Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
12:16
h

La desesperación por su futuro lleva a trabajadores de Ence a encerrarse en el concello de Pontevedra

La compañía pasa al ‘off’ en Lourizán a partir del lunes para su revisión técnica anual // Sostiene que aplicará las más estrictas medidas de seguridad y prevención frente a la COVID // Durará hasta el día 25 y se invertirán en mejoras productivas cerca de dos millones de euros // “Vamos a montarla en Madrid”, aseguran desde CC.OO., a donde acudirán este viernes

Trabajadores de la fábrica pontevedresa de Ence se encerraron desde este mediodía en la sede del Concello de la Ciudad del Lérez, agobiados porque no son recibidos ni por la subdelegada del Gobierno en la provincia, Maica Larriba, ni por la presidenta de la Deputación, Carmela Silva. Allí fueron visitados por el presidente del PP de Pontevedra, Rafael Domínguez, quien dijo apoyar sus reivindicaciones y entender la absoluta ansiedad que está pasando una plantilla que ve amenazada su actividad si el Gobierno central de Pedro Sánchez mantiene su intención de erradicar, a través de la futura Ley de Cambio Climático, toda industria próxima a la costa, independientemente de que un Ejecutivo anterior, el de Mariano Rajoy, prorrogase por décadas su concesión en dominio marítimo-terrestre. Los empleados aseguraron a los medios que mantendrán sus reivindicaciones y actos hasta que se les dé soluciones a su grave problema.

Este grupo de trabajadores, movilizados por Comisiones Obreras, se enrocaron en el consistorio mientras el comité de empresa de la fábrica mantenía una reunión telemática con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán. Detalla Europa Press que el encierro se inició pasadas las 11.00 horas del jueves, después de que la presencia de la Policía Nacional evitase la protesta en la Subdelegación del Gobierno. Se dirigió entonces hasta las oficinas centrales del Ayuntamiento, en la calle Michelena. Allí, accedieron hasta la tercera planta del edificio, donde se encuentran el despacho de la Alcaldía.

Junto a ellos estaba el secretario de organización provincial de CC.OO., José Luis García Pedrosa, que justificaba la acción como medida de presión para reclamar una solución a la situación de la empresa pastera, tras la modificación del actual artículo 18 de la Ley para el cambio climático y la transición ecológica, al entender que impide la continuidad de la fábrica en su actual localización en Lourizán en terrenos de dominio público marítimo terrestre. “Esto es una reconversión del sector industrial y forestal con el objetivo de que Ence cierre”, dijo el sindicalista.

Según García Pedrosa, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, está “persiguiendo y dando caza” al personal de Ence. “Si piensan que les va a salir gratis, están tremendamente equivocados (...) Solo nos dejan como camino la lucha combativa”, agrega. En el exterior del edificio, la delegada de CC.OO. y presidenta del comité de empresa de Oficinas de Ence, Ana Cedeira, anunció que van manifestarse este viernes ante la sede del Ministerio de Transición Ecológica. “Vamos a montarla en Madrid”, avisó. Cedeira reclama una entrevista directa con la ministra Ribera, rechazando a Hugo Morán como interlocutor.

En medio de la polémica alrededor de su porvenir, y con el debate abierto sobre la seguridad de sus instalaciones, le llega el turno a la factoría de Ence en Lourizán, “como cada año”, para iniciar desde el próximo lunes su parada técnica anual, que previsiblemente desarrollará hasta el día 25 de este mes.

Durante este proceso, la planta de Ence Energía y Celulosa se someterá al exhaustivo programa anual que le permite, sostienen en un comunicado el grupo, “incorporar nuevas tecnologías a fin de seguir reforzando su eficiencia, fiabilidad y excelencia ambiental”. Apunta que es el mismo procedimiento que ya tuvo lugar en la otra biofábrica de la compañía en Navia, Asturias, donde la parada se desarrolló entre los pasados días 1 y 10 de marzo.

El pasado ejercicio, recuerdan, como consecuencia de las excepcionales circunstancias derivadas por la COVID-19, este procedimiento se demoró en Lourizán al verano, se hizo entre los días 6 e 17 de julio.

Este años se vuelve a los meses tradicionales, de marzo-abril, con una parada técnica que supondrá una inversión aproximada de dos millones de euros, cuantía similar a la de Navia. Estos recursos irán destinados no sólo al mantenimiento de la instalación, sino también a la “mejorar su eficiencia y sostenibilidad”.

Inmersos aún en la pandemia, Ence apunta que aplicará de forma “exhaustiva un estricto protocolo de seguridad frente al virus, que se aplicará tanto a las cerca de 400 personas que trabajan de forma directa en la compañía como a las alrededor de 700 que, adicionalmente, acudirán a la factoría estos días para realizar los labores relacionados con la parada, la mayoría de empresas provenientes de la propia Galicia, destacan.

Adaptándose a la situación de riesgo, Ence tomará la temperatura y entregará máscaras FFP2 a todos los trabajadores propios y externos. También se realizarán test de antígenos cada cuatro días y se controlará o acceso a través de una aplicación móvil. La compañía distribuirá a los empleados en diferentes “burbujas”, limitando el contacto y garantizando siempre la distancia de seguridad.

La plantilla de Ence se mantiene en las últimas jornadas muy activa en movilizaciones, incluso con acciones sorpresa, para tratar de evitar que la futura Ley de Cambio Climático no provoque un decaimiento de su prorrogada concesión por ser retroactiva, lo que pondría la fecha de caducidad a las instalaciones en 2033, impidiendo ejecutar una inversión acumulada cercana a los 400 millones por el grupo.

Encuentros de Morán con el comité de empresa y con los ecologistas de Defensa da Ría

Los miembros del comité de fábrica de Ence en Pontevedra mantuvieron el jueves una reunión telemática con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, a quien pidieron la creación de una mesa de trabajo como un “foro único” en el que “garantizar el futuro y la continuidad de nuestros puestos de trabajo”.

En la entrevista le solicitaron que el Gobierno central convoque “con carácter inmediato” a todas las partes implicadas, entre las que citan a la Xunta, a la empresa y a los trabajadores, para “intercambiar opiniones, análisis y estudios” de la situación. “Es de esta forma plural la única manera que tendremos los trabajadores de garantizar el futuro de nuestros puestos de trabajo”, señala el comité de fábrica a través de un comunicado.

Pero también la Asociación Pola Defensa da Ría (APDR) mantuvo otro encuentro a través de Internet con el secretario de Estado para el Medio Ambiente y con la directora general de Costas, Ana María Oñoro.

Según informó el presidente de la APDR, Antón Masa, los representantes del Ministerio de Transición Ecológica reiteraron que el plazo máximo de 75 años de permanencia de una instalación en terrenos de dominio público marítimo-terrestre (incluidas las prórrogas), viene fijado por la Ley de Patrimonio del Estado, una ley de rango superior a la que hoy se discute.

Por su parte, la Ley de Costas, “reformada por el Partido Popular en el año 2013”, limita (en su artículo 32) la permanencia en estos terrenos a aquellas actividades o instalaciones que, por su naturaleza, no puedan tener otro emplazamiento, “una circunstancia que no se cumple en el caso de Ence”.

“Una situación que, de cumplirse la ley, obligaría a Ence a abandonar Lourizán sin siquiera esperar la que se cumplan los 75 años de permanencia establecidos para aquellas actividades que tengan derecho al uso del dominio público”, señala la APDR. Igualmente, señala el colectivo ecologista que los representantes del Ministerio confirmaron que “lo mismo se puede decir para las actividades relacionadas con la industria mar-alimentaria, que en nada se verán afectadas por el artículo 18 de la Ley”.

Estas actividades están reguladas por la ley de pesca de Galicia, una legislación autonómica que, además, fija unas prórrogas inferiores a las establecidas en el proyecto de Ley de Cambio Climático.

“Tal y como nos hicieron llegar Morán y Oñoro, el Ministerio trabaja con el horizonte del año 2033, en el que se cumplirían los 75 años desde la concesión de los terrenos en Lourizán, como data fecha para la permanencia de Ence en la Ría”, señaló la APDR en un comunicado.

Añaden que, en todo caso, y toda vez que la decisión sobre la legalidad o no de la prórroga de Ence está en las manos de la Audiencia Nacional, “habrá que esperar al fallo del tribunal para adoptar, en su caso, cualquier decisión”.

11 mar 2021 / 12:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.