Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 29 enero 2023
15:51
h

La subida desbocada del gasoil también se ha comido la ayuda de los 20 céntimos

Un conductor paga hoy por hoy tres céntimos más que el día 1 de abril, cuando empezó a aplicarse la rebaja del Gobierno // En gasolina, el sobrecoste asciende ya a quince céntimos

Coger el coche como modo de desplazamiento a lugares de ocio a día de hoy resulta completamente privativo y, cogerlo para ir a trabajar, un sacrificio que hace que a muchos se le haga aún más cuesta arriba llegar a final de mes. Con los surtidores subiendo a diario, con el gasoil ya a más de 2,20 en muchas estaciones de servicio y la gasolina por encima de los 2,30 en tantas otras, las ‘low cost’ se ven desbordadas, pese a que ya no pueden considerarse tan ‘low cost’ a día de hoy.

Así las cosas, a todas luces, la ayuda de 20 céntimos por litro repostado en el combustible resulta del todo insuficiente. Hace semanas que dejó de ser una compensación para el repostaje de gasolina, pero esta semana también dejó de serlo para el repostaje del gasoil. Pese a todo, el Gobierno, más allá de extender la ayuda hasta el mes de septiembre, no ha hablado de subir la cuantía, únicamente la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, puso sobre la mesa la posibilidad de que se diferenciase por nivel de renta quién recibía más beneficios y quién menos.

Entrando en detalle en las cifras, a día de hoy el coste medio del litro de gasóleo A (el habitual) en las gasolineras gallegas, según datos del Geoportal de Hidrocarburos del Ministerio para la Transición Ecológica, se sitúa en los 2,097 euros por litro. El 1 de abril, justo el día en que entró en vigor por primera vez la subvención de los 20 céntimos por litro repostado, estaba a 1,866 euros. De este modo, ahora ya estamos pagando el litro 0,231 euros más caro que por aquel entonces, antes de la ayuda. Aplicando la rebaja de 20 céntimos, todavía quedaría una diferencia de 0,031 euros.

Esto se traduce en que, hoy por hoy, un gallego paga 3 céntimos más que en el momento en que se comenzó a subvencionar el repostaje en lo que a gasoil se refiere. Así, si un depósito tiene 50 litros, el coste de llenarlo sin subvención sería ahora de 104,85 euros. Con la ayuda, se queda en 94,85. Pero, aún así, antes de que entrase en vigor la ayuda, se habrían pagado 93,3 euros, esto es, 1,55 euros menos que ahora.

Por otro lado, en lo que respecta a la gasolina 95 (la E5), hace tiempo que el incremento desmedido de su precio se ha comido la subvención de los 20 céntimos. Hoy en día el litro de gasolina cuesta nada menos que 2,188 euros de media en las gasolineras gallegas. El 1 de abril, cuando entró en vigor esa ayuda, estaba a 1,832 euros el litro, de tal manera que ahora pagamos 0,356 euros más por ella. Aplicando la rebaja de 20 céntimos, pues, todavía estamos pagando 0,156 céntimos a mayores de lo que costaba por aquel entonces. Una auténtica locura.

Hagamos el mismo ejercicio que en el caso del diésel. Para llenar un depósito de gasolina de 50 litros, necesitaremos desembolsar 109,4 euros, que se quedarán en 99,4 tras aplicar el descuento. El 1 de abril nos habría costado este respostaje 91,6 euros, lo que supone 7,8 euros menos. O, lo que es lo mismo, con el mismo dinero ahora repostamos casi tres litros y medio menos.

Parece poco, pero la experiencia nos dice que por cada 12 kilómetros recorridos se gasta un litro de carburante, de tal manera que con tres litros y medio nos daría para hacer 42 kilómetros, ida y vuelta a Santiago desde Padrón, o casi un viaje completo de Santiago a A Coruña, por ejemplo. Esto es algo que la gente que estaba acostumbrada a reportar ‘x’ cantidad de dinero semanalmente nota, pues ahora puede realizar muchos menos viajes.

¿CÓMO HA SIDO LA EVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS DESDE EL ARRANQUE DE ABRIL, CUANDO NO HABÍA SUBVENCIONES TODAVÍA? Si a día de hoy el litro de gasoil cuesta 2,097 euros, hace un mes estaba a 1,899. Esto supone que en treinta días se ha incrementado su coste 0,198 euros o, lo que es lo mismo, casi veinte céntimos. ¿Cuándo fue que se superó ese umbral tan temido de los 2 euros? Pues hace ya diez días, el 8 de junio, siempre según los datos del Geoportal de Hidrocarburos. Ese día se situó el coste del litro de gasoil en 2,008 euros.

Retrotrayéndonos más atrás en el tiempo, cabe destacar que fue el pasado 13 de abril, el miércoles anterior al Jueves Santo, cuando las cifras empezaron a ascender sin pausa, hasta la actualidad. Por tanto, esa ayuda del Gobierno solo resultó útil durante los trece primeros días de su aplicación, cuando el gasoil bajó de los 1,866 euros que costaba el 1 de abril a los 1,801 el día 13 de ese mes. Desde entonces, 0,296 euros ha subido. Es decir, pagamos casi 30 céntimos más por litro que entonces.

En el caso de la gasolina, la evolución ha sido muy similar, teniendo el mismo punto de inflexión en el 13 de abril. Hace un mes, el litro de gasolina se pagaba a 1,938 euros, mientras que ahora se paga a 2,188, esto es, 0,25 euros más. Veinticinco céntimos desembolsamos más por litro que hace treinta días. En este caso, además, la barrera de los dos euros se superó mucho antes que con el gasoil, el 27 de mayo, hace ya 22 días, cuando los surtidores gallegos sí que ya marcaban los 2 euros justos por litro repostado.

Durante los trece primeros días de abril, al igual que sucedió con el gasoil, se experimentó una importante bajada de precio, hasta llegar al mínimo de 1,794 euros el día 13. Ahora está a 0,394 euros más. Casi cuarenta céntimos más se ha encarecido, por tanto, en poco más de dos meses.

Gasolineras gallegas aseguran que solo tienen una ganancia de tres céntimos

Santiago. La escalada de precios de los combustibles parece imparable y muchos ya se pregunta hasta dónde seguirán escalando los precios. Esta semana el presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicios (CEEES), Nacho Rabadán, no daba buenas noticias a los usuarios de las gasolineras, pues avanzaba que, de seguir así, podría superarse este mismo verano la barrera psicológica de los tres euros por litro repostado, una auténtica hecatombe.

“Yo no descarto ningún escenario, podríamos ver precios de tres euros por litro este verano”, confesaba Rabadán, que explicaba que las refinerían habían maximizado su producción de diésel porque la demanda supera con mucho a la oferta y su margen de refino al procesar el diésel es muy elevado.

Un precio tan elevado se traduce en que llenar el depósito de un coche con capacidad de 50 litros, costará nada menos que 150 euros, con lo que para un vehículo que consuma una media de 7 litros de combustible a los 100 kilómetros, recorrer 20.000 le costará unos 4.200 euros al año o, lo que es lo mismo, 350 euros al mes.

Ante estas alarmantes declaraciones, el presidente de la Federación Gallega de Estaciones de Servicio (Fegaes), Julio César López Vázquez, explica a EL CORREO que “solo se trata de suposiciones” y que “desde Galicia no compartimos esa tendencia a hacer previsiones, porque no sabemos lo que puede pasar o si, tal y como esperamos, el Gobierno tomará medidas para que los precios no sigan subiendo”.

Sea como fuere, confiesa que la situación es “muy díficil” para los gasolineros, especialmente para los pequeños que no dependen directamente de las petroleras, porque “nuestro margen de beneficios ya es prácticamente nulo”. Según los primeros cálculos que han realizado desde Fegaes, en estos momentos el beneficio neto de las estaciones de servicio por cada litro de combustible repostado es del entorno de los tres céntimos –cifra que, por otra parte, coincide con lo que el cliente paga de más por el gasoil una vez aplicada la ayuda del Gobierno–.

Se trata de un margen muy pequeño, antes era mucho mayor, y López Vázquez asegura que “hay muchas gasolineras que están abiertas por subsistir, pero que no están ingresando beneficios”, ya que “intentaron no superar el umbral de los dos euros, a pesar de que eso ya es algo imposible”. Así las cosas, desde Fegaes se apunta a las petroleras, como las responsables de que esos 20 céntimos de subvención ya no sean suficientes. Se mantienen a la espera de ver qué ocurre. e.cg

panorama
España, entre los países más caros

··· Nada menos que 26 países de Europa pagan por el litro de gasoil a menos que España. Eso sí, también es cierto que hay once que pagan más, e incluso mucho más. Por orden, los que resultan más caros que nuestro país serían: Letonia (2,029 euros por litro de gasoil), Grecia (2,033), Alemania (2,037), Holanda (2,071), Francia (2,088), Bélgica (2,145), Albania (2,154), Suiza (2,157), Reino Unido (2,219), Dinamarca (2,225), Finlandia (2,386), Islandia (2,411), Noruega (2,492) y Suecia (2,509).

··· En el caso de la gasolina, son 32 los países que tienen el litro más barato que España. Y solo nueve más caro: Bélgica (2,120 euros por litro de gasolina respostado), Reino Unido (2,126), Suecia (2,207), Holanda (2,366), Grecia (2,406), Islandia (2,494), Finlandia (2,538), Dinamarca (2,547) y Noruega (2,593).

··· Los países más baratos de Europa son, como podría esperarse, Bielorrusia y Rusia, este último por tratarse de un productor y gran exportador con importantes reservas y, el anterior, por ser uno de los países públicamente aliados del régimen de Putin. En esta guerra de precios, derivada en parte de la guerra de Ucrania, ellos salen ganando. En concreto, el precio del litro de gasoil en Bielorrusia es de 0,677 euros, al igual que el de gasolina. Mientras que en Rusia se pagan 0,865 euros por litro de diésel y 0,884 por la gasolina.

18 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.