El Correo Gallego

Noticia 3 de 553 noticia anterior de espazoAbalar Galicia » espazoAbalar

Una pedagoga relata en un libro casos de acoso escolar a niños con altas capacidades

Bajo el título "¡Yo sí que valgo!" (editorial Horsori), María Sánchez Dauer recomienda "preparación docente para detectar a estos alumnos y prevenir o frenar el acoso"

BARCELONA. CARME PICART  | 26.12.2018 
A- A+

La pedagoga y escritora María Sánchez Dauer ha recopilado en un libro catorce historias de acoso escolar, cuyas víctimas son niños o jóvenes con altas capacidades intelectuales.

Bajo el título "¡Yo sí que valgo!" (editorial Horsori), la experta relata casos de acoso "típicos" que sufren los niños con altas capacidades intelectuales y recomienda "preparación docente para detectar a estos alumnos y prevenir o frenar el acoso".

En una entrevista con Efe, la autora ha defendido que los niños con altas capacidades "tienen muchas posibilidades de sufrir acoso escolar como burlas y críticas severas", algo que "se agrava por las reacciones que generan en estos niños, ya que son hipersensibles".

Tras hablar con familiares, maestros y los niños, la pedagoga recrea casos como los de unos compañeros de clase que presionan a un niño de 12 años para obligarle a hacerles los deberes.

El libro describe cómo se dirigen a él diciéndole: "Nenaza, cara cráter, ¿recuerdas que tenías que hacerme los deberes de matemáticas? ¿Y las frases de lengua? ¿Y la redacción de inglés?".

El libro también recoge que un niño de 8 años, objeto de burla por asimilar los conocimientos más rápidamente, dice cada día a su familia que "no le gusta ir al cole y que está contando los días que le quedan para acabar la condena a prisión".

Otro niño de 4 años que se siente diferente a sus compañeros exclama a su madre "¿Qué me pasa?. Yo soy Dumbo, aunque no sea un elefante que vuele. ¿Me puedes ayudar?".

La pedagoga ha remarcado la importancia de "una buena gestión escolar para prevenir o erradicar casos como los que recoge el libro".

Por ello, acompaña a todas las historias de dinámicas curriculares y emocionales cuyo objetivo es "trabajar y prevenir el acoso escolar ante la diversidad de perfiles del aula".

Establecer dinámicas semanales en las que los niños expliquen sus intereses evidencia que "cada uno es único", o explicar cómo se sentirían si fuesen Dumbo pueden "potenciar que cada uno se acepte como es", propone la obra.

Según la pedagoga, el libro es un manual para ayudar a los docentes a prevenir, detectar y actuar ante el acoso, específicamente ante niños con altas capacidades, sobretodo en Primaria y ESO.

Socialmente, "no está bien visto ser inteligente", según la experta, para quien son "muy necesarias la información y concienciación sobre las altas capacidades para aceptarlas".

El libro va precedido por un resumen del estudio sobre acoso escolar a alumnos con altas capacidades que llevaron a cabo las asociaciones FANJAC y No Al Acoso Escolar (NACE) en 2017.

Basado en un cuestionario a 242 familias catalanas de alumnos con altas capacidades, el estudio afirma que un 46 % han vivido el acoso escolar y en muchas ocasiones de larga duración.

Otro aspecto que desvela es que las familias descubren por ellas que su hijo sufre acoso, ya que la escuela casi nunca informa.

Cuando los padres contactan con el centro educativo, la mayoría declara estar satisfecha con la respuesta recibida, pero un 33 % se consideran poco o nada satisfechos.

En estos casos, la respuesta de la escuela "suele ser minimizar o negar el problema y a veces aplicar medidas temporales", según el informe.

También es muy habitual "cargar la responsabilidad del acoso sobre la propia víctima, un fenómeno que se conoce como el de la doble victimización", señala el estudio.

Cuando el alumno explota, recibe un castigo o una regañina injusta, lo que inicia la guerra entre él y sus profesores, ya que se siente desprotegido incluso por ellos.

Comentarios por parte de los profesores como "¿No eres tan listo?, ¡Esta pregunta ahora no toca!, ¿Puedes dejar de preguntar estas cosas raras?" dan pie al resto de la clase a criticar a estos alumnos, denuncian los expertos.