Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 18 octubre 2021
15:01
h
ENTREVISTA
Diego Mesa Puyo Ministro de Minas y Energía de Colombia

“En Colombia el precio de la electricidad es hoy histórico, pero por bajo”

“En una franja horaria en España se superaron los 192 €/MWh en el mercado mayorista; en Colombia en la bolsa equivalente al ‘pool’ está en cerca de 22 euros” - “Es buen momento para invertir, muy interesante para las empresas gallegas que buscan expandirse”

Tras un fin de semana en Galicia, en el que aprovechó para visitar dos parques eólicos similares al que empezará a operar muy pronto en Colombia, Diego Mesa, economista experto en el sector minero-energético con 15 años de experiencia, hace balance para EL CORREO GALLEGO de la actualidad en el sector y las posibilidades que se abren entre Galicia y Colombia. Viene a aprender del caso de éxito en las renovables gallegas, pero también a enseñarnos que se puede, dentro de la ley, controlar los precios de la energía. Agradece la hospitalidad, y antes de visitar la Catedral, Praza de Abastos y disfrutar de la rica gastronomía, hace un guiño a las empresas de la comunidad para que se sumen a una de las políticas estrella del Gobierno que preside Iván Duque: la vinculada a una transición energética “justa” que “no olvide a nadie”, donde su país es líder en Latinoamérica.

Ante los récords que está marcando los precios de la electricidad en España y Europea debo preguntarle... ¿ocurre lo mismo en Colombia?

En Colombia estamos actualmente con precios de la energía históricos, sí, pero a la baja. Es todo un contraste con los récords que vemos que se baten al alza aquí en España. Leí que en una franja horaria se habían superado aquí los 192 euros por megavatio hora en el mercado mayorista. En Colombia en la bolsa equivalente a vuestro pool está en cerca de 22 euros. El promedio de lo que paga el consumidor final después de trasladar el precio mayorista y minorista puede estar del orden de los 40 o 45 € el megavatio hora, una fracción bien pequeña de lo que están pagando hoy en España.

¿Cuál es el motivo?

El sistema es un poco diferente. Además, nosotros tenemos una matriz con elevada dependencia de la energía renovable hidráulica, que alcanza el 70 %. Ahora mismo los embalses están a un nivel del 85 % de capacidad, y eso nos permite que los precios tengan presión a la baja. Además en Colombia tenemos contratos de largo plazo a cerca de 15 años con renovables indexados con la inflación que permiten una estabilidad en los precios.

Pero aquí para garantizar el suministro hasta la hidráulica cobra los precios más altos. En su país no...

Tenemos el denominado cargo por confiabilidad del sistema, que lleva funcionando más de 25 años en Colombia, y garantiza que siempre exista la energía necesaria para cubrir la demanda. Cuenta con un precio techo que, en temporadas de sequía donde suben los precios, no pueden superar las eléctricas y protege a los usuarios. Siempre ha funcionado muy bien cuando ha tenido que ser activada. El sistema colombiano tiene diferentes variables y características que pueden ser estudiadas obviamente por España para ver si les podría ser útiles.

Menudo milagro viven las renovables colombianas... de casi nada a miles de megas en tres años, ¿no?

Cuando llegamos al Gobierno en 2018 había menos de 30 megavatios (MW) sumada energía eólica y solar. En este momento llevamos multiplicado por más de diez esa cifra en operación y para finales de 2022 aguardamos llegar a cerca de 2.200 MW entregando energía a la red y una fracción en construcción. Pasaremos de un peso en nuestra matriz energética del 0,1 % al 12 %.

¿Y han detectado interés inversor en este auge de las renovables?

El universo de proyectos que se están registrando y participan en la subasta convocada y que se va a adjudicar en octubre asciende ya a 4400 MW. En ella buscaremos la eficiencia de precios y tecnologías, por lo que finalmente se adjudicará una fracción. Hay una aceleración muy fuerte de la penetración de estas energías en Colombia, que hay muchas empresas españolas que están entrando o ya han sido protagonistas. Está Enerfin y Elecnor, Acciona, Grenergy, Powertis-Soltec... Vemos cada vez más interés. Un parque eólico que vimos aquí en Galicia es de Enerfin, subsidiaria de Elecnor, que tiene cinco proyectos en desarrollo en Colombia.

¿Cuál ha sido la clave?

En estos 3 años es crear un marco regulatorio y fiscal para que llegue la inversión privada, tanto extranjeras como colombiana. Teníamos un potencial muy amplio en renovables no convencionales como la eólica, la energía solar, geotermia... Este potencial no estaba siendo explotado en el país cuando llegamos nosotros al gobierno en el 2018.

¿Qué otros hitos destaca?

Un hito muy importante ocurrió hace dos meses, con la primera subasta de almacenamiento de energía con baterías a gran escala de Latinoamérica. La compañía que se la adjudico fue también una empresa española. Además, el próximo día 30 será el lanzamiento de la hoja de ruta del hidrógeno para Colombia, en la que contamos con expertos de la Universidad de Comillas, y donde hemos detectado gran interés en esta visita a España.

También estudian poner en marcha una segunda regasificadora...

El gas natural es importante en Colombia porque ocho de cada diez familias lo utilizan diariamente para cocinar, más que para generación térmica de electricidad como ocurre en España. Somos autosuficientes en hidrocarburos, tanto de petróleo como de gas, pero sabiendo que las reservas vienen decayendo y que el gas lo vemos como actor en la transición energética, pues se usa también para transporte vehicular, queremos reforzar nuestra fuente de suministro. A la pequeña planta regasificadora en el Caribe colombiano planteamos sumar una segunda en la zona del Pacífico.

¿Y en cuanto a movilidad sostenible?

Es otro de los componentes clave en la transición energética. Colombia creó un marco tributario y normativo para promover la inversión y la compra de vehículos eléctricos. Desde 2019 nos hemos convertido en líderes en América Latina en venta de estos automóviles. En 2020 hubo un crecimiento del 90 % en matriculación de híbridos y eléctricos pese a la pandemia, y en este 2021 es de cerca del 240 %. Es un interés que apreciamos también en nuestra visita a España.

¿Puede ayudar la misión comercial anunciada por los presidentes Duque y Feijóo a que empresas colaboren en todas estas áreas?

La idea es que puedan llegar empresas gallegas a todos los sectores de interés, especialmente en la energía, pero también empresas culturales, turísticas, y otras relacionadas con muchos ámbitos de la economía y el comercio. Colombia tiene una de las mayores tasas de crecimiento económico, tras la recesión por la pandemia, de América Latina. La previsión para este año es del 7,5 %, tras tener el crecimiento más alto de la historia del país en el segundo trimestre. Creemos que hay una oportunidad muy importante, un momento muy apropiado para las inversiones en Colombia, muy interesante para las empresas gallegas que buscan expandir sus mercados fuera de la comunidad.

Ahora bien... pero con la historia de Colombia... ¿es seguro invertir y trabajar hoy en Colombia?

A la seguridad financiera debemos añadir la seguridad jurídica. En Colombia hay una estabilidad institucional, democrática y política que la diferencia de otros países de América Latina. Se respeta y protege la empresa privada, la inversión y la libre competencia. Somos el país con la democracia más antigua de Latinoamérica.

¿Y en cuanto al orden público? Lo digo por las tasas de criminalidad y el terrorismo.

Colombia ha ido avanzando en diferentes procesos en los que se ha incorporado a la vida civil a grupos al margen de la ley. En los últimos 3 años logramos una importante reducción de la tasa de homicidios y de los atentados terroristas que antes eran comunes, sobre todo en el ámbito rural. Creo que somos el ejemplo de un país que deja atrás un pasado difícil, marcado por conflictos con grupos terroristas. Quedan incidencias y trabajo por hacer, pero el panorama es muy propicio y favorable para que llegue la inversión. La prueba son las inversiones que hemos recibido desde España en sectores como el de la energía. España hoy se consolida como el primer país de Europa en tasa de inversión en Colombia.

Otra negra a superar, que nos vincula a Galicia y a su país, es la del narcotráfico, los clanes de nuestras rías y los cárteles colombianos de la droga. ¿El nuevo marco de relaciones económicas puede ayudar a borrar este estigma, superar ese esa negra sombra?

Estoy totalmente de acuerdo con esa apreciación. Colombia ha hecho un trabajo muy importante por acabar con el flagelo del narcotráfico. Éste Gobierno ha hecho un proceso muy importante para implementar lo que llamamos la paz con legalidad, qué es llegar a esas regiones del país más remotas y apartadas dónde habían sufrido la violencia con más fuerza, con inversiones en materia de infraestructura educativa y en materias como la electrificación. Desde mi cartera en estos últimos tres años hemos llevado la energía eléctrica por primera vez a más de 70.000 familias, y esperamos cerrar la legislatura con más de 100.000. Hay que reconocer que una de las razones de esta economía ilícita era la falta de atención, y por eso nos la jugamos a fondo con acciones sociales e inversiones significativas en esas regiones del país que habían sido más golpeadas por la violencia.

20 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.