Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 noviembre 2020
01:04
h

El norte sufre mucho menos la pesca ilegal de “actividade moi reducida”

Un subastador de Burela relata su rutina en la lonja, narrando cómo le impacta el clandestino hecho que amenaza este oficio

“Prácticamente non notamos o furtivismo, aquí a actividade é moi reducida”, señala Javier López García, subastador en la lonja de Burela, destacando que quienes se dedican a ello “xa non é nin que tiveran problemas económicos senón o típico, xente con problemas sociais polas drogas e demais que van coller tres ou catro percebes para intentar colalos por aí”.

El gallego, que actualmente tiene 46 años, lleva desde 1997 dedicándose a este trabajo “e antes estivera facendo as tarefas de peón e pesador”.

“Levo uns cantos anos batallando por aquí”, explica López, que cada mañana se despierta a las 5.30 horas para seguir con su rutina laboral, ya que debe despachar las especies marítimas que llegan a sus manos lo antes posible.

“O motivo de vendelo a primeirísima hora é para que aos camións despois lle dea tempo a chegar a destino no mesmo día”, justifica Javier, indicando que este va a ciudades como “Madrid, Barcelona ou Andalucía”, entre otras.

La lonja de Burela, según sus palabras, suele albergar a una media diaria de 200 personas y (pese a que en su oficio fueron cambiando “moitas cousas” por culpa de la informatización) allí aún mantienen la tradicional subasta holandesa, donde “a puxa vai decrecendo nas cantidades”, empezando “nunha cifra alta” que baja “ata que a alguén lle interesa o precio”.

¿Quién adquiere pescado y marisco? Pues clientes de la zona que están debidamente acreditados. López manifiesta que ellos sirven de intermediarios entre los pescadores y los mayoristas: “O barco trae o peixe, nos pesámosllo, facemos a subasta e os empleados dos compradores ou mesmo eles son os que me pagan”.

CORONAVIRUS. Durante todos los meses, desde que la pandemia del covid-19 llegó a Galicia, los barcos que operan por el área de Burela “menos en dous casos puntuales” estuvieron “traballando a un ritmo normal”. Sin embargo, las excepciones “tiveron a bordo a xente que deu positivo”, forzándoles lógicamente a parar su actividad por un tiempo.

Asimismo, el hecho de que “moitísimos restaurantes estén cerrados” ha afectado al valor de las “pezas grandes de peixe” como por ejemplo la “merluza o lubina” que “antes tiñan unha maior ganancia”, pero ahora es “nas que máis se notou a baixada do prezo”.

LA AMENAZA DEL MAR. El subastador asegura que por la zona del norte, tanto Burela como sus alrededores, no se percibe tanta pesca ilegal como en las Rías Baixas y normalmente se da “de maneira moi puntual” en esta región.

“Algo que pode haber que tampouco é moi alarmante é a competencia dalgunha embarcación de recreo”, comenta Javier López, poniendo como ejemplo que un buque recoja “o peixe que venden aquí e véndano directamente a algunha persoa ou restaurante” del entorno cercanos.

Aun así, esto tampoco se estaría dando “debido á situación na que nos atopamos” a nivel sanitario. De la misma manera, el furtivismo “é moi residual” por la poca cantidad de molusco y crustáceos que hay allí en estos momentos.

Sobre las incautaciones, el subastador apunta que se trata de “cantidades totalmente irrisorias, nada que ver co que hai por outros sitios”.

LONjA GALLEGA. Según el Anuario de Pesca 2019, nuestra comunidad alberga un total de 62 lonjas localizadas en su geografía, que se encuentran principalmente dentro de la provincia de A Coruña (35), seguida de las de Pontevedra (22) y Lugo (cinco).

Por importe recaudado, las más relevantes son la lonja de Vigo (105 millones), continuada por el mercado herculino Lonja Coruña S.A. (69,1) y la de Burela (63,7 M€), concentrando entre las tres más de la mitad (51 %) del dinero que circuló en estos lugares.

Por cantidad comerciada, volvieron a abarcar los primeros puestos la coruñesa (33.780 toneladas) y la olívica (33.664), en este caso acompañadas por la lonja de Ribeira (27.638 tn), vendiendo entre ellas seis de cada 10 kilos que se distribuyeron en estos establecimientos.

POLIQUETOS AL ALZA. Los gusanos anélidos, casi todos marinos, cuyo cuerpo se caracteriza por estar segmentado y tener múltiples apéndices, como la miñoca gallega, se vendieron en Galicia a 58,7 euros por kilogramo, es decir, dos veces el precio medio del percebe (29,83€/kg) en 2019.

De estos ejemplares, normalmente usados como cebo de pesca, tan solo se cogieron 5,52 toneladas el pasado año.

Durante ese periodo, el peso total de las especies marítimas capturadas ascendió a la cuantía de 158.167.314 kilos, un cómputo que, trasladado a euros, supone 464,88 millones para el sector pesquero.

embarcación con permiso. Conforme al Rexistro de Buques Pesqueiros da Comunidade de Galicia, actualmente hay 4.319 barcos con licencia para desenvolver esta actividad primaria.

Estos se dividen entre naves de pesquería internacional (gran altura), de las cuales hay 99; comunitaria (altura), existiendo 71; y otras 4.149 de caladero nacional, donde predominan navíos de artes menores (3.848), precisamente los de mayor potencia.

Finalmente, nuestro territorio también cuenta con una suma de 1.267 buques destinados a la acuicultura u otras actuaciones auxiliares.

el coste de la calidad

··· Según el Anuario de Pesca 2019, la mayor cuantía de especímenes marítimos pescada son peces: 141.418 toneladas de 169 especies distintas entre las cuales el mero fue la más cotizada, con un precio medio de casi 24 euros por kilogramo.

··· Con relación a los bilvalvos se obtuvieron 9.828 tn de 23 criaturas diferentes, destacando en su valor la coquina (42,21€/kg) frente al de las zamburiñas (6,29) o los berberechos (6,24).

··· Se capturaron 4,18 millones de kilogramos de 12 variedades de cefalópodos. El choquiño, la más cara (14,80 euros) y el pulpo la más pescada (50,97% del total).

··· De crustáceos fueron 1.203.769 kilos de 22 tipos diversos, donde el santiaguiño fue la más cara (76€/kg) frente a la langosta (40,7), aunque lo más recogido fueron centollas, representando el 28,15% del global.

··· Los restantes productos capturados, que suponen 1,54 toneladas, corresponden a equinodermos, destacando el erizo (8,28€/kg); y gasterópodos, con la peneira liderando precios (20,17 euros/kilo). También se cogieron algas, poliquetos y demás descargas dentro de este conteo.

21 nov 2020 / 23:55
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito