Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
08:45
h
Se fijará un marco general para la gestión de la superficie agroforestal, ordenación de usos y el fomento de su recuperación// Aldeas modelo, Banco de expoltaciones o agrupaciones de gestión conjunta son algunos de los procesos TEXTO Ángel Arnáiz

Galicia trabaja en el impulso de movilizar tierras agrarias

Recuperar las tierras agrarias improductivas y ponerlas en valor es un objetivo clave para el futuro del rural gallego. Para ello se está apostando por políticas estratégicas de trabajo que pasan por la movilización y uso de las superficies que se encuentran abandonadas de cara a su aprovechamiento tanto desde el punto de vista agropecuario como del forestal y también de fomento de la renovación generacional del sector primario.

En este cometido, el Gobierno gallego se está volcando a través de diferentes iniciativas de recuperación de terrenos en varios puntos de la geografía galaica, una actuación que se reforzará con la futura Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia, que dará carta de naturaleza legal a fórmulas que ya están funcionando con notable éxito como propuestas piloto.

Entre esas iniciativas sobresalen, entre otras, la de las aldeas modelo, los polígonos agroforestales, las agrupaciones de gestión conjunta, las permutas de tierra de especial interes agrario o el Banco de explotaciones.

RECUPERANDO PREDIOS. Para disminuir el nivel de abandono, acrecentar la base territorial de las explotaciones gallegas y, al mismo tiempo, prevenir fuegos forestales, se trabaja con varias iniciativas focalizadas en el Banco de Terras.

En la actualidad se ejecutan en la comunidad ocho proyectos de movilización de tierras en diferentes zonas y sectores productivos. En esa nómina figura la recuperación de 80 hectáreas de soutos en la Sierra de Courel, en la provincia de Lugo. El trabajo desarrollado aquí servirá de modelo para el Plan de recuperación de los soutos tradicionales de Galicia que busca recuperar estas tierras y ayudar a prevenir incendios, así como rentabilizar la producción de castaña en la comunidad, principal productora en el conjunto de España.

En el concello de Sober, en la Ribeira Sacra lucense, se ejecuta otra de esas acciones, con la recuperación de algo más de 23 hectáreas de terreno abandonado para destinar a pradería. En su fase inicial está también aquí una aldea modelo en Francos de Proendos, con otras 20 hectáreas, que dará continuidad al proyecto. También en los Ancares lucenses, en el concello de Cervantes, se rescataron unas 20 hectáreas de montes vecinales en mano común y una parcela del Banco de Terras de pastizal de montaña.

Por su parte, en el Ayuntamiento ourensano de Cualedro fueron recobradas varias zonas de concentración parcelaria afectadas por incendios para pastizales, con una superficie de 185 hectáreas. Esta acción prosigue con el proyecto piloto de polígono agroforestal, con otras 200 hectáreas más.

La puesta en marcha de una plantación piloto para producir pimiento de la IXP en Arnoia (Ourense) es otra de esas destacadas iniciativas. Aquí se localiza, en su etapa inicial, otra aldea modelo con una treintena de hectáreas que se dedicarán a productos de huerta.

En el municipio pontevedrés de Crecente también está arrancando una actuación que persigue recuperar una zona abandonada para destinar a viñedo. En este caso la intención pasa además por detener los fuegos que entran por Portugal.

En Ferrol se desarrolla un proyecto de huerta, que se lleva a cabo en el lugar de Covas, en una parcela inscrita en el Banco de Terras.

TRASCASTRO Y OSMO. Las aldeas modelo son otra de las acciones sobresalientes puestas en marcha. La iniciativa persigue un doble objetivo: defender a las personas y sus bienes de la amenaza de los incendio forestales al tiempo que se pretende fometar la puesta en marcha de actividades agroganaderas en la franja más próxima a las viviendas, de tal modo que no sea precisa la limpieza de maleza anual, el desbroce, para prevenir fuegos.

A fecha de hoy están registradas en toda Galicia 60 peticiones para aldeas modelo, de las que 18 ya están en marcha, 10.500 parcelas de 2.600 propietarios implicados, que ya suponen la recuperación de una superficie de 531 hectáreas de terreno.

De esas 18 aldeas modelo, una docena de ellas ya están aprobadas y en fase de ejecución y dos se encuentran ya en funcionamiento.

EN MARCHA. Las aldeas modelo que ya están en marcha son las de Osmo, en el peqeño concello ourensano de Cenlle y la de Trascastro, en el lucense de O Incio. La de Parada de Montes, en A Pobra do Brollón, también en Lugo, estará lista a final de este mes.

En el caso de Osmo se actuó en una superficie de 29 hectáreas, correspondientes a 169 parcelas de medio centenar de propietarios. La producción escogida aquí es cerdo celta ecológico.

En la aldea de Trascastro se trabaja ya en vacuno de carne de cachena, también dentro del sello de calidad ecológico, en una superficie total de 14 hectáreas. En esta aldea modelo de O Incio las parcelas recuperadas para la actividad son 178, que pertenecen a algo más de un centenar de dueños.

POLÍGONOS. Para tratar de recuperar el rural gallego, los polígonos agroforestales son otra de las apuestas diseñadas. En este ámbito ya se trabaja en nuevos proyectos piloto en más de 4.100 hectáreas, todos ellos en su fase inicial.

En esa lista de actuaciones se encuentran polígonos para la producción de uva en viñedo en las demarcaciones territoriales de las cinco denominaciones de origen gallegas. En el concello coruñés de Curtis, en Santaia-Foxado se localiza otro y tres más en la provincia de Ourense. Son los de Carzoá, en el concello de Cualedro, que está en la segunda fase; el de Santa Uxía de Lobás, en O Carballiño y el de San Cibrao, en Oímbra.

El objetivo de todas estas actuaciones, que regulará la futura Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia, pasa por recuperar grandes áreas de terreno en desuso mediante proyectos únicos, en lugar de actuar de modo individual en cada parcela. De ese modo, además de ponerlas en producción y obtener rentabilidad de las mismas, son una ayuda para prevenir los incendios .

revisión de titularidad

··· La futura Ley será el instrumento que permita iniciar la actualización del Catastro, cuestión que compete integramente al Ministerio de Hacienda. Así, con esta norma se iniciarán procedimientos administrativos de revisión de titularidad, geométrica y topográfica de aquellas parcelas en las que no exista un interés por recuperarlas o ponerlas en valor. En este sentido, tras ese proceso de revisión, la Xunta notificará los resultados a dicho ministerio para que proceda a su actualización, una cuestión demandada de modo recurrente por la ciudadanía.

··· En la ley se fija y detalla todo lo que atañe a la declaración de abandono o infrautilización de predios, un paso previo básico y fundamental para fomentar su gestión. Como consecuencia de este proceso reglado, a los titulares de terrenos infrautilizados se les ofrecen tres opciones: recuperar el terreno y ponerlo en condiciones de laboreo y producción, ceder a un tercero su uso y aprovechamiento o, por último, incorporar la finca al Banco de Terras, dependiente de la Axeencia Galega de Desenvolvemento Rural.

26 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito