Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 enero 2023
14:19
h
portomouro Francia y Alemania ya no tienen zonas de respostaje en las aldeas, hay que entrar en las autovías para encontrarse con las de grandes compañías TEXTO Á. Precedo

“En diez años no habrá estaciones en el interior”

“Si sales de Galicia, donde las gasolineras del rural están bastante extendidas, y te vas a Francia o a Alemania, vas a ver la realidad de a lo que nos enfrentaremos aquí en diez años: los grandes supermercados ponen estaciones de servicio al lado en cabeceras de comarca como Ordes o Santa Comba, núcleos de población medianos que tienen influencia, y usan el combustible como gancho, ‘low cost’, denostando tanto el precio que resulta imposible para las pequeñas gasolineras del rural con uno o dos surtidores, empresas familiares de toda la vida, mantener los precios, teniendo que echar el cierre”, explica a EL CORREO Ramón Viña, gasolinero en Portomouro.

Según su propia experiencia, cuenta que hoy en día en las zonas rurales de Francia es necesario recorrer 25 o 30 kilómetros para poder surtirte de gasolina en una cabeza de comarca. “Al salirte de la zona de autovías, donde sí que te encuentras con las gasolineras de grandes marcas, llama la atención ver pequeñas estaciones de marca blanca, de toda la vida, que tienen el logo repintado porque hasta tuvieron que desvincularse de las marcas que le daban prestigio para seguir vivas, y duramente lo consiguen”, asegura Viña.

Para él, está claro que “Galicia va por el mismo camino, lamentablemente”. “El margen que te daba la normativa para instalar una gasolinera era de unos 5, 6 o 7 kilómetros respecto a otra, algo que ahora se está cumpliendo con creces, porque cada vez somos menos”, lamenta. Y al inevitable caos que está suponiendo la proliferación de las ‘low cost’, se suma ahora el caos de la bonificación de 20 céntimos.

Viña asegura que a raíz del decreto “hubo que hacer modificaciones de la arquitectura informática que tenemos en las estaciones y hubo algunas que no tenían un equipo de informática que se lo pudiese hacer, por lo que les fue prácticamente imposible de realizar, sobre todo para aquellos propietarios con edades más avanzadas”. Dentro de lo que cabe, en su caso, gracias a la astucia de su mujer y a que “ya teníamos todo controlado por ordenador”, lograron solventar el problema.

De hecho, nos explica que los primeros días los tickets con el descuento aplicado en las gasolineras ‘low cost’ estaban equivocados, porque “decían que el descuento que hacían era el del Gobierno y ellas sumaban otras ayudas, pero sin contar con el IVA, cuando la realidad es que había que desglosarlo, por lo que hacer las adaptaciones era muy complicado”. En su pequeña estación familiar –”la empezó mi abuelo, luego pasó a mi padre y a mi tío y ahora a mí– tenían la fórmula tan interiorizada que incluso “cuando el día 1 se colapsaron los sistemas informáticos como sucedió en muchas otras gasolineras, nosotros seguimos calculando a mano el descuento y no paramos”.

Por otro lado, por lo que respecta a la necesidad de tener que adelantar los fondos antes de que el Gobierno te devuelva la inversión, Viña confiesa que no para todos es posible. “Como me dijo un compañero: Si esto me llega a pillar hace un año y medio, sin fondos extra, esta subvención a mí me lleva a la tumba”.

03 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito