Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 14 junio 2021
00:20
h

La tercera ola dejó en Galicia a más de 234 personas sin trabajo al día

Entre enero y marzo se pierden 21.100 ocupados // Aumentan en 15.700 los parados // La cifra de inactivos en la autonomía se dispara hasta superar los 24.000

Los datos de la Encuesta de la Población Activa del primer trimestre del año siguen reflejando el importante impacto de la pandemia en el mercado laboral gallego. Entre enero y marzo, los efectos de las restricciones en respuesta a la tercera ola del coronavirus destruyeron 21.200 puestos de trabajo, un 1,96 % del total, que se sitúa en 1.059.800 ocupados. La sangría laboral supuso la pérdida de más de 234 de media diaria que, aunque están todavía muy lejos aún de los 363 que, por jornada, se volatilizaron entre abril y junio del año pasado por el confinamiento y la hibernación de los sectores económicos no esenciales, constituyen una cifra temible.

La EPA con la que arranca el que debía ser el año de la recuperación refleja, además, que Galicia lideró el incremento del desempleo, con 15.700 parados más, un aumento del 11 %. En el conjunto de España, en cambio, se redujo un 1,77 %, con 65.800 menos, el mejor dato que se recuerde en los últimos años.

De este modo, en Galicia hay 158.300 personas que no tienen trabajo. El número total de hombres se sitúa en 74.700 (son 9.300 más que en diciembre) y el de mujeres de 83.600 (crecen en 6.300).

En cómputo anual son 1.500 desempleados totales más que en el primer trimestre de 2019, momento en el que la pandemia dejó notar sus primeros coletazos en la economía, con el cierre total del país a mediados del mes de marzo. Desde entonces, el paro ha aumentado un 1,5 %, dato que contrasta, y aquí cambian las tornas, con el del conjunto de España, donde se disparó un 10,3 % tras sumar 341.000 personas sin trabajo.

Así las cosas, la tasa de paro estatal alcanzó a finales de marzo el 15,98 %, mientras que en la comunidad se situó en el 13 %. El dato es mayor en las gallegas (14,29 %) que en los gallegos (11,8 %), a pesar de que en la variación interanual el número de desempleados entre el sexo masculino aumentó en 2.800 personas, un 3,9 % más, mientras el volumen de paradas disminuía en 1.300, un 1,5 % menos que al cierre de marzo de 2020.

En cuanto a la evolución de la ocupación, Galicia empeoró la media estatal, que limitó la caída al 0,71 %. Sin embargo, de un año para otro, aunque los datos no son buenos, sí que son mejores que la media nacional. La variación anual de ocupación fue de un -2,15 % en Galicia (con 23.200 ocupados menos), mientras que en España fue del -2,41 %, tras la pérdida de 474.500.

El desajuste entre el aumento de parados y el descenso de ocupados se explica por la caída de la población activa, la que trabaja o busca empleo, y que se redujo en 5.500 personas en estos tres primeros meses. Hay cerca de 1,22 millones de personas activas en Galicia, lo que supone medio punto porcentual menos que en diciembre, y un 1,75 % menos que en el primer trimestre del pasado año, cuando había 21.700 activos más.

En términos interanuales los efectos de la pandemia son evidentes también en el fuerte repunte de las personas consideradas inactivas, que es el epígrafe que recoge desde los estudiantes a jubilados o prejubilados, personas que realizan labores del hogar –como las amas de casa, que de inactivas nada tienen–, afectadas por una incapacidad permanente, que perciben pensiones distintas a las del retiro laboral o que realizaron, sin remuneración alguna, trabajos sociales o actividades benéficas. Su cifra se disparó en Galicia a 24.400 personas (un 2,2 %), para totalizar más de 1.123.200.

Por sectores. El empleo descendió en todos los sectores en Galicia en el primer trimestre en comparación con el último de 2020, con 5.800 personas ocupadas menos en la industria, 5.600 en los servicios, 5.300 en la construcción o 4.400 en el primario, la agricultura y la pesca. En términos relativos la caída fue mayor en la construcción, que pierde un 7 % del empleo que tenía al final de 2020; seguido del agro y mar (-6,2 %), las fábricas (-3,3 %) y el ámbito que engloba a hostelería, comercio y otros (-0,7 %).

En el impacto interanual los mayores golpes los vivió la industria, que redujo en 22.400 los empleos (-11,7 %); la construcción perdió otros 6.200 (un -8,1 %) y el sector primario se quedó sin 1.700 (2,5 % menos). Solo creció la ocupación frente a la de hace un año en los servicios, con 7.000 empleos más, un 0,9 %.

Valoración de la ministra. La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, afirmó que los datos de la última EPA “vuelven a demostrar la eficacia de las medidas” aprobadas por el Gobierno.

Lo señaló durante su intervención en la Asamblea General de la Confederación Española de la Economía Social (Cepes), donde destacó que se produjo en España la mayor reducción del paro en un primer trimestre de 2002.

El caso es que sin la aplicación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que a finales de marzo amparaban a 34.759 gallegos, sólo en la comunidad el paro podría haber crecido en cincuenta mil personas.

Los números
20.300

personas asalariadas menos en el último año en Galicia, hasta un total de 851.800. Frente al cierre del pasado año están también 19.900 por debajo. Con contrato indefinido figuran 653.000, y un 23,3 %, o 198.800, lo tienen temporal. De la pérdida en el último año, 20.000 eran eventuales y sólo 300 fijos. Denunciaba UGT que de esos veinte mil, 12.500 afectaron a mujeres víctimas de dicha temporalidad, lo que prueba que la crisis golpea más al colectivo femenino.

27,3 %

tasa de paro que sufren los gallegos más jóvenes, entre 16 y 29 años. Este porcentaje creció en 4,6 puntos en comparación con el primer trimestre del año pasado. Según el detalle que ofrece el IGE en su análisis, dentro de los 320.500 gallegos en este grupo de edad 186.700, el 58,3 %, constan como inactivos; los desempleados son un 11,4 %, con 36.500; y los ocupados, 97.200, bajan más de 6,6 puntos en un año hasta representar el 30,3 %.

Preocupación sindical por la deriva laboral negativa en la comunidad
A un par de días del Primero de Mayo ven que la EPA constata sus peores temores

Los sindicatos gallegos, cada vez más preocupados por la deriva del mercado laboral, ven justificados sus temores en la EPA con la que arranca 2021, en un primer trimestre que constata un empeoramiento de todos los indicadores. Unos resultados que, a dos días del Primero de Mayo, les lleva a querer tomar las calles con mayores razones.

Por CCOO su secretaria de Emprego, Maica Bouza, calificaba de nefastos los datos de la Encuesta de Población Activa para Galicia y alertaba de que “no se vislumbra la recuperación” ante la crisis derivada de la pandemia. Además de ser la comunidad en la que más crece el paro, alertó, fue la sexta con mayor destrucción de empleo. También alertó de que se sigue con la pérdida de población activa, dado que “un número considerable” de personas “no encuentra en Galicia respuesta a sus expectativas de encontrar trabajo y desarrollar un proyecto de vida”.

A este respecto, Bouza recrimina la ausencia de una política sectorial de la Xunta, especialmente en el ámbito industrial, que suponga “un efecto tractor sobre el resto de los sectores” y empleo.

Por su parte, UGT llamaba a “derogar las reformas laborales” con el fin de crear empleo decente y con derechos, ya que hay 20.000 empleos temporales menos en Galicia, lo que constata que las reformas “configuraron un mercado de trabajo en el que destruir el empleo temporal es más fácil”.

En esta línea, observa que los datos de la EPA reflejan los efectos de la pandemia y el poco dinamismo del marcado laboral gallego, con un evolución “muy negativa”. De hecho, pone el foco sobre “el efecto desánimo” en la búsqueda empleo, lo que provoca que la variable de mayor aumento sea la inactividad.

UGT resalta que, de nuevo, los jóvenes y las mujeres salen peor parados. También llama la atención sobre que de los 23.200 empleos perdidos en un año, 22.400 fueron en la industria. Y es que el sindicado denuncia “lo fácil que resulta expulsar el empleo temporal del mercado laboral gallego por las reformas impuestas”.

En un comunicado, también el secretario confederal de Emprego de la CIG, Fran Cartelle, lamentaba la “estampa demoledora” que arroja la EPA en Galicia, con una pérdida de empleo en todas las edades, sectores, sexos y provincias. Igualmente, la tasa de paro sube hasta el 13 %, y se pierde población activa y ocupada.

En un mes en el que Galicia es la comunidad con mayor alza de desempleo en el país, con 15.700 personas más, Cartelle avisa de que “la situación es tan grave que no hay ya ni un solo indicador que no empeore, porque tanto la población activa como la ocupada o desempleada tienen una evolución muy preocupante en este primer trimestre”.

Además, remarca que “uno de los indicadores más preocupantes” es que una parte importante de la población abandonó el mercado laboral, puesto que se redujo la población activa en 5.400 personas.

Ante esto, carga contra las “injustas” medidas adoptadas por las administraciones, de forma que pide políticas públicas que garanticen condiciones de vida “dignas”.

  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.