Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
02:00
h
vacunación. Todos apuestan por recibir su dosis antes de partir a un nuevo país y, por grupo de edad, podrían inocularse antes de su salida de España, a finales del próximo mes de agosto TEXTO Ángela Precedo

Erasmus gallegos a la conquista de Europa

    La juventud es eso que sucede mientras el COVID pasa. Esto es lo que piensan muchos estudiantes universitarios que, debido a la pandemia, no están pudiendo vivir su experiencia en la carrera como les gustaría: actividades después de clase, quedadas con amigos, fiestas de jueves... Cosas que se han perdido y que no se recuperarán fácilmente.

    Pero, sin duda, en lo que más ha influido este virus para ellos ha sido en el programa de becas Erasmus y desplazamientos a lo largo de Europa y América a través de convenios bilaterales. Son muchos los que han optado por no viajar ya el pasado año, y algunos los que este mismo 2021 se siguen mostrando reticentes de cara a participar en el programa del año que viene.

    Con todo, hay valientes que piensan que la pandemia no puede frenar sus vidas, y que llevan soñando con poder estudiar en otro país de Europa mucho tiempo, por lo que deciden marcharse igual. ¿Cómo será su vida en el nuevo destino? ¿Tiene miedo de lo que puedan encontrarse? ¿Cuál es su historia? Después conoceremos más en profundidad las circunstancias de ocho estudiantes de la USC.

    Sin embargo, por el momento, es importante reflexionar sobre una cuestión: ¿Cómo saldrán del país y llegarán a otro? ¿Tendrán que someterse a pruebas PCR cada vez que quieran viajar? ¿Tendrán más facilidades por su condición especial de estudiantes?

    Lo cierto es que no, no tendrán más fácil el desplazarse. Las PCR seguirán siendo una obligación en casi todos los países si no presentas en su lugar el ‘pasaporte de vacunación COVID’. Y, ellos, por edad, puede ser que para cuando se vayan todavía no lo tengan.

    Tal y como avanza en estos momentos el ritmo de vacunación, desde la Consellería de Sanidade afirman que, cuando partan hacia sus respectivos destinos, ya estarán vacunados. Por edad, dado que estos jóvenes tienen alrededor de veinte años, serían los últimos en acceder a los sueros, incluso más tarde que los más pequeños, ya que los niños de 12 a 17 años serán vacunados antes del inicio del curso escolar.

    Situémonos en el tiempo. En estos momentos es el turno del grupo de 40 a 49 años, con el que, de seguir a esta velocidad, se terminará a finales del mes de junio. La primera semana de julio llegarían los de 30 a 39, que por ser menos población quedaría despachada en tan solo tres semanas. Por tanto, a finales de julio y comienzos de agosto, ya irían los veinteañeros, donde se incluirían estos estudiantes de Erasmus.

    Lo normal es que en otros países el curso académico universitario comience sobre el mes de octubre, más tarde que en España, donde lo hace en septiembre. Por ello, aunque muchos marchan antes para poder adaptarse a la que será su ciudad durante, en la gran mayoría de los casos, nueve meses, no es común que partan antes de la segunda quincena de agosto.

    Para aquel entonces todos ellos estarían vacunados por edad y no tendrían que sufrir las incomodidades de presentar pruebas PCR cada vez que quisiesen desplazarse.

    ESPAÑA YA NEGOCIA LA INMUNIDAD. “No vamos a tener problema para llegar vacunados a septiembre al ritmo que avanza en estos momentos la campaña”, asegura Aldán Creo, alumno de la USC que saldrá este año de Erasmus a la Universidad de la Sorbona en París (Francia) y que, además, forma parte de Erasmus Student Network Santiago, una organización cuyo objetivo es ayudar a los estudiantes de intercambio que llegan a nuestra ciudad. “Cada vez hay menos casos en los hospitales y yo creo que este verano, muy probablemente, antes de que empiece el curso, se acabe el proceso de inmunizar a toda la población”, considera.

    La pandemia ha hecho mella en los estudiantes, sin duda, como otro de los colectivos más socialmente afectados. Jóvenes que desean probar suerte fuera de sus países han decidido ni siquiera intentarlo por temor a que el COVID les diese un nuevo revés tras la partida. Tanto es así que el número de alumnos de Erasmus que llegaron este año a Santiago fue muy inferior a otros años: “tenemos unos 200, cuando lo habitual eran 600, por lo que la bajada ha sido muy considerable respecto a lo que había antes”.

    Pero Aldán sigue animando a sus compañeros a hacer las maletas e irse fuera. “Siempre creo que cuando hay un tiempo de crisis lo mejor que podemos hacer es apuntar alto, y lo peor es quedarnos en casa y no hacer nada”, indica el joven, que explica que “tenemos que intentar movernos y buscar cosas nuevas para que ahora que se acaba la pandemia salgamos más fuertes”. Siempre es optimista y cree que podrá vivir un Erasmus con ‘normalidad’.

    Ahora bien, es consciente de que esto no sería posible en caso de que la vacuna no llegase a tiempo para él y su colectivo. “Es algo que nos agobiaba, que la dosis no nos llegase a tiempo y tuviésemos que sufrir restricciones durante nuestra estancia”, explica. Para tratar de evitarlo, desde ESN España se movieron y tomaron la iniciativa. “Hay países que puede que no nos quieran recibir sin vacuna, ¿qué pasaría entonces?”, se pregunta Aldán. Desde ESN se pusieron ya en contacto con el Consejo de Rectores, con el Ministerio de Educación y con el de Sanidad, y todos le respondieron que la competencia en la toma de esta decisión estaba en manos de cada comunidad autónoma --de hecho en Andalucía ya se ha dado luz verde a la vacunación de los estudiantes--, es decir, de la Xunta.

    Asimismo, piden que en caso de que no se llegue a tiempo para la inmunización completa, pues es difícil que esta se produzca si les tocase el turno a finales del mes de agosto, la organización solicita “más flexibilidad”, es decir, “que podamos decir que no a ponernos la vacuna ahora pero que cuando volvamos de vacaciones, por ejemplo, en Navidad, sí podamos recibirla”. O, en caso de no ser posible, “que se nos administre una vacuna monodosis como Janssen”.

    POLONIA, EL DESTINO FAVORITO POR EXCELENCIA. Sea como fuere, entre aquellos que parten, el destino favorito es Polonia. “Es un lugar muy atractivo para un Erasmus, porque es muy barato, allí puedes tener un nivel de vida igual que aquí pagando menos; además tiene un sistema de estudios para atraer a estudiantes de otros países, porque tienen asignaturas de tan solo tres créditos muy fáciles de convalidar; y porque los alojamientos son baratos y cuentan con el apoyo de las propias universidades”, explica Aldán, que cree que “saben que son un destino atractivo y lo explotan”.

    “vacunarme me facilitaría los desplazamientos”
    Aldara Diéguez, Cracovia (Polonia)
    Image

    “Me gustaría vacunarme antes de irme, ya no por mi propia salud o por no contagiar a mi familia cuando vuelva, que también, sino por el hecho de tener más facilidades para poder viajar entre países una vez esté allá, sin tener que estar haciéndome una PCR cada X tiempo”, plantea Aldara Diéguez, una joven estudiante de la USC que viajará todo el curso a Cracovia, en Polonia.

    “El año pasado me iba a ir a Turquía, pero decidí aplazarlo por la pandemia, y ahora elegí Cracovia porque me informé de cómo avanzaba la vacunación en el país en el mes de marzo y era mejor que en Turquía”, explica.

    Cree que las vacunas deberían ser ofrecidas a los Erasmus “porque al volver también podríamos portar una nueva cepa”. Comenta que en Polonia “las restricciones son menos severas y la máxima pasa por cerrar los centros comerciales, donde se suele acumular la gente por el frío”.

    “yo ya tengo la primera dosis por ejercer como sanitaria”
    Sabela Olmedo, Gdansk (Polonia)
    Image

    “En mi caso ya estoy vacunada con la primera dosis, porque al haber hecho prácticas en el hospital en tercero teníamos derecho a que nos la pusiesen”, explica Sabela Olmedo, una estudiante de cuarto de Enfermería que ha decidido hacer un año completo de estudios en Gdansk, una ciudad del norte de Polonia.

    “No quería que la pandemia interfiriese en las decisiones que yo pudiese tomar en caso de no haberla, así que, junto a mi compañera de piso, me animé a pedir la beca”, apunta, e insiste en que “mis expectativas son aprender y viajar, porque aquí en Santiago estamos muy acostumbrados a un método concreto y eso no significa que el de otros países sea malo”. Es partidaria de que no solo ella por el hecho de ser sanitaria, sino de que todos sus compañeros Erasmus reciban la vacuna, porque “es una tranquilidad” y “facilita los papeles que piden”. A finales de octubre emprenderá esta aventura.

    “rechazé mi plaza porque las medidas me parecían simples”
    Iván Cores, Lublin (Polonia)
    Image

    “Me iba a ir a Lublin porque buscaba conocer lo que era estudiar en una universidad diferente de la USC y ver su dinámica”, cuenta Iván Cores, un joven estudiante de Farmacia que se iba a ir a Polonia, pero finalmente decidió rechazar la plaza.

    “Lo cancelé, principalmente, por tema de convalidaciones, porque no me facilitaron la información a tiempo, por el tema del COVID, y no podía saber exactamente qué asignaturas me convalidaban; igual me hacía un año allá y solo equivalía a medio aquí, y mi carrera, de cinco años, ya es lo bastante larga como para añadir más”, explica Iván.

    Además, confiesa que “otra cosa que me echaba para atrás era que en donde me iba las medidas contra el virus me parecían exageradamente simples”. “Los casos allí fueron bastante exagerados, aunque sé que los que estuvieron el año pasado lo pasaron bien, pero a costa de un riesgo”, dice.

    “para cuando me vaya, en octubre, estaré inmunizado”
    Raúl Porteiro, Liubliana (Eslovenia)
    Image

    “Esto era algo que desde siempre había querido hacer, y ya el pasado curso tuve que cancelarlo a causa de la pandemia”, explica Raúl Porteiro, que se va a Liubliana (Eslovenia), todo un curso, de octubre a junio. Querría antes de salir de Galicia poder vacunarse y cree que “estaría bien que nos ofreciesen la posibilidad desde la propia USC, aunque por ahora no tuvimos ninguna noticia al respeto”. Con todo, sabe que, “dado el ritmo de vacunación que llevamos, es muy posible que para las fechas en que me vaya ya esté vacunado”. Su idea es marcharse una o dos semanas antes del inicio de curso, el 1 de octubre, para poder ir adaptándose a la ciudad.

    Antes de irse, ha buscado la situación epidemiológica de su país de acogida y considera que “está bastante estable”. Confía en que “para octubre todo esté aún mejor y pueda vivir un curso prácticamente normal”, “conociendo a gente nueva y viajando mucho”.

    “deberíamos ser prioridad tras los grupos de riesgo”
    Adrián Agraso, Gdansk (Polonia)
    Image

    “Me gustaría poder irme ya vacunado, sobre todo por la tranquilidad y la seguridad, considero que una vez que estén inmunizados todos los grupos de riesgo los estudiantes que nos vamos este año deberíamos ser una prioridad”, considera Adrián Agraso, un joven que está cursando máster en la USC y que ha decidido emprender una nueva aventura en la ciudad polaca de Gdansk.

    Su elección se basó en que “el ambiente universitario era bueno y estaba cerca del mar, que siempre es algo que se valora procediendo de Galicia”, pero también en la situación epidemiológica del país: “Por lo que vi esperan alcanzar la inmunidad de grupo antes de que comience el curso, por lo que espero que mi experiencia allí sea plena y pueda aprovecharla al máximo”. Sus objetivos principales pasan por ver cómo se adapta a un país nuevo y mejorar su nivel de inglés, además de “recuperar la fiesta perdida este año”.

    “no creo que debamos ir antes que otros colectivos”
    Fernando Miranda, Wroclaw (Polonia)
    Image

    “Si bien es cierto que la pandemia sigue estando muy presente, las ganas que tengo de explorar y de aprender cosas nuevas superan los miedos que pueda tener con respecto al COVID”, nos cuenta Fernando, que emprenderá a finales de verano rumbo a Wroclaw, en Polonia, donde permanecerá todo un año académico.

    Es de los pocos que no cree que sea necesario vacunar a los Erasmus, porque, aunque “estaríamos mucho más seguros a la hora de viajar y podría salvarnos de algún que otro susto, estoy seguro de que hay otros grupos y colectivos que lo necesitan más”.

    Desde que se decidió a partir, “siempre he estado echando un vistazo para ver cómo avanzan las cosas”, porque “el miedo de que hubiera una ola más que impidiese realizar la beca siempre estaba presente”. Por suerte, “parece que las cosas están yendo a mejor y, con un poco de suerte, cuando llegué ya habrá ‘normalidad’”.

    “sería bueno una estrategia conjunta con el país de destino”
    Paula López, Ljubljana (Eslovenia)
    Image

    “El hecho de encontrarnos en esta situación fue lo que me impulsó a irme de Erasmus”, asegura Paula Rama, una joven que estudiará el curso que viene en Ljubljana, buscando “vivir un año tan distinto a los anteriores en cuanto a vida social y académica para olvidarme del COVID”.

    “Me encantaría poder vacunarme antes de irme, pero entiendo que hay mucha gente antes que los estudiantes de Erasmus, pero me parece importante que haya algún tipo de estrategia de vacunación antes de irnos fuera de España, aunque sea recibiendo la primera dosis antes de partir, ya que la segunda, a tantos kilómetros de distancia va a ser complicado”, explica, apostando por “una estrategia conjunta entre el lugar de origen y el de destino”. Partirá hacia el país europeo en septiembre, por lo que espera que a su llegada las restricciones ya estén “bastante relajadas” y pueda disfrutar de la vida social.

    21 jun 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.