Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 21 enero 2021
23:00
h

“Galicia puede cambiar su industria contaminante por otra sostenible”

Su larga trayectoria periodística la empezó en EL CORREO GALLEGO. ¿Qué siente de aquella época?

Emoción, recuerdos... y alegría. Pocos periódicos en el mundo pueden celebrar 50.000 números. Desde Mundiario nos sumaremos y, con suerte, haremos llegar tan buena nueva hasta China, porque somos partner de ByteDance, la multinacional propietaria de la famosa app TikTok pero también de la app de noticias News Republic, de origen europeo, de la que los chinos compraron el 100 %. No tienen prensa local ni regional asociada en España y a nosotros, aunque tenemos la central aquí en Galicia, nos llamaron por ser un medio global con articulistas de muchos países.

¿Es un periodista vocacional o existe una tradición familiar?

Vocacional. Siento, como Alejo Carpentier, que el periodismo es una maravillosa escuela de la vida. Rara vez tengo la sensación de estar trabajando, porque me apasiona casi todo lo que hago.

Cuatro décadas en una profesión de evolución continua, ¿cómo ha cambiado desde su punto de vista?

Antes y ahora, como decía George Orwell, periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas. Visto lo visto desde la Transición, tal vez hay que seguir insistiendo en ello.

¿Pero se ha mejorado?

No parece que se vean mucho ahora figuras emergentes equiparables a los principales exponentes del llamado Nuevo periodismo, como Tom Wolfe, Norman Mailer o Hunter S. Thompson. Seamos francos: aquel periodismo se caracterizaba por aplicar recursos y técnicas de la literatura de ficción y otras corrientes consideradas hasta entonces incorrectas por el periodismo tradicional. El de ahora, tiene mucho más que ver con el corta/pega de las a menudo insustanciales noticias de agencias. Y sin buenos periodistas no hay periodismo. La prensa sin informadores no sería prensa por definición. Alguien debe tener criterio, capacidad de selección, un método profesional ...

¿Vivimos demasiado de prisa?

El médico Gregorio Marañón decía que íbamos a acabar con las enfermedades, pero nos matarían las prisas. No parece que fuese del todo desencaminado.

Prensa, radio, televisión, ¿dónde se encuentra más cómodo?

La verdad es que me gusta todo. Por años, he estado más en la prensa escrita, pero en televisión estuve once años todas las semanas en Telecinco y ahora llevo más de quince en la TVG. También conozco el mundo de la radio, gracias a la Ser y a la Radio Galega.

¿Cómo nació su vinculación o especialización en la economía?

Ya comenzó en EL CORREO GALLEGO, de la mano de José Manuel Rey Novoa, y siguió en La Voz de Galicia, donde fui jefe de sección y redactor-jefe antes de ser director. Después vendría la dirección de la revista económica Capital y más recientemente, desde Mundiario, la dirección del Anuario del Foro Económico de Galicia.

¿El mundo gira en torno a parámetros económicos?

Bueno, ya decía John Maynard Keynes que las ideas de los economistas son mucho más poderosas de lo que generalmente se piensa. De hecho, el mundo no está gobernado por otra cosa.

Como coautor de Estrategias para España publicado en 2008, ¿qué queda de las reflexiones?

He dedicado buena parte de mi trabajo en la prensa económica a dar voz a los economistas, tanto en los medios como en libros como el que menciona. En Capital, con especial éxito, ya que era su director cuando esta revista se convirtió en la primera publicación española en avanzar en su portada –a toda página– la llegada de la crisis, en el verano de 2007. En Estrategias par España, como en toda obra coral, hubo aciertos y errores.

¿La globalización es la culpable de las crisis actuales?

La principal fuente de la prosperidad mundial es el progreso tecnológico y en los 18 primeros siglos de nuestra era fue mínimo. A partir de la primera revolución industrial y del desarrollo del capitalismo, hacia 1820, comenzó una época de creciente prosperidad. La globalización puede ser mala, pero la no globalización aún puede ser peor. Coincido con Guillermo de la Dehesa en que la sanidad, la educación y las políticas de empleo son las mejores políticas microeconómicas que los estados pueden hacer en un mundo globalizado, a sabiendas de que la desigualdad está generada, en un porcentaje por la tecnología y en otro tanto por ciento por la globalización comercial.

¿Qué percepción tiene de la crisis que ahora se está produciendo?

A España se le presenta otra oportunidad de aprovechar los fondos europeos para desarrollar su economía mediante un nuevo modelo productivo, basado en la industria en un sentido amplio. Es un buen momento para ir pensando en proyectos viables que encajen con la nueva filosofía económica de la UE. También en Galicia.

¿Habrá un antes y un después?

Todo parece indicar que así será. Galicia, por ejemplo, si se adapta a las ayudas y a los préstamos europeos puede aprovechar esta crisis para cambiar sus industrias altamente contaminantes por otras sostenibles, adaptadas a la nueva estrategia industrial de la UE.

¿Existe demasiada obsesión por las nuevas tecnologías y se dejó de lado a las industrias tradicionales?

Ambas cosas pueden ser compatibles, como vemos en Alemania, la gran potencia industrial de Europa. Si aquí no es así, debería preocuparnos. Pero industrializarnos más requiere, sobre todo, I+D+i y mejorar la formación profesional.

En Galicia el tejido industrial retrocede constantemente...

Con el 5 % del PIB de España, Galicia es responsable del 15% de las emisiones a la atmósfera. Ni la democracia ni la autonomía han corregido el rol tercermundista de la industria en un país tan rico en energía como Galicia, que tiene poca industria pero contamina más que si la tuviera. Y debe ser consciente de que las industrias contaminantes tienden a desaparecer.

Por cierto, ¿se nota la cercanía de las elecciones autonómicas?

Es lógico que así sea. Pero no sé si se nota lo suficiente en el debate de la reconstrucción y en cómo Galicia debe aprovechar las ayudas y préstamos que concederá la Comisión Europea. Hay miles de millones en juego y apenas hay debate político.

Pedir a los políticos que aúnen esfuerzos en pos de mejorar la vida de los ciudadanos, ¿es una utopía?

Decía Ryszard Kapuscinski que las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Creo que tiene razón, pero tal vez se olvidó de aplicarle el cuento a los políticos. En España los hubo buenos en tiempos de expansión y en las crisis parece que nos tocaron los peores.

mundiario: proyecto global

Trayectoria. Además de su labor en diversos medios de comunicación, José Luis Gómez escribió A vueltas con España (Temas de Hoy, 2005), Galicia ante la CEE

(Biblioteca Gallega, 1983), y José Luis Méndez/La fuerza del líder (Biblioteca Gallega, 1994) y fue coautor de bastantes libros.

Empresario. El proyecto que dirige, Mundiario, ya ha cruzado las fronteras cibernéticas. Lo hizo al ser partner, el único en Galicia, de ByteDance, la multinacional china propietaria de la famosa app TikTok, pero también de la app de noticias News Republic, de origen europeo, de la que los chinos compraron el 100 % recientemente. La relación se basa en que la entidad asiática al no disponer de prensa local o regional asociada en España, la intercambia con Mundiario por ser un medio con articulistas de muchos países.

Definición. Considera, como Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica, que “un periodista es gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente”.

07 jun 2020 / 00:54
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.