Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
01:23
h

Golpe a las agencias de viajes

Las restricciones a viajar por el coronavirus acentúan la crisis en el sector, con cierres en distintas urbes, recortes de plantillas y en sus horarios // El turismo de interior es su principal salvavidas

Resistieron el primer envite de la pandemia luchando a brazo partido contra todos los elementos posibles, pero con la llegada del otoño y la amenaza de nuevas y más duras olas de la pandemia sanitaria, a las agencias de viajes de Galicia apenas les salen los números para sobrevivir hasta que se despeje el horizonte y se vuelvan a contratar viajes.

Cierres de oficinas y de locales, reducciones de personal y rebajas de los horarios de trabajo. Es el escenario que afronta un sector menguante que en Galicia se aferra, con fuerza, a todos los atractivos de la comunidad autónoma para lanzar al mercado numerosas propuestas con las que mover al turismo local y atraer al de otras comunidades.

El presidente la Asociación Galega de Axencias de Viaxes (Agavi), Juan Rivadulla, ante la constatación de que en ciudades como Vigo estas últimas semanas se produce el cierre de oficinas de firmas reconocidas, así como la concentración de personal y el ajuste en la atención, explica que la estrategia de las empresas pasa por reducir costes tanto en las oficinas de las grandes ciudades como en las del rural.

Juan Rivadulla cree que desde el inicio de la pandemia hasta el momento puede haber cerrado cerca del 25 por ciento de las oficinas y otras han aplicado un ERTE y estarán clausuradas hasta que finalice esta medida de regulación y observen como evoluciona la situación . Explica que la solución de las que están fuera de la competencia de las grandes urbes, ante la negativa de los propietarios de los locales a bajarles el precio del alquiler mientras se prolonga la crisis sanitaria y económica, han apostado por el teletrabajo antes que por cerrar. “Cuentan con clientes de toda la vida y deciden mantener la actividad desde sus casas para seguir garantizándose una serie de ingresos”, apunta.

La panoplia de medidas adoptadas por las empresas para estrechar sus costes y evitar el temido cierre está basada en la previsión de que la recuperación del sector “va a ser muy lenta, y muy poco a poco”, detalla Juan Rivadulla.

CLIENTE AUTÓCTONO. Con los viajes en avión en mínimos por existir escasas conexiones y la ausencia de los desplazamientos a distintos destinos que alimentaban las agencias, “y poco trabajo”, el flotador de las gallegas son los convenios turísticos firmados con Turismo de Galicia de la Xunta por las distintas asociaciones “para potenciar el turismo interno, tanto con el bono turístico, como con el programa Elixe Galicia”, señala el presidente de la asociación. “Se trata tanto de conseguir clientes para Galicia y de promocionar paquetes dentro de nuestra comunidad”, completa el argumento.

El otoño en la comunidad gallega se revela como una fuente de negocio, tanto con la promoción del ocio en las áreas rurales, como de la reseñable gastronomía autóctona. “Este es el momento de redescubrir nuestra tierra” y esta es una de las vías con las que “estamos trabajando en este complejo escenario que vive nuestro sector”.

Sin los viajes del Imserso, que no son una panacea para las empresas porque que desde hace años pelean por mejorar las condiciones y contar con una mayor rentabilidad, las opciones para el turismo de sol y de las personas mayores también se han visto reducidas. “Para el ochenta por ciento o más de las personas que viajaban con el Imserso las opción de las promociones con los bonos turísticos del Mediterráneo también se reducen porque tienen que viajar en sus coches y son viajes muy largos; o comprar el billete de avión aparte, por lo que se les encarece mucho esta posibilidad”.

Juan Rivadulla anima a acudir a las agencias de viajes “porque disponemos de las herramientas y de la información para dar, eso, una información veraz y adecuada de los destinos a los que se puede ir en una situación como la actual. Decimos como y de qué forma se puede y debe de viaje”. Defiende que el cien por cien del sector gallego está preparado “y cumple todas las medidas higiénico-sanitarias para que las estancias sean seguras”.

El presidente del colectivo Agavi avanza que a los planes que están en marcha se sumarán otros nuevos que se aplicarán “a medida que nos vayamos recuperando”.

Este profesional señala la trascendencia que representa para las empresas dedicadas a los viajes que los políticos de los distintos países lleguen a un consenso mundial en torno a los desplazamientos .

el experto
“hay miedo a los efectos de otra ola”
Juan Rivadulla Presidente de Agavi

Experto en el sector turístico, Juan Rivadulla reconoce que “siempre está ahí” el miedo ante las nuevas oleadas de la pandemia y sus consecuencias económicas. Reseña que en estos momentos han visto como se ha limitado al máximo su campo de actividad al haberse suspendido no solo los viajes de ocio de las personas de todas las edades, sino los programas del Imserso, así como los congresos y las ferias que son una importante fuente de ingresos.

Este profesional argumenta que “es una situación complicada y muy delicada donde nosotros, las agencias de viajes, somos el eslabón que está en contacto directo con el cliente pero el último de la cadena de valor de un viaje, porque no podemos vender unas vacaciones si no hay líneas aéreas, por tanto, tenemos que esperar a que todo se vaya recuperando”.

Se congratula de que la herramienta del turismo del interior de la que tira el sector “está funcionando bastante bien, dentro de lo complicado que está todo, incluso para el turismo de interior con los rebrotes”.

18 oct 2020 / 22:25
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito