Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 noviembre 2020
01:04
h

La Erpol desmontará una gran red furtiva que sacaba tajada del percebe en A Coruña

Fernando Molina cifra entre 15 y 20 personas, las que se podrían ver involucradas en esta cadena de distribución

A Coruña. Un macrooperativo dirigido por el equipo de respuesta policial (Erpol) de la policía autonómica gallega está a punto de desmantelar una red de furtivos y distribuidores que se lucraban ilegalmente del percebe en A Coruña.

El dispositivo, que se inició hace aproximadamente 40 días, ya se da casi por concluido. “Nos falta tomar declaraciones, procesarlos contra un delito contra la flora y la fauna, y presentarlo en el juzgado”, explica Fernando Molina, jefe del grupo, destacando que en dos o tres semanas estará en la audiencia.

Durante esta investigación, la Erpol incautó “sobre unos 30 kilos” en una operación “infraganti”. Sin embargo, aún teniendo prácticamente todos los cabos atados, podrían aparecer nuevos involucrados.

“Entre 15 y 20 personas” serían, según Molina, las presuntas artífices de esta trama en la que actualmente estas autoridades ya tienen “sobre 12 o 13” individuos.

En este sentido, el encargado de supervisar estos operativos añade que “no es lo mismo un tema aislado de una persona” que va a realizar estas actividades en comparación con los grandes grupos.

En este caso, la organización tomaba esos percebes y se los vendía a otras personas, lucrándose “cuando los propios mariscadores que están allí no pueden cogerlo porque está la veda cerrada”.

Molina incide en que ahora mismo se están desenvolviendo otras operaciones, tanto por la provincia herculina como en las Rías Baixas, explicando la importancia de eliminar esta acción clandestina.

Para ello, según sus palabras, es fundamental “atacar al intermediario”, trabajando a fin de “demostrar todo el recorrido”. Desde el que pesca hasta quien lo adquiere.

“Hay furtivos porque alguien les compra”, asevera el subinspector Fernando Molina, destacando que “mientras alguien les compre siempre va a haber furtivos”.

En este sentido, el jefe de la Erpol indicó que hasta la fecha se levantaron sobre 1.500 actas de denuncia. “Comparado con otros años ha bajado bastante”, reconoce Molina, confesando además que a nivel “penal” también disminuyó “un poquito” con aproximadamente 80 personas investigadas o detenidas.

“De las intervenciones que hemos hecho todos estos años los juicios están saliendo ahora”, añade el policía, manifestando que “cuando empiecen a salir condenas” probablemente “se lo pensarán mejor”.

Cuestionado sobre las intenciones de estos individuos a la hora de dedicarse a faenar, así como la justificación que ofrecen a los jueces, una vez son procesados, Molina indica que “siempre dicen que no tienen otra cosa que hacer” y “ que se ganan la vida de esa manera”.

LOS GRANDES LAZOS DEL MAR. “Nos llevamos muy bien y tenemos una muy buena colaboración con guardacostas”, explica Molina, comentando también la excelente relación que conservan con las cofradías, ya que todos están implicados. Precisamente gracias a su trabajo, además de la esencial colaboración ciudadana, consiguen atrapar a estos criminales que tanto daño provocan a las familias gallegas que viven del sector pesquero.

La falta de efectivos policiales también está presente en el océano

Santiago. Abel Lobato, responsable del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Santiago, que trabaja en el cuerpo autonómico dentro del ámbito de medio ambiente, evidencia una vez más la necesidad de “reforzar” esta unidad, destacando que ayudan al equipo de respuesta policial ante la falta de efectivos: “Estamos apoyando a las cofradías, porque ellos tampoco dan abarcado todas las operaciones con el número de agentes que tienen”

Sobre la forma de trabajar de este grupo, con relación al furtivismo, el portavoz del SUP en la capital gallega destaca su enorme constancia, representada en los sucesivos controles que llevan a cabo.

“Han estado vigilando hasta el mismo día de Nochebuena por la noche”, resalta Lobato, comentando una de las patrullas que varios agentes de este cuerpo efectuaron “el año pasado a las 2 de la mañana”. Se va al delincuente a pequeña escala, pero “últimamente se están potenciando las grandes operaciones”.

“Empiezas teniendo una información que vas tirando del hilo”, explica el policía, apuntando que “son muchas tronchas (seguimientos) en las rías”. En este sentido, asegura que están “contentos” puesto que la Xunta les proporciona “los medios” necesarios y “hay una gran colaboración con guardacostas”.

Sin embargo, denuncia “un grave problema” actualmente en este cuerpo: las plazas. “Nos dan todo lo que necesitemos (señala en relación el Gobierno autonómico) pero tenemos un déficit de 120 agentes”, expone Lobato.

El funcionario espera, “ahora que viene el Xacobeo, a ver si la dirección de una vez convoca el concurso que llevan 7 años y medio sin sacar”. “El nivel es bueno, pero no tenemos gente”, comenta.

En cuanto a cómo afectó la pandemia en la actividad furtiva, Lobato indica que “estuvo muy parado” y “prácticamente no había (actos) porque la gente no podía salir”.

“Esas operaciones se seguían vigilando, pero se estaban dejando dormir”, manifiesta el portavoz compostelano del Sindicato Unificado de Policía. En aquellos momentos, todos los grupos pasaron a “depender del covid”, aunque ahora, nuevamente “se está vigilando las rías” con especial dedicación, ya que “viene la campaña de Navidad”.

22 nov 2020 / 21:16
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito