Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 septiembre 2020
23:04
h

La familia de Déborah, a la espera del Imelga para la exhumación

Frustrado el intento de clonar en el juzgado de Tui un disco duro del ordenador de la joven

Vigo. Los abogados de la familia de Déborah Fernández Cervera solicitan a la jueza que se dirija al Instituto de Medicina Legal de Galicia, Imelga, para que informe si les consta que se hubiera embalsamado el cuerpo tras su hallazgo en 2002. Lo hacen una vez que recibieron confirmación de la empresa mortuoria de Vigo que en sus registros no consta una práctica sanitaria con el cadáver de la joven .

Si la respuesta es positiva, el siguiente paso será solicitar a la magistrada que, en el caso de ser todavía posible, se realicen pruebas de ADN. Así lo confirmó a esta redacción el abogado Ignacio Pérez Amoedo, tras reseñar que desistirán de esta prueba si el cuerpo finalmente no fue embalsamado.

La familia sufrió ayer una nueva decepción al ver frustrado el intento de copiar un disco duro del ordenador de la joven que en 2019 aportó la policía al juzgado a pesar de que estaba en la comisaría de Vigo desde el año 2006, así como un DVD con parte de su contenido.

El intento de clonaje del disco, que contó con la presencia de dos peritos nombrados por la familia, se detuvo a los pocos segundos ante la posibilidad de perder todo su contenido como consecuencia del fallo del sistema eléctrico y del temor a que se deteriora en el intento.

Los letrados de la familia Fernández-Cervera están pendientes ahora de la decisión de la jueza sobre si entrega el disco duro a los expertos de la Guardia Civil o a la entrega del disco duro a los peritos que colaboran con ellos de la empresa Lazarus Technology, que trabajaron en el caso del móvil de Diana Quer. Se trata de extraer su contenido, ya que no se ha podido realizar el copiado.

En la jornada de ayer compareció ante el juzgado un testigo del que se guarda su total confidencialidad y anonimato.

PRIMER TESTIMONIO DE LA MADRE A pesar de que han transcurrido más de 18 años desde la muerte de Débora Fernández, su madre, Rosa Neira, ha sido llamada a declarar por primera vez como testigo el próximo 9 de octubre. “Por sorprendente que resulte, nunca le tomaron declaración ni en la comisaría de policía de Vigo ni en el juzgado”, argumenta el abogado, al incidir que “a la madre nunca nadie le ha preguntado nada”. maite gimeno

15 sep 2020 / 21:59
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito