Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 27 junio 2022
03:49
h
LEGISLACIÓN VIGENTE. Actualmente solo en las viviendas de obra nueva se mide el radón, aunque el Laboratorio de Radón trató de implantarlo sin éxito en las trasacciones TEXTO Á.P.

Las viviendas gallegas en el rural son las que sufren una mayor peligrosidad

“Las viviendas que tienen más radón, generalmente, son las unifamiliares”, asegura el catedrático Alberto Ruano, que indica que, precisamente, ese es uno de los temas que se intentó solucionar por parte de una propuesta realizada por el Laboratorio de Radón de Galicia ante el Gobierno, pero que no llegó a buen puerto y se quedó en el limbo.

“En el rural las casas están más cerca de la corteza terrestre y es lógico que vayan a tener más radón”, explica. De hecho, el Código Técnico de Edificación legisla únicamente para vivienda de obra nueva o para aquellas ya existentes, pero que vayan a ser sometidas a una importante modificación, no para todas las ya existentes, que son la gran mayoría de las presentes en el territorio gallego, un territorio que cuenta con muchas casas antiguas, incluso fabricadas en piedra, por donde el radón puede colarse fácilmente a través de las rocas.

“Es una pena la verdad, fuimos una de las entidades que consultó el Gobierno para el Código y nuestro laboratorio en las alegaciones que presentó a la aplicación de la normativa europea fue la de proponer la obligatoriedad de medir el radón también cuando hubiese una trasacción de vivienda (es decir, un cambio de manos de propietario), sobre todo en los municipios de alto riesgo”, lamenta el experto. No se trataba de una novedad que no se hubiese puesto en práctica antes, pues ya había ejemplos de estas prácticas en países como Estados Unidos, porque “a nadie le gustaría comprar una casa donde haya mucho radón”.

Con todo, “no se nos hizo caso y todo quedó en el limbo”, de tal forma que, tal y como explica Ruano, en la actualidad “una vivienda ya existente puede tener radón y otra no, es así”. Al no haber mediciones, tampoco pueden tomarse las medidas propicias, y eso que sí existen y, “en gran medida, no son tan costosas como pudiese pensarse”.

CÓMO AISLAR UNA CASA CONTAMINADA. Dentro de las formas para contener elevadas concentraciones de radón, pueden barajarse varias: ventilación forzada, no natural, pues abrir ventanas no funciona, se necesita impulsar el aire o extraerlo, dependiendo del caso; mejorar el aislamiento del subsuelo con materiales antiradón disponibles comercialmente y que se pueden aplicar en el sótano, en la parte baja de la casa y luego colocar encima una baldosa estándar; poner láminas antiradón testadas que se aplican en muchos lugares y evitan su entrada a la vivienda; y también en una vivienda nueva, si se le sube la altura de los cimientos, se puede hacer una solera ventilada, en la que el aire circula por debajo y no entra el radón; o se puede crear una arqueta de subcción, un pequeño agujero en la parte baja de la casa que atrae hacia ella el radón y de ahí lo expulsa al exterior por un tubo con un ventilador en su extremo.

16 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito