Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 junio 2022
18:59
h

Galicia incumple la norma europea sobre radón en el ámbito laboral desde 2018

La directiva de la Unión establece que no se deben superar los 300 bequerelios por metro cúbico y, aunque en viviendas sí se cumple, no en lugares de trabajo // Gran riesgo en Ourense provincia

El radón es el primer factor de riesgo de padecer cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado, y el segundo en las personas que sí han fumado en alguna ocasión –obviamente, el primero es el tabaco–. Es un dato de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo declaró como elemento cancerígeno en 1988. Desde ese año, el conocimiento científico sobre este gas ha avanzado mucho y la última gran aportación ha sido la elaboración de un mapa detallado de presencia de radón en municipios de la provincia de Ourense, elaborado por el Laboratorio de Radón de Galicia e impulsado por la Diputación de Ourense.

Partiendo de la base de que Galicia es la comunidad española con mayor presencia de radón y que Ourense es la provincia que, con diferencia, ostenta el récord de concentración de este gas, desde EL CORREO hemos contactado con uno de los autores de las mediciones, el catedrático Alberto Ruano Raviña, un referente a nivel mundial en la materia. Lo primero es conocer por qué se genera el radón.

“Es un gas que procede de la descomposición de elementos contenidos en la corteza terrestre, fundamentalmente del uranio, un elemento radioactivo que, a medida que pasa el tiempo, emite radioactividad en forma de radiación alfa, y uno de esos elementos en los que se va transformando es el radón”, explica el experto. Así, si estas rocas están presentes en la corteza de una zona determinada y se coloca una casa encima o una oficina, “si no hay un aislamiento adecuado del subsuelo”, el radón, por ser un gas, puede entrar poco a poco en la edificación y alcanzar concentraciones peligrosas para la salud.

En general, gran parte de la población está expuesta al radón, aunque la mayoría lo respiran en concentraciones muy básicas. “Pero, en lugares donde hay mucho radón, exponer al árbol pulmonar a concentraciones de radioactividad elevadas, deriva en un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón”, dice el profesor Ruano. Y, dependiendo de dónde se ubique cada vivienda, y teniendo en cuenta que los elementos que conforman el suelo tampoco son los mismos, puede estarse más o menos expuesto al radón del subsuelo.

ONCE MIL MEDICIONES, LA MAYORÍA EN OURENSE. En el caso de España, el mapa del Consejo de Seguridad Nuclear recoge, hasta la fecha, 12.000 mediciones en otras tantas viviendas. Al Laboratoria de Radón de Galicia, al que pertenece Alberto Ruano, se le encargó medir toda la franja que va desde Asturias hasta Huelva y toda Galicia, un total de 11 provincias, lo que le permitió comprobar que la distribución del radón por la Península es muy heterogénea.

“Donde hay más radón es en Galicia, que tiene el 70 % de su territorio clasificado como de riesgo; le seguiría Extremadura, con el 47 %; y, luego, la Comunidad de Madrid, con algo más de un 30 %”, apunta el experto, que informa de que “es lógico, porque todos estos son lugares tienen mucho uranio en la roca del subsuelo, por tratarse de roca granítica”. A nivel español, este tipo de roca se encuentra en la Sierra de Guadarrama, en el Sistema Central, en el norte de Extremadura, en el sur de Castilla y León, en el oeste de Castilla y León colindando con Portugal... Pero no en exclusiva, pues el profesor Ruano indica que también hay radón en las rocas de EE UU, Reino Unido, Francia o Irlanda.

En el caso más concreto de Galicia, actualmente cuenta con 4.330 mediciones, pero “ampliaremos más el mapa publicado en www.radon.gal para añadir más mediciones de cara al otoño-invierno próximo, llegando hasta las 5.700”. Así Galicia se convertirá, aunque ya lo es ahora, en la región española mejor caracterizada en cuanto a radón interior.

Desde el Laboratorio de Radón de Galicia, en el último proyecto de colaboración con la Diputación de Ourense, consiguieron realizar mediciones en todas las secciones censales de los municipios de Ourense, al menos dos en cada una. Pero, “aunque estamos muy por delante del resto de España en mediciones, siguen siendo pocas, por eso cuanto mejor caractericemos las muestras, más podremos saber acerca de este gas y obtener información para que la población pueda protegerse”.

LA CONCENTRACIÓN MÁXIMA NO DEBE SUPERAR 300 BEQUERELIOS. La actual directiva europea sobre las radiaciones ionizantes, publicada en el año 2014, aplica a propósito del radón las conclusiones de un informe de la OMS elaborado, precisamente, por los profesores Alberto Ruano y Juan Barros. En él ambos pudieron observar que el radón es más peligroso a partir de los 300 bequerelios por metro cúbico –medida que se usa para la concentración de radioactividad–. Por eso, la normativa europea establece que el tope, tanto en viviendas como en lugares de trabajo, está en 300 bequerelios –en EE UU el máximo está fijado en 140, la mitad; en Irlanda e Inglaterra, por acuerdo común, en 200–.

Se dió a los países miembros de la UE hasta febrero de 2018 para adaptarse a esta normativa, lo que significa, tal y como recrimina el experto del Laboratorio de Radón de Galicia que “hace cuatro años que España, y por ello Galicia, tendría que haber aplicado la directiva”, pero “no se ha hecho en su totalidad, por lo que llevamos cuatro años en la ilegalidad en lo que se refiere a concentración de radón en el ámbito laboral”, pues “en el caso de las viviendas sí se cumple”.

En la actualidad, cualquier vivienda nueva tiene que estar protegida frente al radón, y hay un código técnico de edificación que clasifica a los municipios españoles en función de bajo riesgo, moderado o alto. “Si hay un nivel alto de riesgo en un municipio, hay que tomar medidas mayores”, afirma Ruano, que recuerda que “prácticamente en todos los municipios gallegos hay riesgo alto”.

El peligro en la actualidad es que, pese a que todas las mediciones deben hacerse a través de laboratorios acreditados, como el del Radón de Galicia (y otros dos habilitados en la actualidad), lo cierto es que “no hemos detectado un aumento muy grande del número de mediciones en vivienda nueva, más bien al contrario”, por lo que podrían estar sucediendo irregularidades: “No sabemos bien cómo se está midiendo el radón en esta vivienda nueva, si por monitores que se compran por Internet y que no se ajustan a lo que la ley dice, o si se mide de otra forma que no es la recogida en el BOE”. No hacerlo correctamente puede poner en riesgo la salud de las personas.

UNA COMBINACIÓN FATAL: TABACO MÁS RADÓN. Y no es algo que se diga por decir, ya que desde el Laboratorio de Radón de Galicia han realizado muchos estudios sobre mortalidad asociada al radón, entre ellos el más citado a nivel mundial sobre la combinación de radón y cáncer de pulmón publicado en el British Medical Journal.

“En primer lugar hay que tener claro que no hay concentración segura”, afirma el profesor Ruano, que explica que “la relación entre concentración de radón y cáncer de pulmón es lineal: dosis-respuesta”. Eso sí, aunque el radón produce cáncer de pulmón, siempre se habla de forma probabilística, porque, “afortunadamente, no todas las personas que tengan mucho radón en su casa van a desarrollar cáncer”. No hay que generar alarma, sino prevenir.

“He oído hablar a gente por la calle diciendo que Galicia es poco menos que Chernóbil”, se ríe el experto, que, por increíble que parezca, sí lo ha oído. Y recuerda que el primer factor de riesgo del cáncer de pulmón, “sin lugar a dudas, es el consumo de tabaco”. “Cuando una persona nos llama preocupada para que midamos el radón en su casa, lo primero que le voy a preguntar es si fuma y, si me dice que sí, lo primero que le voy a decir es que deje de fumar y se olvide del radón”, zanja.

más peligro hacia montepedroso

··· En el caso de la presencia de radón en el ayuntamiento de Santiago, el profesor Alberto Ruano Raviña cuenta que, según las mediciones realizadas, “hay más radón hacia la zona de Montepedroso que hacia la del aeropuerto”.

··· En Ourense, las zonas de más concentración se dan en la comarca de Allariz-Maceda (un 36,8 %) y en la de Terra de Trives (un 35,3 %). Una de cada tres casas supera 300 Bq/m3. Por municipios: San Cibrao, Allariz y Pereiro de Aguiar, donde lo hacen 4 de cada 10.

x 40

se multiplica la posibilidad de un fumador de contraer cáncer de pulmón si tiene radón en su vivienda. Tal y como explica el profesor Ruano a EL CORREO, “existe una interacción muy fuerte entre radón y tabaco”. Si una persona que fuma puede multiplicar sus posibilidades de contraer cáncer de pulmón por 20 con respecto a una persona que no fuma, si además tiene radón en su casa, puede multiplicar ese riesgo por 40, es decir, el doble. Si una persona no fuma, pero solo tiene radón en casa, estaríamos hablando del riesgo solo de dos frente a uno.

7 %

es el porcentaje de mortalidad atribuida a radón en Galicia por cáncer de pulmón. Esta medida está ajustada en función de la altura de las viviendas, en el primer estudio que tiene en cuenta esta variable y que fue elaborado por el Laboratorio de Radón de Galicia. Sin la correción por altura, la media gallega se elevaría hasta un 13 % o un 14 %. Aunque ese elevado porcentaje sigue siendo real en zonas rurales.

16 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito