Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 07 octubre 2022
17:24
h

Expertos del Colmeiro se oponen a las subidas fiscales del Gobierno

Como AIReF apuntan que no aportarán los 3.351 millones previstos, pueden traer pérdidas recaudatorias y que los pagarán los de siempre, las empresas y las familias

Definitivamente, ni es el momento, ni el lugar para subir impuestos, por mucho que las arcas públicas deban prepararse para sufragar mayores gastos y una galopante deuda, la factura que nos deja la pandemia del coronavirus. Ni la tasa Google, que las tecnológicas están comunicando ya a las empresas con las que trabajan que les repercutirá esta figura, ni la Tobin a las transacciones bancarias, que acaban pagando los usuarios, como bien nos apuntan los expertos del Grupo Colmeiro, contrarios a ejecutar este movimiento fiscal.

El presidente de este colectivo de economistas, Luis Caramés Viéitez, junto a Amelia Díaz Álvarez, de la Universidad de Barcelona –y también Colmeira– se alinean con la tesis planteada por AIReF, que indica que las ganancias recaudatorias que el Gobierno central espera obtener son excesivamente optimistas, 3.351 millones de euros adicionales, insuficientes en toda caso para compensar la actual situación. Pero, además, “no tienen en cuenta la posible pérdida recaudatoria asociada a los cambios de comportamiento que estos incrementos impositivos puedan generar en los agentes económicos”. De hecho, ya anticipan que las cuentas públicas en 2021 sufrirán “un daño recaudatorio muy relevante, desde luego mayor que el previsto por el Ejecutivo”.

Sostienen estos economistas que “la economía se encuentra en una situación bastante frágil, por lo que la subida de la presión fiscal no es una buena noticia”. Apuestan, en cambio, por “aprovechar muy bien eficientemente contra el fraude”. Porque reconocen que en la UE continúan existiendo dificultades por la “laxa tributación y legislación” de miembros como Irlanda, Luxemburgo o Países Bajos, que “atraen grandes cantidades de inversión extranjera”. Sostienen Caramés y Díaz Álvarez que “iniciada la senda de la recuperación será el momento de volver sobre el sistema fiscal para reformarlo, con el objetivo de hacerlo más justo y eficiente. No ocultan que “será una tarea ímproba, dados los múltiples intereses tanto sectoriales como territoriales.

“Por más que se disfrace con objetivos de eficiencia o de equidad, las modificaciones impositivas que acompañan a los Presupuestos Generales para 2021 persiguen mayor recaudación”, alegan.

IVA. Empezando por la subida del IVA a los refrescos azucarados. “Es difícil no ver cierto oportunismo y cierta necesidad de parecer ‘defensor de todo lo saludable’ en una medida como ésta”. Consideran que más que una “fiscalidad saludable” habría que tomar otras medidas que con efectos más considerables en la “salud de nuestra economía”, además de defender otras acciones no impositivas para promover una vida con mayor salud. Tampoco creen que desde Moncloa se tuviese en cuenta el posible efecto desincentivador del consumo, sobre la hostelería o a los productores españoles de cítricos, melocotones, uva y otros.

“No creemos que las medidas impositivas sobre alimentos o bebidas sean la herramienta más eficaz para combatir un problema de salud como la obesidad”, apuntan.

Seguros. Otro golpe viene por el cambio en la tributación sobre primas de seguros, que “probablemente afectará al 90% de las familias, amén de las empresas”. Se preguntan sobre la oportunidad de esta acción en el momento actual, cuando en hogares y sector productivo están sufriendo “los efectos de una crisis nunca antes vivida”. El Gobierno lo justificó con dos argumentos: que el tipo impositivo no se había variado desde 1998 y que el gravamen sigue siendo inferior al existente en otros países europeos. “Dada la situación de pandemia y las penurias económicas derivadas de la misma... ¿era realmente necesario incrementar esos tipos impositivos en este momento?”. Más de dos décadas y justo ahora. Se trata de un recargo externo a la prima que se notará en el seguro de automóvil (un 79% de las familias tienen coches asegurados), al del hogar (contratado por el 72%) o el de decesos (44% de las familias). “Es decir, que de nuevo la carga recae sobre los mismos”, según el Colmeiro.

Patrimonio. En este impuesto “cualquier cambio puntual que se haga parece no atacar el problema de raíz”. Ya tuvo sus desapariciones y reapariciones y “necesita una reflexión a fondo para decidir finalmente si se erradica o no”. Argumentos para su fin ven muchos, y muy pocos para mantenerlo en la situación actual: “Es muy deficiente y no cumple los objetivos que lo justifican”.

Sin embargo, de no acabar con él aprecian “un margen muy considerable de actuación para reconfigurarlo: mejorar la valoración de los bienes, eliminar las prácticas de elusión fiscal y reducir el fraude fiscal”, lo que podría multiplicar la recaudación actual.

Sobre todos iguales o la competencia fiscal entre territorios apuntan que “no se puede defender la autonomía por la mañana y la armonización por la tarde”. Explican que los modelos de federalismo fiscal contemplan cierto grado de competencia entre gobiernos, “aunque si es muy agresiva hay riesgo de reducción de ingresos del conjunto de los gobiernos subcentrales y una alta probabilidad de transferir parte de la carga fiscal a los factores menos móviles, como el trabajo no cualificado, o al consumo”.

De nuevo pagan el pato familias y empresas. “Es éste un tema delicado que, llevado al límite, puede acabar por desnaturalizar la misma esencia del federalismo fiscal, y no olvidemos que España es un país cuasi federal”, alegan. Tocará afrontarlo con la reforma del sistema de financiación autonómica.

Tasas Google y Tobin. Con la tasa Google van a tributar los servicios de publicidad en línea, los de intermediación on line y los de transmisión de datos, con dificultades para comprobar quién y qué se paga. O dónde. Las tecnológicas ya la están repercutiendo a quienes venden a través de ellas. En cuanto a la Tobin a las finanzas, gravará la transmisión de acciones de grandes compañías españolas cotizadas cuyo valor de capitalización bursátil supere los 1.000 millones de euros. El Colmeiro aprecia que pecan las dos de previsiones de recaudación poco realistas, y que la normativa que las reglamenta va muy retrasada. No las califican de negativas, pero anticipaban que quien suele pagar es el cliente.

Medidas en los PGE 2021
Un goteo de pequeños ‘pellizcos’ fiscales

··· Los principales cambios fiscales para este año se dan el el IRPF, con cambios que gravan ligeramente mas las rentas más altas, a partir de los 300.000 euros, así como las que llegan del ahorro, especialmente para los más pudientes. Hay cambios también que afectan a los planes de pensiones, menos atractivos fiscalmente ahora, y retoques en cuanto al impuesto sobre el patrimonio y en el de sociedades. En el IVA la afectación principal es sobre las bebidas azucaradas, y quizá las más dura es la que encarece las primas de los seguros.

··· En el IRPF, con efectos desde 1 de enero de 2021, se da nueva redacción a la escala general del impuesto y la única novedad consiste en añadir un tramo en la referida escala para bases liquidables generales a partir de 300.000 euros con un tipo de gravamen del 24,50%. Esta modificación conlleva la consecuente rectificación de la escala de retenciones para rentas del trabajo.

Asimismo, con efectos desde 1 de enero de 2021, se añade un tramo en la escala del ahorro para bases liquidables superiores a 200.000 euros con un tipo de gravamen del 13% y del 26% para el caso de contribuyentes que tengan su residencia en el extranjero por concurrir alguna de las circunstancias a las que se refiere los artículos 8.2 y 10.1 de la Ley de IRPF.

Por lo que se refiere a las escalas aplicables a los trabajadores desplazados en territorio español se eleva, con efectos desde 1 de enero de 2021, el tipo aplicable del 45% al 47% en la parte de base liquidable desde 600.000,01 euros en adelante y se añade un último tramo en la escala para base liquidable correspondiente a rentas a que se refiere el artículo 25.1,f) del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes (dividendos, intereses...) superiores a 200.000 euros con un tipo de gravamen del 26%.

··· Con efectos desde 1 de enero de 2021, se modifica el límite general con el que opera la reducción por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social (planes de pensiones, mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia severa o gran dependencia), reduciéndose de 8.000 a 2.000 euros anuales el componente fijo del citado límite. Como novedad, se añade que el límite resultante se incrementará en 8.000 euros, cuando el incremento provenga de contribuciones empresariales. Se fija la reducción adicional por aportaciones a favor del cónyuge en 1.000 euros anuales (anteriormente 2.500 euros anuales). En cuanto al límite financiero de aportaciones y contribuciones a los sistemas de previsión social, también se reduce de 8.000 a 2.000 euros anuales el importe anual máximo conjunto de aportaciones y contribuciones empresariales a los sistemas de previsión social, incrementándose en 8.000 euros anuales cuando dicho incremento provenga de contribuciones empresariales.

··· En el de sociedades, además de la eliminación de deducciones, se limitará al 95 % la actual exención del 100 % por plusvalía o dividendo generado por las filiales, aunque las compañías con un volumen de negocio inferior a 40 millones de euros podrán seguir aplicando la exención del 100 % durante los próximos tres años.

··· Sobre las novedades en el impuesto sobre el patrimonio apuntan desde el Colmeiro que tras la derogación del apartado segundo del artículo único del Real Decreto-ley 13/2011, de 16 de septiembre, por el que se restablece el Impuesto sobre el Patrimonio, con carácter temporal, se restablece el carácter indefinido del impuesto sobre el patrimonio. Además, se incrementa en un punto, del 2,5 al 3,5 %, el gravamen del último tramo, que es el que está por encima de los 10 millones de euros.

··· Si atendemos al IVA, el artículo 68 de la LPGE para 2021 establece que, con efectos desde 1 de enero de 2021 y vigencia indefinida, se modifica el artículo 70.dos de la LIVA, para dejar de aplicar la regla especial de uso efectivo a los servicios que se entienden realizados, conforme a las reglas de localización, en Canarias, Ceuta y Melilla. Además, se sube el IVA en bebidas azucaradas y edulcoradas, que pasan a tener un IVA del 21 %, aunque en bares y restaurantes estas bebidas seguirán tributando al 10 % actual para no perjudicar a la restauración.

··· Finalmente no se aplicará la supresión de la bonificación fiscal del diésel que se recogía inicialmente en el borrador de los PGE, pero desde el 1 de enero ha subido el impuesto de matriculación para determinados vehículos, al cambiarse el tramo de aplicación del impuesto en el que se encontraban la mayor parte de los vehículos, lo que en la práctica supone una subida en torno al 5 % de precio de los coches, aunque los vehículos menos contaminantes estarán exentos. En cambio, se modifica por primera vez en más de 20 años el impuesto sobre primas de seguros, cuyo gravamen sube del 6 al 8 %, lo que afectará a todas las primas.

··· El Gobierno prevé abordar la reforma del sistema de financiación autonómica, en la que pretende acometer una armonización fiscal que podría producirse en impuestos como sucesiones y donaciones, patrimonio o actos jurídicos documentados. Además, diferentes comunidades autónomas ya han aprobado para 2021 modificaciones que afectan a diferentes impuestos, que van desde modificaciones en impuestos como el IRPF, patrimonio, ISD e ITP y AJD, hasta deducciones para frenar la despoblación en Asturias.

··· Nuevas figuras son la tasa Google gravará el 3 % de los ingresos generados por determinados servicios digitales de grandes compañías, más concretamente, aquellas con ingresos superiores a los 750 millones de euros a nivel mundial y más de 3 millones en España. Además, desde el 14 de enero ha comenzado a aplicarse la llamada tasa Tobin, que gravará con un 0,2 % el importe de todas las compraventas de títulos de acciones de la Bolsa española con una capitalización bursátil superior a mil millones de euros.

Y por último, el Gobierno también planea subir algunos impuestos especiales, como el del tabaco.

08 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.