Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
14:47
h
Se busca alternativa al cierre y 215 despidos en la fábrica de Siemens Gamesa en As Somozas // Bloqueo en Cervo en la negociación con Alcoa, a la que la plantilla insta a vender la planta de alúmina // Lastre portuario a la antigua Vulcano TEXTO José Calviño

Encrucijada industrial para la eólica, aluminio y naval

El sector secundario gallego, el conformado por sus fábricas, continúa en el arranque de 2021 con el convulso devenir del pasado ejercicio. Y los anteriores. A la crisis de la producción de aluminio primario en Alcoa y Alu Ibérica, problemas en los astilleros privados del sur de Galici y en los públicos del norte, se añaden los quebraderos de cabeza por los 215 empleados y sus familias a los que se quiere echar a la calle por el anunciado cierre de la planta de palas de aerogeneradores del grupo Siemens Gamesa en As Somozas, que ayer vivía desde Bilbao un día grande con el envío de las góndolas que alojan las turbinas de 22 aerogeneradores eólicos hacia un gran parque eólico en Chile, en un proyecto de Repsol e Ibereólica Renovables. Presumía el presidente de la empresa en riesgo de deslocalización de Ferrolterra de que parte de sus componentes, en concreto las multiplicadoras, se hicieron en Sigüeiro. Sobre la planta amenazada, chitón.

Si se habló de ella en Galicia. Por supuesto entre sus empleados. El comité de empresa de As Somozas decidía en asamblea con sus compañeros intensificará las movilizaciones. Mientras plantaban barricadas ardientes acordaban un nuevo calendario de protestas, mientras se preparan para acudir el martes a Madrid al primer encuentro de la mesa negociadora sobre los despidos.

Desde A Coruña, el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, asegura que “estamos trabajando conjuntamente con el Gobierno y atendiendo a las necesidades de los trabajadores para identificar alternativas y ver si Gamesa corrige y rectifica” una decisión para la que se le ofrecieron varias salidas que no aceptó.

Conde cree “difícilmente entendible” que la empresa “pueda asumir una deslocalización hacia Portugal” cuando España está “en proceso de abrir esas oportunidades” con una gran cantidad de proyectos eólicos en perspectiva. Máxime cuando la compañía en otros países, como Francia, está precisamente “construyendo una fábrica de palas”.

Por su parte, el BNG instó al Gobierno central a participar activamente en los foros que se puedan constituir para abordar la problemática de la factoría de As Somozas y a intervenir decididamente para evitar y la pérdida de más de 200 puestos de trabajo directos.

La formación nacionalista ve necesario, además, que condicione las autorizaciones de proyectos para el aprovechamiento eólico en Galicia a que estos sirvan para promover o consolidar aquí iniciativas empresariales, así como el empleo en los sectores de actividad relacionados con el eólico y las energías renovables en general, primando aquellos que impliquen inversiones de capital, como la fabricación de componentes.

SAN CIBRAO. En el mundo del aluminio, el comité de empresa y la dirección de Alcoa volvieron a las reuniones el viernes después de la contrapropuesta de los trabajadores sobre la mesa, con la vista puesta en la suspensión de la huelga y el inicio de las negociaciones para la venta de la planta de A Mariña, a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Sin embargo, el encuentro duró 10 minutos y volvió el bloqueo, pues la plantilla pide que no sólo se venda la fabrica de aluminio primario, la que le sobra al grupo... también exigen la de la factoría de alúmina, la parte rentable.

Otra condición que impone la parte laboral es que Alcoa inicie ya mismo dicho proceso de negociación, mediante la remisión a la SEPI, “no más tarde del 27 de enero”, de una propuesta de términos generales.

En caso de que la empresa aceptese y firme este acuerdo, “quedará suspendida la huelga” que dura ya más de tres meses. De lo contrario, el comité de empresa se plantea acudir a la mediación o al arbitraje.

Desde la Xunta, el vicepresidente Conde, que visitaba el Centro de Estudios Superiores Universitarios de Galicia (Cesuga) con motivo de la segunda reunión del consejo asesor del mismo, instaba a las dos partes, Alcoa y comité, a no “complicar más las cosas” y sentarse a negociar desde donde quedó paralizado cualquier posible acuerdo de venta, el pasado 27 de septiembre. Con plena transparencia, demandó “identificar cuáles son las vías”que pueden permitir la operación para “dar una continuidad” a la industria en Cervo y a los puestos de trabajo.

Mientras, en Alu Ibérica A Coruña alcanzaban el viernes el vigésimo primer día de huelga, con los trabajadores de nuevo reclamando ante la factoría acabar con esta “estafa” perpetrada por Alcoa, Parter y Grupo Riesgo, reclamando la readmisión de una compañera y la intervención de la factoría. No van a cejar en su lucha, y este mismo sábado marcharán de nuevo desde la planta en Rúa de Baños de Arteixo al ayuntamiento de A Coruña para dejar constancia de ellos.

Astilleros San Enrique. Los mares no dejan de estar revueltos tampoco para la nueva denominación de la antigua Vulcano olívica. Mientras la venta ejecutada el jueves a la empresa Marina Meridional, del Grupo Argos, llena de esperanza a la patronal del metal, Asime, y a los sindicatos, los servicios jurídicos de la Autoridad Portuaria de Vigo presentaron un recurso de reposición y solicitado medidas cautelares requiriendo la suspensión de dicha operación, enviado un burofax al administrador concursal para recordarle “la situación actual” de la concesión de una parte de los terrenos que ocupa el astillero, que son propiedad del puerto y son objeto de un litigio que deberá dirimir el tribunal de conflictos de jurisdicción.

Tanto Asime como CCOO aguardan por la resolución del tribunal de conflictos de jurisdicción para hacer “una valoración exacta de la situación”. Espera la patronal que el nuevo propietario del astillero, Marina Meridional, lleve a cabo un proyecto que “potencie el músculo necesario” de la industria naval con las inversiones precisas. Vulcano llegó a emplear a 150 operarios directos y más de 600 de manera indirecta, y el nuevo dueño mencionó un objetivo de 200 trabajadores, aunque recordó algo que no gustara a los sindicatos: que no tienen obligación de subrogar a la anterior plantilla.

16 ene 2021 / 01:01
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.