Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 30 junio 2022
00:21
h
CON VISIÓN DE FUTURO. Alberto Núñez Feijóo tiene por delante la necesidad de unir un partido descosido con dos sensibilidades// Deberá definir una nueva línea de acción en la oposición// La relación con Vox es muy importante TEXTO María López

Los retos pendientes del PP

Con la meta de “ganar a Sánchez” y gobernar, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, tomará en abril las riendas del PP e inicia un camino repleto de desafíos, entre ellos coser las heridas abiertas por el conflicto entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, definir la relación con Vox y relanzar la oposición al Gobierno, con el que está dispuesto a pactar. Aunque nadie duda de que Feijóo será el nuevo líder, formalmente no asumirá el mando hasta los días 1 y 2 de abril, cuando será elegido en un congreso nacional en Sevilla, al que llega por aclamación porque los pesos pesados del PP ven en él el remedio para taponar la hemorragia interna y rescatar al partido.

Varios son los frentes abiertos antes incluso del cónclave y con el PP en la interinidad; el de mayor peso es la guerra. El ataque de Rusia a Ucrania amenaza el orden mundial y antes de llegar a Génova Feijóo ha ofrecido ya “unidad de acción” al Gobierno. En paralelo, Alfonso Fernández Mañueco debe negociar la conformación del Gobierno de Castilla y León, donde tiene vía libre para pactar con Vox, y el partido organiza su congreso.

A Feijóo, que este jueves ha admitido que presidir el PP supondrá dejar la Xunta, se le acumulan las tareas. Rescatar al PP tras la implosión es la primera. Aunque Feijóo la ha dado por zanjada, la crisis es profunda y el partido atraviesa un trauma. Las acusaciones de Casado sobre Ayuso fueron el punto de inflexión que ha llevado prácticamente a destituir a Casado, que se marchará en el congreso del partido, pero es la lucha frontal entre Génova y los territorios lo que explica este desenlace.

Las tensiones eran conocidas y la denuncia partía de varias latitudes: sin que Casado lo impidiera, su número dos, Teodoro García Egea, intentó controlar las autonomías desde Génova imponiendo a personas afines al aparato.

En privado, dirigentes denuncian fuertes presiones y ahora lo hacen también en público. Juanma Moreno, presidente andaluz, ha hablado este jueves del “malestar” que había por las “injerencias” de un partido “más preocupado en controlar las estructuras territoriales” que “en ganar las próximas elecciones generales”.

Feijóo, que deja en manos de Casado y de Egea las decisiones “indelegables” sobre su futuro, ha buscado apaciguar el conflicto con la estructura territorial y ya al anunciar su candidatura apuntó que contaría con los presidentes autonómicos.

De él los barones esperan madurez, superar una época en la que se han sentido maltratados y que resucite al PP real, el que ve más allá de la M-30. Además, deberá lidiar con el liderazgo de Díaz Ayuso. En el choque con Génova se puso a su lado y ha defendido su honorabilidad, pero mientras que Feijóo ha buscado conciliar y ha reconocido el trabajo de Casado, pese a sus errores, Ayuso ha optado por pedir expulsiones por la operación que, denuncia, buscó destruirla.

Donde no encontrará problemas es en las primarias. Puede haber candidaturas menores -como la anunciada por la estudiante transexual valenciana Alexia Herranz- pero se da por hecho que Feijóo arrasará y llegará al cónclave de Sevilla como candidato único.

DEFINIR LA RELACIÓN CON VOX Y FRENAR BANDAZOS. Aunque le aclaman, en el PP admiten que el desembarco de Feijóo está lleno de intrigas. Madrid no es Galicia y en la política nacional sí existe Vox. La ideología de Feijóo es un misterio para muchos. Se le presupone moderado, pero otras voces lo ponen en duda. Se le reconoce sobre todo como un técnocrata.

El propio Feijóo negó que su ideología sea confusa y para resolver dudas remite a su trayectoria política. Según sus propias palabras Feijóo cree “en la política en la que hay ideología de partidos, pero también gestores y gestión”, en el “sistema público” y en una España unida donde “las comunidades autónomas no son una amenaza, sino una oportunidad de enriquecer y fortalecer”.

Autonomista, ha marcado diferencias con Vox. Pero, aunque rechaza su populismo, no se cierra a pactar con el partido de Santiago Abascal. Respeta, ha dicho, a sus votantes. Una “inmensa mayoría” votaba antes al PP y aspira a recuperarlos. Tampoco descarta un pacto Mañueco, abierto a una coalición, ni Moreno Bonilla, que no quiere cerrar esa puerta ante las elecciones en Andalucía.

Ante posibles críticas, los populares, incluida Ayuso, traen a colación los pactos de Pedro Sánchez, su “multipartito socialista comunista y nacionalista” en palabras de Feijóo.

En todo caso, Feijóo quiere dejar atrás los bandazos que se le achacaban a Casado y prometió un PP que “diga no cuando haya que decir que no” y “sí cuando tenga que decir que sí”, “una alternativa madura, responsable, fiable y sobre todo con sentido de Estado”.

UNA NUEVA OPOSICIÓN A SÁNCHEZ. El cómo está por definir -todo apunta a la portavocía en el Senado-, pero del dirigente gallego se espera un nuevo estilo de oposición a Sánchez, más proclive al pacto y diferente en el tono.

“No vengo aquí a insultar a Sánchez, vengo aquí para ganar a Sánchez”, dijo en el anuncio de su candidatura, una máxima que contrasta con aquel “felón” que Casado dedicó al presidente del Gobierno.

Feijóo, que en público apostó por una abstención en la reforma laboral, se ha mostrado partidario de intentar llegar a acuerdos con el Ejecutivo estatal “si es para proteger los principios constitucionales de nuestro país” o alcanzar “pactos europeístas” y ha ofrecido “unidad de acción” respecto a Ucrania.

Se especula sobre el posible desbloqueo del Consejo General del Poder Judicial y, con la guerra de fondo, vuelve al escenario de pactos a idea de una gran coalición, pero sobre esta hipótesis los populares repiten como si fuese un mantra: “Con Sánchez es imposible”.

RECONQUISTAR A LAS BASES. El reto que definirá si hay o no un camino a La Moncloa será reconquistar a los votantes. El diagnóstico más repetido en el PP es que Casado no lo logró. Su equipo daba por hecho que se había comido a Ciudadanos, pero no consiguió desbancar a Vox.

La crisis del partido ha llevado al PP a retroceder en las encuestas y ha cebado a los de Abascal, en alza. En este contexto, está por ver si el demostrado éxito electoral de Feijóo en Galicia tras cuatro mayorías absolutas tiene eco en toda España.

La primera prueba llegará pronto, con las elecciones de Andalucía. Del cónclave de Sevilla saldrá también el futuro cartel electoral: Feijóo como líder y Moreno como candidato. Queda la duda de cuánto ocuparán las siglas

04 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito