Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 20 julio 2024
09:49
h

Gerardo Rial completa dos años en prisión preventiva por la droga de Ribadeo

La jueza María Tardón ya dictó auto de procesamiento y ahora está a la espera de que se fije fecha de la vista

Dos años, un mes y trece días lleva Geardo Rial Iglesias, el pastelero, en manos de la Justicia española. La mayor parte de ese tiempo la pasó en la cárcel de Topas, en Salamanca, aislado de sus compañeros de fatigas que, al menos en el caso de los tres gallegos, tuvieron la suerte de ser trasladados al penal de A Lama, en Pontevedra, más cerca de sus familia. Era el 28 de octubre de 2020, cuando fueron apresados en Ribadeo Gerardo Rial y su lugarteniente José Ángel Rodríguez Oubiña junto a otros dos arousanos y dos ciudadanos serbios miembros del clan de los Balcanes, cuyas identidades responden a las iniciales P.P y N.D.. Los seis se disponían a recepcionar 560 kilos de cocaína, la primera parte de un alijo mayor que iban a encargarse de distribuir abriendo una nueva vía por toda Europa.

Transcurrido todo ese tiempo la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, María Tardón mantiene al Pastelero, miembro de una conocida saga de narcotranportistas del Salnés, encerrado en el duro penal salmantino sin atender a las peticiones de puesta en libertad que presentan sus abogados. La magistrada acaba de dictar el auto de procesamiento que envió al ministerio Público para que elabore el escrito de acusación en relación al alijo de cocaína localizado por la Guardia Civil y agentes de la DEA, en un operativo en la costa de Ribadeo.

A los cuatro gallegos los pillaron en el interior del chalé mientras que los serbios ni siquiera llegaron a la cita, los agentes les apresaron en la rotonda de acceso a la vivienda. En el operativo participaron miembros de los equipos antidroga de la Guardia Civil y agentes de la DEA, algo inusual y que llamó mucho la atención: normalmente los norteamericanos se encargan de avisar y facilitar información privilegiada pero en esa ocasión quisieron estar in situ tanto en las detenciones como en el recuento de la droga,

Más de dos años después el considerado como líder del grupo gallego, Gerardo Rial, continúa aislado de sus compañeros tras completarse una investigación que se torció cuando se comprobó que la operación había sido auspiciada por la DEA y que en realidad se trataba de una entrega controlada por agentes encubiertos de la Guardia Civil.

Previamente habían logrado contactar con los dos grupos de narcotraficantes: con narcotransportistas gallegos que se iban a encargar de llevarlas hacia Madrid y miembros del clan de los Balcanes.

Todo estaba preparado. Los arousanos se desplazaron al lugar fijado con coches preparados para el transporte. Los dos ciudadanos serbios probarían la calidad de la coca y abrirían una nueva vía de entrada hacia el resto de Europa de la mano del grupo que lideraba Gerardo.

OPERATIVO CONTROVERTIDO. La cocaína llegó a España unos días antes en un avión custodiada por efectivos de la conocida agencia antidroga de Estados Unidos. Los 560 kilos aterrizaron en la base de Torrejón y fueron custodiados por números de la Guardia Civil hasta el momento en que se efectuara el simulacro de intercambio. Toda la operación tenía autorización judicial, tanto por parte de la magistrada María Tardón como la Fiscalía Antidroga de la Audiencia nacional habían dado el visto bueno al considerar que cumplía con los requisitos legales.

La jueza en el auto señala a Gerardo Rial como el cabecilla de la organización, le acusa de un delito contra la salud pública sobre sustancias que causan grave daño a la salud y señalaba que “ ha dirigido el traslado y posterior recepción de una cantidad de cocaína de notoria importancia” y señalaba que “ abía organizado el cargamento de la remesa de cocaína en un país sudamericano y su recepción en Galicia, apoyado por una organización de Serbia”.

Ante las dudas planteadas por lo abogados, la magistrada prefirió completar una investigación que parecía sencilla reclamando a la DEA el procedimiento abierto por la agencia norteamericana sobre dónde se incautó la droga, el barco que la llevaba, a quién pertenecía, de dónde provenía y cuál era su destino; habida cuenta de que la incautación, de acuerdo con la información facilitada por los agentes USA, se produjo en el Pacífico pero sin aportar más información.

La jueza, además, en el escrito enviado a la DEA pidió que incluyeran la copia de la Fiscalía de Florida autorizando el envío de la más de media tonelada de cocaína a España en un avión de agencia antidroga de EEUU. Ahora ya solo queda el juicio.

12 dic 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito