Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 03 agosto 2021
12:30
h

La eólica marina activa en Ferrolterra un millar de nuevos empleos

Son fruto de la alianza de Iberdrola, Navantia y Windar y su planta de cimentaciones // En el inicio de 2022 arranca la primera fragata F-110

La triple alianza de Iberdrola, Navantia y Windar supondrá un salto adelante en la eólica marina y en el empleo industrial en Ferrolterra. Los presidentes de las tres compañías sellaban, ante el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, el acuerdo marco permitirá, gracias a una inversión inicial de 36 millones de euros, habilitar una nueva factoría de cimentaciones para la eólica marina que generará más de mil empleos de calidad.

En un acto celebrado en el astillero de Fene se sellaba esta entente que permitirá fabricar y suministrar al grupo energético los llamados monopile XXL, un proyecto con el que el grupo que lidera Ignacio Galán avanza en su estrategia de crecimiento en el mercado eólico marino y refuerza su papel tractor en la industria local. Los dos fabricantes amplían sus capacidades en este sector de futuro.

Las actuaciones incluyen la adaptación de una nave para curvar chapa de gran espesor y hasta 16 m de diámetro, nuevas cabinas de pintado y zonas de almacenamiento para producto terminado, así como equipos de última tecnología necesarios para la fabricación. La nueva fábrica de monopiles XXL, cimentaciones de más de 100 metros de longitud y hasta 2.500 toneladas de peso, estará disponible en un plazo de 13 meses y se situará en una parte de la instalación del astillero de Fene, sin interferir con los medios productivos destinados a la construcción de otros productos de eólica marina, como son los jackets y estructuras flotantes.

Iberdrola podrá realizar pedidos de 130 cimentaciones al consorcio Navantia-Windar entre 2023 y 2025 para futuros parques eólicos marinos, por valor de hasta 400 millones de euros, y se asegura el suministro preferente de una parte de estos componentes para los próximos años. Junto a Galán rubricaron el pacto Ricardo Domínguez, presidente de Navantia; y Orlando Alonso, presidente de Windar.

Feijóo mostró en la clausura del acto su confianza en que la eólica marina en Galicia abra “oportunidades para la recuperación económica”, previa regulación, y siempre respetando y coordinándose con actividades vitales como la pesca. Para su avance destacó la creación del Observatorio Eólico Marino que integra la industria, el sector pesquero y la Administración, así como el trabajo junto a Asturias y Cantabria para promover el desarrollo ordenado de esta nueva fuente energética renovables.

Mostró su confianza el jefe del Ejecutivo gallego en que esta industria ‘offshore’ siga generando nuevas oportunidades que “se traduzcan en empleo y facturación”, como es el caso de la presentada en Navantia Fene, tanto en Galicia como para la comarca. En ese punto recordó la crisis que atraviesa Ferrolterra y reclamó el compromiso de todas las Administracións públicas: “La solución pasa por sumar esfuerzos para buscar soluciones”, argumentó, el plan Ferrol que postula la Xunta es una vía idónea pactada con los agentes sociales.

Quedó claro que la eólica marina salvó de la falta de carga de trabajo a buena parte del naval ferrolano, al ralentí y sin contratos puente de barcos a la espera de iniciar las fragatas F-110, por lo que citó entre las medidas como la construción de un Buque de Acción Marítima “que sirva para paliar este año y medio en blanco”, dotar de carga de trabajo al área de reparaciones mediante el encargo de la transformación del buque Galicia; y la agilización del proceso de modernización del astillero Navantia Ferrol, invirtiendo en el dique seco y en el taller de subbloques.

Feijóo incidió en la importancia de potenciar las áreas de reparaciones y carenas, así como la de turbinas, además de diseñar, desarrollar y comercializar nuevos productos destinados a energías renovables. También apostó por avanzar en la puesta en marcha del Centro de Excelencia Navantia-Siemens de Ferrol, que aspira a generar 1.700 empleos y capacitar a 30.000 trabajadores a través de programas de formación.

Sobre la actividad del astillero departamental aportó una clave importante la ministra de Hacienda, quien avanzó que la primera unidad de las F-110 se comenzará a construirse en las gradas de Navantia en la ría norteña “a principios” del próximo año 2022, recordando que este megacontrato generará “unos 7.000 empleos entre directos y la industria auxiliar” en la comarca.

En vanguardia. Sobre la eólica marina, María Jesús Montero puso en valor el potencial de la cooperación público-privada para aportar “innovación y vanguardia” y también “el trabajo muy duro que ha hecho Navantia Fene” para posicionarse en este terreno, que “va a ser protagonista en la descarbonización de la economía, en esa necesaria transición ecológica y energética sobre la que tiene que pivotar la modernización del modelo productivo”. Este acuerdo entre empresas, dijo, facilita que España se sigue en la vanguardia de este sector. “España está en condiciones de ser una potencia internacional en economía azul”.

La ministra subrayó el compromiso del Gobierno para que “la apuesta por las energías renovables no implique que nadie se quede atrás”, de manera que “la transición energética sea una transición justa”.

Los actores de la triple alianza
La suma de Iberdrola, Navantia y Windar genera un consorcio imbatible en el sector mundial
Image

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, destacó en su discurso en Fene que “creamos una alianza que combina los planes de crecimiento de Iberdrola con la competitividad y el buen hacer de Navantia y Windar”. El grupo energético cuenta con una cartera de proyectos eólicos marinos que va a requerir inversiones de cerca de 30.000 millones en esta década en todo el mundo. “Una unión –destacó Galán– que, además, refleja nuestra vocación de forjar alianzas con el tejido industrial español, como gran empresa tractora que somos y que tratamos de desarrollar siempre a través de acuerdos a largo plazo, dando estabilidad y certidumbre a nuestros proveedores, generando actividad y puestos de trabajo de forma sostenida”.

El acuerdo marco entre las compañías no se suscribe a un solo proyecto, sino que hace de Windar y Navantia aliados de Iberdrola en su estrategia de desarrollo sostenible al menos hasta 2025.

“Queremos anticiparnos e invertir en instalaciones, maquinaria y equipos de última tecnología para ser actores relevantes en este mercado”, dijo el presidente de Navantia, Ricardo Domínguez. Así, subrayó que esta nueva colaboración con Windar e Iberdrola es un “proyecto innovador y ambicioso”, con el que la empresa pública consolida y amplía su apuesta por un sector que “brinda enormes oportunidades”. “Confiamos en que, mediante este acuerdo, se afiance más si cabe la relación entre las tres compañías, que, sin duda, redundará en el beneficio de la industria española y de Ferrolterra”, añadía el titular del astillero.

“Iniciar esta producción supone ingresar en el selecto club de las pocas empresas que en el mundo occidental tienen capacidad para ello. Solo otros cuatro fabricantes, de tres países europeos, pueden producir lo que nosotros vamos a hacer en Fene”, incidió el presidente de Windar, Orlando Alonso. También apuntó que el proyecto requerirá “invertir en capacitación profesional, con el fin de contar con personal altamente especializado. Para ello, resultará imprescindible desarrollar ambiciosos programas de formación, objetivo para el cual esperamos contar con la Xunta”, sostuvo.

El acuerdo de colaboración entre las tres empresas refuerza la apuesta de Iberdrola por la transición energética y su contribución a la recuperación verde y el empleo, asociada a proyectos renovables de futuro y afianza una relación de más de siete años entre Iberdrola y Navantia-Windar que, entre ambos, suman contratos por un valor cercano a los 1.300 millones de euros.

“Este puerto, que durante siglos fue considerado el fin de la tierra y que se convirtió después en punto de partida para tantos hombres y mujeres que salieron en busca de un futuro mejor, se reafirma hoy como núcleo de innovación, tecnología y capacidad manufacturera”, explicó el presidente de Iberdrola.

Así, la colaboración pone de manifiesto el papel de los astilleros de Navantia en la economía local en los distintos territorios. Navantia-Windar son los únicos fabricantes que abordan el conjunto de componentes de un parque eólico marino: cimentaciones fijas o flotantes, torres y subestaciones eléctricas. “Nuestro compromiso con Fene en torno a las energías verdes da hoy un paso decisivo”, señaló Ricardo Domínguez.

Las tres compañías han reafirmado su apuesta por las diversas tecnologías para impulsar la energía eólica marina, tanto fija como flotante. “Navantia-Windar ha construido el 85 % de las estructuras flotantes en parques pre-comerciales y es nuestro objetivo desarrollarnos como líder global, aprovechando sinergias con nuestra actividad principal, que es la de constructores navales, en un tipo de producto donde estamos convencidos que Iberdrola desempeñará un papel relevante”, añadió el presidente de la empresa pública.

En renovables, almacenamiento por bombeo hidroeléctrico, metanol verde o movilidad eléctrica
Apuestas NextGen de Iberdrola en Galicia: 4.400 millones de euros para crear 20.000 empleos
Image

En su intervención, Ignacio Galán también hizo referencia al compromiso de la compañía para “continuar innovando para desarrollar nuevas oportunidades” en la región, de la mano de otras tecnologías, como lo es la eólica marina flotante, que podría permitir trasladar las capacidades de la industria española en proyectos localizados en costas gallegas.

Para el desarrollo industrial en Galicia, en alianza con numerosas empresas locales, Iberdrola presentó al programa Next Generation EU más de 25 iniciativas ligadas a las energías limpias, el almacenamiento por bombeo hidroeléctrico, el metanol verde, la movilidad eléctrica o la economía circular, que podrían movilizar 4.400 millones de euros y crear 20.000 empleos en la comunidad, en sectores alineados con el llamado Pacto Verde Europeo.

Asimismo, recordó el titular de Iberdrola la red creada con infinidad de empresas –grandes y pequeñas–, que han emprendido con Iberdrola el viaje hacia la sostenibilidad, la competitividad y la internacionalización, impulsando 400.000 puestos de trabajo en todo el mundo, 85.000 de ellos en España. Entre estas empresas se encuentran los más de 200 proveedores gallegos, como Teiga TMI, Técnica 4, CEASA, Sarpel Ingeniería, Conelec o Milsa, a las que solo en estos últimos 18 meses se han realizado pedidos por valor de cerca de 600 millones de euros.

Iberdrola sostienen que lleva dos décadas liderando la transición energética y actuando como agente tractor clave en la transformación del tejido industrial y la recuperación verde de la economía y el empleo. La compañía ha lanzado un plan de inversión histórico de 150.000 millones de euros en la próxima década (75.000 millones de euros para 2025), con los que triplicar la capacidad renovable y duplicar los activos de redes y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo. Tras inversiones de 120.000 millones de euros en los últimos veinte años, Iberdrola es líder en energía renovable con más de 35.500 megavatios instalados; un volumen que convierte a su parque de generación en uno de los más limpios del sector energético.

23 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.