Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 06 diciembre 2022
19:48
h
La mayoría de la juventud española, y especialmente la gallega, se encuentra más que desesperada ante las pocas oportunidades que da el mercado laboral TEXTO Iago Couce

Encontrar trabajo, una misión ‘imposible’ para los más jóvenes

Desesperación. Angustia. Frustación. Esas son solo algunas de las sensaciones que comparten todos los jóvenes españoles cuando se les pregunta algo relacionado con el trabajo. Ya sea sobre si lo tienen o lo están buscando.

Y no es para menos, pues España es el país con la mayor tasa de parados menores de 25 años de toda Europa. En el territorio nacional, el 30,18 % de los jóvenes se encuentran en el paro, unas cifras demasiado altas si las comparados con el resto de Europa. Sin ir más lejos, Alemania solo presenta un 5,5 por ciento y Francia un 16,3 %, de acuerdo con los datos de un informe publicado en mayo por el Eurostat.

El caso gallego. En Galicia, estos datos se hacen aún más notorios, pues se encuentra por encima de la media española. En nuestra comunidad, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el primer trimestre del año 2022, hasta un 32,01 % de los jóvenes menores de 25 años que pueden trabajar, se encuentra sin empleo.

En total, varias decenas de miles tienen la esperanza de estudiar para trabajar de lo que le gusta, o simplemente para laborar. Sin embargo, como se puede comprobar, esta situación no se da por diferentes motivos que son ajenos a ellos.

El primero y más destacado sería la falta de la experiencia. Muchas empresas evitan contratar a jóvenes alegando que les falta más conocimiento. Esto, en sí, es una contradicción, porque, ¿cómo lo van a adquirir si no les dan la oportunidad?

Y está el caso de aquellos a los que sí contratan, pero bajo mínimas condiciones, excediendo sus funciones y lo que estipula el contrato. Este caso es aún más grave, al no respetar los derechos del trabajador.

Además, también está el problema asociado a los estudios, pues en muchas carreras universitarias o centros donde se imparten ciclos medios y superiores, no les enseñan a adentrarse en el mundo laboral. Apenas les dan alguna directriz para elaborar su currículum. Esta situación genera cierta frustración, debido a que no saben qué es lo más útil y adecuado para poner en un documento que puede hacerles conseguir un puesto de trabajo.

La voz de toda una generación. Para ilustrar mejor la vivencia de un joven que está buscando trabajo y no lo encuentra, lo mejor es preguntarles. En este caso, tres personas quisieron dar su punto de vista acerca de su situación. Pablo Vilar, productor de audiovisuales; María Sixto, profesora de latín y griego; y Juan Álvarez, periodista y futuro politólogo.

El primero de ellos, todavía no ha tenido ninguna experiencia laboral, pero no porque no lo haya intentado. Este joven naronés afirma que “llevo en el paro toda mi vida, que no es mucha”, pero todavía se mantiene tranquilo, porque “sin paciencia no vas a ningún lado, aunque es difícil tenerla si quieres independizarte de casa lo antes posible y no encuentras un lugar donde trabajar”.

Para María, graduada en Filología Clásica por la Universidade de Santiago de Compostela (USC) y con un máster en formación de profesorado en la Universidad de Oviedo, la situación es un tanto distinta debido a su formación académica.

“He trabajado como profesora particular, de apoyo, a domicilio y en mi casa desde el año 2018”, asevera. Pero, aunque cobraba algo de dinero, no siempre podía dar las clases de su especialización, sino que “tuve que extender mi ámbito –latín y griego– y comenzar a enseñar lengua castellana, gallego o historia”.

Por suerte para la joven de Sequeiro, un municipio de Valdoviño, ha podido ir cogiendo algo de experiencia y así estar un poco más preparada para cuando tenga la oportunidad de enseñar en un colegio o en una academia.

En la misma situación se encuentra Juan Álvarez. El joven periodista, actualmente cursando Ciencias Políticas en la USC porque no encuentra empleo, cuenta con experiencia laboral, sin embargo, esto “solo es debido a las prácticas y a algún contrato temporal, pero hace tres años que no trabajo”, apostilla.

Todos ellos tienen en común su escasa experiencia –nula en un caso– y sus ganas por trabajar de lo suyo. Por este motivo, siempre están buscando empleo “de lo que estudié, pero si sigue así me plantearé otras cosas, siempre y cuando no vulneren mis derechos como trabajador”, afirma Pablo Vilar.

En la misma línea, la joven profesora de latín y griego señala que “no me planteo, ahora mismo, buscar trabajo de algo que no sea lo mío, pero, en un futuro, quién sabe”.

Con todo, ella entiende que se encuentra en un entorno complicado y que “empezar a trabajar justo cuando terminas la carrera es difícil, sobre todo en mi ámbito, por todos los procesos que hay en educación –que haya oposiciones, aprobar y entrar en las listas...–”. Además, añade que “es frustrante, porque tú ves alrededor que han elegido otros caminos en los que quizás hay menos paro y más trabajo, y vas perdiendo la confianza en ti misma”.

Internet, ¿la ayuda definitiva? Cansados de seguir el método tradicional, de ir a una empresa o a la oficina de empleo a dejar el currículum, la juventud ha decidido abrazar Internet y sus plataformas, como LinkedIn o Infojobs, para buscar un trabajo que les permita escapar del desempleo.

Los jóvenes entrevistados confirman esta tendencia pero, “aunque tengo perfil en LinkedIn, no me ha servido de mucho, porque todo lo que he encontrado o me han ofrecido se debe a que me había contactado antes una empresa o por la recomendación de un conocido”, apunta Juan Álvarez.

En esta posición, de no servirle de mucho los perfiles en Internet, también se encuentra Pablo Vilar. Con todo, el productor de audiovisuales asegura que “es lo más cómodo y donde pueden surgir más oportunidades para encontrar un trabajo”.

Y, en efecto, así es, pues “en estas aplicaciones o plataformas es donde más trabajo he encontrado, porque los padres las usan para buscar profesores particulares para sus hijos”, asevera la joven de Sequeiro.

Sea como fuere, y a pesar de los datos tan negativos que se vieron al principio y que se palpan en la sociedad, estos jóvenes les quieren dar un consejo a todos aquellos que se encuentren alicaídos y desolados en busca de un empleo. Para estos tres protagonistas, la clave de todo es la paciencia, porque todo llega.

27 jun 2022 / 00:38
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.