Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 21 junio 2021
02:37
h

EPI en el rescate y ‘autocura’: guía de los nuevos socorristas

La Federación de Salvamento publica un protocolo para asistir a las víctimas este verano con seguridad covid-19

Las playas gallegas ya están en su máximo apogeo y estos días han sido muchas las que tuvieron que recurrir a Policía Local y servicios de emergencia para restringir los accesos y garantizar un aforo prudente frente a la pandemia del coronavirus. Pero la pregunta que se plantea a estas alturas es... ¿cómo actuarán los socorristas para cumplir el protocolo covid?

EVITAR EL BOCA A BOCA. Lo principal será evitar a toda costa la actuación boca a boca sobre las víctimas y llevar puesta la mascarilla FFP2 durante el ejercicio de su trabajo, siendo recomendable también la protección ocular, al igual que ponerle mascarilla al paciente atendido. Es obvio que ante estas primeras normas, recogidas en la guía elaborada por la Federación Española de Salvamento y Socorrismo, surgen las primeras dudas. ¿Cómo vas a atender a un paciente que necesita intervención directa solo con contracción torácica? “Sí es cierto que todos tenemos claro que no se puede hacer el boca a boca a las víctimas, por lo que habría que formar a todos los socorristas que actualmente ejercen su trabajo para realizar salvamento sin esta maniobra”, explica Nuria Rodríguez, presidenta de la Federación Galega de Salvamento e Socorrismo (Fessga).

“El boca a boca buscamos evitarlo, utilizando un balón resucitador, en el que aprietas y le das aire, haciendo la misma función o incluso algo mejor que el boca a boca. Lo importante es el masaje cardíaco, que aunque implica tocar a la persona se puede realizar con guantes, poniéndole la mascarilla a la víctima cuando usemos el desfibrilador, para no tener problema”.

MASCARILLA PARA SOCORRISTA Y VÍCTIMA. ¿Y cuánto tiempo vas a aguantar una mascarilla FFP2 bajo el sol de 30 grados de verano durante las 8 horas de trabajo? Nuria asegura que en Fessga “creemos que para los socorristas la mascarilla no sería necesaria si garantizan la distancia de seguridad, algo que ya suelen hacer, porque su vigilancia es dinámica por el borde”.

Asimismo, también se explica que antes de atender a una víctima que se está ahogando el socorrista debe ponerse el EPI, lo que necesariamente implica un retraso en la atención y el rescate. ¿De verdad es mejor evitar que la víctima contraiga coronavirus a que se ahogue? En caso de fallecimiento, 100 % asegurado con el ahogamiento, el potencial contagio de covid-19 es lo de menos. Quizá sería necesario revisar las prioridades, consideran.

MATERIAL AUXILIAR. De hecho, la presidenta de Fessga asume que no es necesaria la mascarilla para socorrer en el agua, aunque “lo que sí consideramos desde Fessga es que nuestros socorristas deben tener distancia de la víctima durante las maniobras de salvamento acuático, utilizando salvavidas o cualquier otro material auxiliar para que se aferre; en caso de que esté inconsciente y no haya material de flotación, buscaremos que nuestra cara no contacte con la suya”.

Por otra parte, el manual apuesta por, a la hora de comunicarse con la persona atendida, situarse en posición contraria al viento, de manera que se evite que los aerosoles lleguen hasta ella. Pero es evidente que en una situación de tensión como es la salvación de una vida, ¿sería el socorrista capaz de ponerse a medir la dirección del viento? ¿Y si éste cambia durante la intervención o varias veces?

‘AUTOCURA’. Finalmente, otra de las medidas más llamativas recogidas en la guía es la apuesta por lo que denominan como ‘autocura’, que significa que en caso de que la actuación del socorrista solo lleve implícita la realización de la cura de una herida, se le dará instrucciones a distancia (l2 metros) al afectado para que se la haga él mismo. ¿Se imaginan ir al médico y que en lugar de atenderte te de instrucciones a distancia? “Nosotros no somos tan modernos, cualquier persona que se quiera acercar al puesto sanitario por picadura de una faneca, por ejemplo, será atendida con guantes, entrando ella sola y sin acompañante, eso sí”, sentencia Nuria.

“Las playas de Galicia hoy en día cada una es de su padre y de su madre, cada una trabaja de diferente manera: desde Coruña con arcos para controlar los aforos, hasta fincas delimitadas y drones en Sanxenxo...” ¿Será que el coronavirus nos va a llevar a presenciar situaciones igual de ridículas que inefectivas durante este verano?

11 jul 2020 / 00:04
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.