Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 18 octubre 2021
19:47
h

La pandemia dejó en Galicia cerca de 60.000 personas más en la pobreza

El 22,6 por ciento de la población de la comunidad autónoma vive en situación precaria, más de dos puntos porcentuales que antes de la crisis sanitaria // En España son casi once millones

La crisis provocada por el coronavirus tiene efectos devastadores tanto en el ámbito sanitario como en el económico, con pérdidas de vidas y empleos que sólo dejarán de crecer de manera alarmante cuando una parte importante de la población llegue a la inmunidad a través de la vacuna, aseguran con rotundidad los expertos.

Según el último informe anual de desigualdad que publica la oenegé Oxfam Intermón, Galicia remató el año con una tasa de pobreza del 22,6 por ciento frente al 20,4 de la era pre-COVID, nada menos que más de 2 puntos porcentuales de crecimiento en estos largos nueve meses de pandemia.

Los datos globales del Estado son ligeramente superiores, ya que del 20,7 % pasaría al 22,9 %, lo que supone un millón de personas más por debajo de la línea de pobreza, estimada en 24 euros al día, hasta alcanzar los 10,9 millones de personas durante 2020.

El documento elaborado con motivo del Foro de Davos revela que la comunidad autónoma añadió a las 552.868 personas –su población está en 2.698.763 habitantes– que vivían por debajo del umbral de la pobreza otras 59.442 hasta llegar a las 612.310 de finales de 2020, lo que equivale a un aumento del 10,8 %.

El informe destaca que, por regiones, la más afectada es Baleares (hasta un 19,6 % más de personas en pobreza relativa) seguida por La Rioja (16,9 %) y Navarra (16,1 %). Galicia se sitúa en la décima posición. En los últimos puestos –las comunidades con mejores datos– están las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con 4,1 % cada una, y Aragón, con el 5 % de aumento.

En números absolutos, el mayor incremento de personas por debajo del umbral se produce en Andalucía, con más de 270.000 personas, seguido por la Comunidad de Madrid y Cataluña.

También la evolución de la desigualdad aumenta en toda España. En Galicia, el índice Gini (herramienta que se usa para medir la diferencia basada en la distribución de los ingresos) pasó de 26,60 a 27,58 con un crecimiento de algo menos de un punto (0,98) y un aumento porcentual del 3,68 %. Ceuta (1,57 puntos más), Melilla (1,34), Andalucía (1,16) y Canarias (1,07) son las comunidades con mayor crecimiento de la desigualdad intrarregional mientras que el País Vasco y Navarra aumentó en menor grado, 0,76 y 0,62, respectivamente. Galicia, vuelve a situarse en el centro de la tabla, en el puesto décimo.

Los datos globales a nivel estatal que ofrece el dossier indican que el COVID llevó a la pobreza severa en España a 790.000 personas. El total de ciudadanos en esta situación –las que viven con menos del equivalente a 16 euros al día– sería de 5,1 millones, que suponen un aumento desde el 9,2 % registrado antes hasta el 10,86 %.

“Los datos demuestran cómo la pandemia se cebó con las personas más vulnerables”, asegura Franc Cortada, director de Oxfam Intermón.

“Mujer joven, migrante, con bajos estudios y perteneciente a un colectivo racializado. Ese sería el perfil más vulnerable ante los efectos de la pandemia”, explica. “Pero cualquiera de esas circunstancias por separado ya conlleva una situación más difícil que la media a la hora de defenderse de esta crisis”.

BENEFICIOS DE ERTE E IMV En el análisis publicado por Oxfan Intermón y a pesar de las cifras desalentadoras, la organización no gubernamental apunta que los ERTE pudieron evitar que más de 710.000 personas hayan caído en la pobreza y considera que la medida fue “esencial” para limitar el incremento de la pobreza y la desigualdad, con una reducción estimada de 1,17 puntos en el índice de desigualdad Gini.

También lamenta que el IMV (ingreso mínimo vital) haya llegado, según el Gobierno, a 160.000 de los 850.000 hogares previstos y que, de haberse implementado en su totalidad en el segundo semestre, la oenegé estima que habría salvado de la pobreza a 277.000 personas y reducido la pobreza severa en 230.000.

El índice de precariedad entre la población migrante alcanza el 57 %, frente al 22, 9% de media del total . En situación especialmente vulnerable quedan las 300.000 personas trabajadoras en situación administrativa irregular, que están totalmente desprotegidos de las medidas tomadas por el Gobierno.

dos cifras
55 %

ES LA TASA DE DESEMPLEO EN MENORES DE 20 AÑOS, lo que supone 13 puntos más que en 2019. En el caso de jóvenes de entre 20 y 24 años, el promedio es del 37,18 %, 7 puntos más. La subida del paro desciende según aumenta la edad.

57 %

DE TODOS LOS SUBEMPLEOS (empleos por tiempo no completo, retribuido por debajo del mínimo o que no aprovechan completamente la capacidad del trabajador) son para mujeres y el 73 por ciento de las que trabajan a tiempo parcial.

25 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.