Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 marzo 2021
12:58
h
El investigador de la USC Gaspar Bernárdez Villegas propone incluir 58 nuevos registros al Catálogo de Árboles Senlleiras de Galicia // También aconseja retirar el 5,3% de las referencias actuales // Sus aportaciones están motivadas por el amor que siente hacia la flora de nuestro territorio TEXTO Jorge Garnelo

El ‘protector’ del arbolado gallego

José Gaspar Bernárdez Villegas (investigador de la USC) presentó su tesis doctoral el pasado 17 de junio, proponiendo incluir 58 nuevos registros en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia y eliminar el 5,3% de las referencias actuales. Una investigación vital para proteger los valores culturales de nuestros montes que recibió la máxima nota del tribunal evaluador.

Las aportaciones de Bernárdez Villegas al ámbito forestal gallego, tanto académicas como laborales, siempre fueron motivadas por el amor que siente hacia su flora. La infancia en el campo, una gran maestra de botánica y muchos años de esfuerzo, caracterizan esta historia de éxito y vocación.

Todo comenzó durante su niñez, en una casita de campo cerca de Marín, mientras realizaba distintas labores del rural. Por aquel entonces, un chico llamado José Gaspar recibía las primeras lecciones magistrales de botánica, ayudando a su madre cuando labraba el campo. “Ella fue mi mejor profesora”, admite el investigador, señalando que donde más aprendió fue en los alrededores de su hogar, recolectando tojos y otras plantas que servían de alimento para los animales que tenían.

Al finalizar la antigua educación general básica, no se lo pensó dos veces, e inició la formación profesional de explotaciones agropecuarias que ofertaba el CIFP A Granxa, en Ponteareas. “Quería estudiar algo relacionado con la vegetación, pero como en la Escuela de Capataces de Lourizán no podía entrar, al necesitar tener 16 años, opté por ir allí”, explica Bernárdez.

Tras cinco años terminó esos estudios y seguía teniendo claro que “su camino era el monte”. Fue entonces cuando decidió dar un nuevo salto, lanzándose de cabeza a la ingeniería técnico forestal que ofertaba la Universidad de León, a pesar de que casi todos sus compañeros de clase optaron por estudiar agrícolas en Lugo. Los primeros años fueron muy duros, ya que tuvo que enfrentarse a muchas materias en las que predominaban complejos cálculos matemáticos, hasta entonces desconocidos para él.

“Pensé en dejar los estudios, pero otra vez impulsado por mi madre, y en este caso mi hermana, continué”, confiesa el marinense. Pero ahí no se quedó la cosa. Posteriormente realizaría otro grado en ingeniería forestal del medio natural, también en el Campus de Ponferrada, y el máster en arquitectura del paisaje Juana de Vega en A Coruña.

Bernárdez completó sus estudios hace tres años y consideró que era el momento adecuado para comenzar a escribir su tesis doctoral As árbores senlleiras de Galicia. Diagnóstico da situación actual e proposta de liñas de actuación, cuyo tema ya había comenzado a examinar en 2006, cuando fue contratado como técnico en el departamento de producción vegetal en la Universidade de Santiago (USC). Allí comenzó su estudio previo de la flora gallega, revisando las árboles del Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia.

El investigador, que ya contaba con una amplia experiencia académica y profesional, acumuló datos de los árboles y masas arbóreas monumentales de nuestra comunidad autónoma durante todo aquel tiempo. “Cuando en 2017 tuve otra vez un contrato para revisar el catálogo por parte de la Consellería de Medioambiente pensé que era el momento idóneo para realizarla”, argumenta Bernárdez, explicando el motivo principal que le llevó a redactar su tesis doctoral.

“Tras acabar este contrato cogí el paro que había acumulado durante esos años y aproveché para seguir escribiendo la tesis”, añade el investigador, que presentó su trabajo en la Escuela Politécnica Superior de Enxeñaría (EPSE) del Campus Lugo, el mes pasado, bajo la dirección de Antonio Rigueiro y Rosa Mosquera, ambos catedráticos de la USC.

UNA TESIS MONUMENTAL. El meticuloso trabajo de Bernárdez Villegas es producto del estudio y la revisión de 1.108 árboles y formaciones arbóreas localizadas en la geografía gallega, dentro de los que se incluyen 189 registros pertenecientes al Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia, además de 58 nuevas recomendaciones para su tipificación (42 ejemplares y 16 formaciones arbóreas). El resto, formado por un total de 861 referencias, constituye el conjunto de todas aquellas que fueron revisadas durante este exhaustivo proceso de investigación, pero que no forman parte del catálogo actual ni se consideró proponerlas para su inclusión.

Esta tesis doctoral comprende la mayor base de datos de nuestra comunidad autónoma en este ámbito, siendo una enorme aportación a su arbolado “singular”, un término que hace referencia a aquellos árboles y formaciones que cumplen unos requisitos determinados en función de distintos enfoques, por ejemplo, con relación a sus datos dendrográficos (altura y diámetro). Pero también pueden ser catalogados desde un punto de vista cultural, por estar ligados a determinados hechos históricos o religiosos de Galicia, o basándose en su valor científico.

Además de todo esto, la investigación incluye una ficha técnica en la que se describe cada ejemplar individualmente, proporcionando información, curiosidades, y datos morfológicos e históricos sobre las distintas especies que examinó.

La provincia de Pontevedra es la zona que, según Bernárdez Villegas, contaría con la mayor cantidad de registros para incluir en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia, con un total de 32 (55,2 %). A ella le siguen Ourense, donde hay 14 (24,1 %), Lugo con 9 (15,5 %) y A Coruña, que tiene 3 (5,2 %). En este sentido, también es en Pontevedra donde más registros contempla el catálogo (50 árboles y 12 formaciones), continuada por A Coruña (44 más 13), Lugo (35 más 6) y Ourense (22 más 7).

Junto a estas propuestas de tipificación, el ingeniero forestal aconseja eliminar el 5,3% de las especies que actualmente mantienen la condición de “singulares” en el catálogo, ya sea por el hecho de que hayan perdido sus valores o por su muerte biológica. En este sentido, Bernárdez señala que el resto de árboles y formaciones muestran un buen estado de conservación, exceptuando una serie de registros (como el Castiñeiro de Ramigoa o los Cedros de Vicenti, entre otros) para los que plantea varias acciones dedicadas a estabilizar su parte superior, zona en la que se encuentran la mayoría de los desperfectos y deficiencias.

En cuanto a la complejidad de este trabajo, el pontevedrés destaca que lo que más le costó fue “seleccionar aquellas especies que iba a proponer para la ampliación del catálogo”, algo que achaca a la dificultad que le supuso dejar de un lado los criterios subjetivos a la hora de evaluar cada caso. Del mismo modo, Bernárdez Villegas manifiesta que la parte restante del estudio le resultó “muy fácil”, la cual consistió fundamentalmente en recopilar datos, buscar fuentes bibliográficas, consultar catálogos botánicos, conversar con la gente en las aldeas y realizar encuestas.

A esta tesis doctoral el tribunal calificador le otorgó la máxima calificación y la distinción de “cum laude”. Para sus directores de tesis, Antonio Rigueiro y Rosa Mosquera, catedráticos además en la USC, solo existen buenas palabras para referirse a la investigación de Bernárdez Villegas. “Creo que hizo un trabajo brillante, y es una persona que de verdad siente pasión por el monte y las plantas”, señala Rigueiro, algo con lo que concuerda Mosquera, manifestando que “fue un placer dirigir la tesis de Gaspar y esperamos que haya muchas más en esta línea”.

En la actualidad, el ingeniero no descarta continuar realizando más proyectos relacionados con la naturaleza asociados con las universidades de Santiago y Vigo, aunque su sueño es, al igual que cuando finalizó la EGB, entrar en la Escuela de Capataces de Lourizán. “Me encantaría, ya sea en el centro de investigaciones o como profesor del equipo docente para enseñar a los chavales que están estudiando allí”, destaca Bernárdez Villegas, a pesar de que las posibilidades están “bastante limitadas” debido a que “salen muy pocas plazas publicadas”.

Al investigador le toca esperar ahora para saber si sus propuestas son aceptadas e incluidas en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia. Por el momento, ya han sido trasladadas a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural de la Consellería de Medioambiente, Territorio e Vivienda, siendo esta última quien tenga la potestad para tomar esa decisión.

26 jul 2020 / 00:17
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.