Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
02:09
h

La Xunta premia a tres cooperativas por su contribución a Galicia

Aventeira de Fene, 13 Grados de Vigo y Agroflor de Narón reciben el galardón por sus prácticas mediambientales y por el fomento de valores

Galicia necesita seguir consolidándose como referencia a nivel mundial y, para ello, es necesario de iniciativas creativas, modernas y adaptadas a los nuevos tiempos que pongan la mirada de otros países sobre el nuestro. Y muchos de esos proyectos surgen de mano de las cooperativas.

Conocedores de esta realidad, desde la Xunta han otorgado los Premios á Cooperación a tres empresas de Fene (A Coruña), Vigo y Narón (A Coruña), que contribuyen con su labor a la visibilidad de Galicia como modelo de economía social y al desarrollo social y económico de la comunidad, así como al fomento de prácticas medioambientales respetuosas y de valores en los más jóvenes.

El premio a los valores cooperativos recayó en la cooperativa Aventeira de Fene, por el impulso de valores y principios cooperativos entre los niños. El galardón a mejor proyecto cooperativo nuevo fue para 13 Grados, por su trabajo a favor de la divulgación y conservación del medio marino. Y en el caso de la mejor trayectoria cooperativa, el premio recayó en Agroflor, por su buen hacer desde hace casi 40 años en el cultivo de flores ornamentales, plantes y huerta y, en la actualidad, única cooperativa del sector que resiste en marcha en la comunidad gallega.

Empleo del tiempo libre para educar a jóvenes de forma amena y efectiva

Fene. Aventeira es una cooperativa que surge en el año 2019 integrada por seis personas que trabajaban en el sector del ocio educativo y que, después de coincidir como monitores en varios campamentos trabajando para otras empresas, deciden aventurarse y fundar su propia cooperativa, de carácter juvenil.

“Nosotros siempre consideramos, desde el primer momento, que las actividades de ocio eran la oportunidad para educar en valores, porque en ellas se generan ambientes que, a veces, difícilmente puedes conseguir en las aulas tradicionales”, cuenta a EL CORREO Aitor Novo, uno de los socios fundadores.

Desde su punto de vista, “voluntariamente o no, lo cierto es que siempre estamos educando, y nosotros somos muy conscientes de eso, por lo que buscamos que la educación en valores sea el centro de todo lo que hacemos”.

Dentro de los proyectos que tienen ya en marcha, se encuentra un programa de medicación de conflicto entre jóvenes, organizado en Oleiros, que busca “formar a los niños de escuelas e institutos para que tengan herramientas y espacios de mediación en las aulas que les permitan resolver sus problemas”.

Además, también se encargan de la coordinación cultural de la Illa de San Simón, en Redondela, donde este verano “tenemos previsto un campamento de voluntariado internacional en el mes de agosto, al que vendrá gente de todas las partes de Europa”, apunta Novo.

Cultivo de las flores ornamentales como una alternativa de trabajo

Narón. Agroflor nace en el año 1985. Con casi 40 años de trayectoria a sus espaldas, esta cooperativa se dedica al cultivo y comercialización de flores ornamentales. “La mayoría de nuestros socios están a punto de jubilarse y, para nosotros, es muy importante captar nuevos socios”, explica a este periódico María Ramírez, trabajadora en Agroflor, que detalla que uno de sus objetivos es luchar contra la despoblación rural.

“Contamos con gente ‘joven’, que en realidad tiene ya cuarenta años, y que ha podido quedarse a vivir en su pueblo de toda la vida gracias a que encontraron en esta opción del cultivo de flor ornamental un medio de vida”, cuenta. Es por ello que, para tratar de renovar a los miembros de la cooperativa, pondrán en marcha iniciativas de captación, que incluyen las visitas con alumnos que estudian Agricultura, a los campos de cultivo de sus socios. En el futuro también organizarán charlas para explicar lo que es una cooperativa, pues según Ramírez, mucha veces la gente no se anima a entrar “por desconocimiento”.

Además, también están especialmente concienciados con el medioambiente y el uso de fungicidas biológicos. “La tendencia es prohibir los fitosanitarios y poder optar por fungicidas más amables, como los propios insectos que luchan contra algunas bacterias”, afirma esta trabajadora de Agroflor.

Descubrir la ría viguesa con gafas de realidad virtual y sin mojarse

Vigo. 13 Grados es una sociedad creada en Vigo hace apenas veinte meses y que trabaja por la divulgación y conservación del medio marino. Sus creadoras, Sara Carrasco y Silvia Iglesias, cuentan a EL CORREO que la cooperativa surgió de “modo curioso”, después de que ellas mismas se sorprendiesen “del mundo de la ría, de los paisajes y colores y la cantidad de vida impresionante que había en ella” y quisiesen transmitirlo.

Sus actividades se caracterizan por el empleo de la tecnología para poder conocer las profundidades gallegas sin tener que mojarse, desde la costa misma. “Estamos trabajando en la equipación de nuevas tecnologías para hacer accesible el medio marino”, explican, y añaden que esto era algo necesario porque “no todo el mundo puede pasar horas bajo el mar”. Así, con pequeños robots con cámara frontal que transmiten a la superficie, ya sea a pantallas o a gafas de realidad virtual, lo que van viendo frente a sí, “podemos contarles por qué hay cierto tipo de vida y no otro en la ría y poner en valor la importancia de conservar ese bello paisaje”.

Además, gracias a que ambas pasan mucho tiempo sumergidas bajo el agua, sacan fotos y graban vídeos de curiosidades que luego exponen a la gente. “Intentamos captar comportamientos curiosos de los animales, o los colores vivos que le llaman mucho la atención a la gente”, afirman.

19 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.