha sido complejo para las empresas, que están haciendo un esfuerzo por mantener empleo a pesar de las caídas en facturación. Sin embargo, confiamos en que la aceleración en la vacunación y el control de la pandemia nos llevará a una progresiva recuperación que nos permita cerrar el año con crecimiento en el sector.

¿Y el empleo? ¿Aseguran los ERTE muchos... o se acaba en ERE?

Los ERTE han sido una herramienta necesaria para preservar el empleo. Sin embargo, no están generalizados en el sector metal, que está aguantando la situación con recursos propios en la mayor parte de los casos y diversificando negocio para mantener el empleo. En 2020, solo el 2 % de los ERTE en España correspondían al sector metal y aunque actualmente hay algunos ERTE activos, ligados sobre todo a la escasez de microchips en la automoción, es una situación parcial y confiamos temporal. Si proseguimos en la vacunación y se recupera la confianza, esperamos que las empresas no tenga que recurrir a ERTE ni ERE..

¿Cuándo recuperará el sector cifras prepandémicas?

La recuperación será gradual y asimétrica, muy ligada evidentemente a la evolución de la vacunación y la pandemia. En líneas generales, esperamos que el 2021 sea el inicio de la recuperación, pudiendo crecer hasta un 8 % en facturación, a pesar de que los niveles previos a la pandemia no se recuperarán al menos hasta 2022, quizás incluso más en las industrias especialmente afectadas como la aeronáutica.

Si se dejase a las empresas de Asime vacunar a sus empleados... ¿Lo harían aún asumiendo el coste?

En el sector hay un compromiso unánime con la prevención, probado desde el inicio de la pandemia con los protocolos estrictos que adoptaron las empresas y permitieron minimizar los contagios de forma ejemplar. La cuestión de las vacunas es materia de Estado y se gestiona de forma centralizada, no se plantea esa posibilidad. Estamos en un régimen garantista de salud pública y desde la empresa privada cooperamos estrechamente con sus directrices, protocolos y medidas.

¿Cómo se come que, en la hora más oscura, marque Galicia récord exportador en su metal?

Es un comportamiento habitual, Galicia tiene una industria muy internacionalizada. Teniendo en cuenta que este año la automoción batió récord de producción, es normal que sus exportaciones creciesen en la misma medida.

... Pero ‘en casa do ferreiro, coitelo de pau’, por los concesionarios...

Realmente, la industria gallega siempre ha tenido una alta tasa de exportación. Este año se ha hecho más evidente porque la demanda nacional ha caído, sobre todo en la compra de vehículos, derivada de la crisis, los confinamientos, etc., pero es una situación transitoria que volverá a la normalidad en cuanto superemos la pandemia.

¿Es una quimera pensar hoy en un 20 % de PIB industrial?

Lo cierto es que la industria del metal en su global, con todas sus actividades asociadas, representa ya cerca de ese 20 % del PIB de Galicia, pero efectivamente estamos lejos en el conjunto de España de alcanzar esa cifra. No es una quimera, sin embargo, es una cuestión de decisiones e inversiones estratégicas que están en nuestra mano y en la de las administraciones. Tenemos capacidad y recursos para llegar a él, solo hace falta una apuesta decidida.

¿Habrá fumata blanca en el convenio del metal pontevedrés?

Estamos en permanente contacto con los representantes sindicales, les hemos invitado a retomar las conversaciones. Creemos que nadie entendería, en la situación actual, generar crispación. Debe mantenerse el diálogo y la buena sintonía para facilitar la recuperación este 2021. Somos optimistas. Debemos estar todos unidos para empezar cuanto antes la recuperación. Las propuestas empresariales no pasan en ningún caso por reducir los derechos de los trabajadores, hablamos de mejoras salariales y de adaptar el texto del convenio al contexto actual para una industria del siglo XXI.

Resúmame los retos a los que se enfrenta Asime y su sector...

El reto inminente es la recuperación de la confianza para acelerar la recuperación económica. La industria gallega está muy internacionalizada y necesita esa estabilidad para poder volver a cerrar contratos. A la vez, es crucial atraer inversiones relevantes para Galicia, facilitándolas con condiciones atractivas como han hecho por ejemplo nuestros vecinos de Portugal. Tenemos una oportunidad histórica en los fondos de recuperación europeos, que pueden ser vertebradores de la recuperación y deben recaer en un porcentaje importante sobre la industria como elemento clave de la economía. Así mismo, estamos en un momento de cambio sin precedentes por todo lo ligado a la transición energética, vamos a tener que transformar nuestros modelos productivos intensamente en la próxima década, muy ligados a la digitalización, las nuevas tecnologías y la apuesta por la formación y el talento para hacer frente a esos retos.

¿Qué mimbres hay para crecer?

Galicia es históricamente una región con fuerte músculo industrial, incluso hoy estamos por encima de la media española, a pesar de la preocupante reducción de capacidad y cierres que se han anunciado en los últimos años. La industria del metal y sus tecnologías asociadas tiene enorme experiencia y está muy bien considerada a nivel internacional por su profesionalidad. Está diversificada. Sin duda la eólica marina es el gran mercado que puede abrir Galicia, por su recurso eólico y por su enorme experiencia en la cadena de valor del naval. Como en el vehículo eléctrico y los drones. Y no debe olvidarse la potente industria del aluminio que tenemos en Galicia, que entre extrusionado, carpintería metálica y cerramientos cuenta con más de 6.000 empleos.

¿Qué propuestas mueve Asime para los fondos Next Generation?

Presentamos ya varias manifestaciones de interés y trabajamos con más de 100 empresas en distintos proyectos que pueden marcar un antes y un después en nuestra competitividad. Desde iniciativas para completar la cadena de valor en actividades como automoción y naval, a impulsar la excelencia internacional, proyectos de autoconsumo, energía verde en el entorno empresarial, renovables, nuevas propulsiones, innovación en drones, formación y cualificación y otras áreas de gran proyección para Galicia.

Baterías, microchips...
‘Made in Galicia’

Fabrica de baterías, de microchips, computación cuántica, contenedores marítimos... ¿Veremos algo de esto en el mundo real, aquí en Galicia?

Estamos trabajando con ilusión y profesionalidad y esperamos que efectivamente sean propuestas que se materialicen en Galicia en los próximos años, con el respaldo de los fondos europeos. A veces subestimamos nuestras capacidades, pero en Galicia hay una industria con grandes posibilidades, preparada para asumir los retos del futuro. Además hay sobrada capacidad para producir también aquí los propios contenedores marítimos. Son necesarias inversiones, pero la pandemia de la COVID nos hizo ver la necesidad de la producción local y europea de elementos estratégicos, desde los equipos de protección (EPIs) hasta los microchips.

17 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego