Jueves 17.10.2019 Actualizado 19:47
Google    

El Correo Gallego

Noticia 5 de 57 noticia anterior de 2016 Galicia » Lugares » 2016

4

Praza do Obradoiro, centro emblemático e histórico de Santiago

A Coruña // Los peregrinos avistan la meta entre monumentales edificios vinculados a los cuatro ejes que vertebraron el crecimiento de la ciudad

30.06.2016 
A- A+

Punto de encuentro de peregrinos, la praza do Obradoiro es corazón y símbolo histórico de Compostela. Su nombre deriva de los numerosos obradoiros o talleres de canteros que en ella se asentaron para construir la fachada Oeste de la Catedral, impresionante telón barroco destinado a proteger el Pórtico de la Gloria, hasta entonces a la intemperie, que se terminó de construir en el año 1780 como obra póstuma del arquitecto Fernando de Casas y Novoa. Presidido por la figura del Apóstol ataviado como peregrino, destaca en él la verticalidad que le otorgan los 74 metros de altura de sus dos torres, la de las Campanas y la de la Carraca, y se ubica entre ellas la que fue la mayor vidriera de Europa hasta la Revolución Industrial. También atrae la mirada la espectacular escalinata, construida entre 1594 y 1600 por Ginés Martínez.

Es el poder de la Iglesia, evidentemente, el que está detrás de una de las fachadas barrocas más espectaculares del mundo. La galería balconada que cierra el claustro de la Catedral, a su izquierda, y el palacio arzobispal de Xelmírez, a su derecha, apuntalan la primacía eclesiástica en una plaza en la que también están presentes los otros ejes vertebradores de la ciudad: las peregrinaciones, la universidad y la administración.

Así, nos encontramos con el Hostal, antiguo hospital de peregrinos fundado por los Reyes Católicos; el pazo de San Xerome, sede del Rectorado y erigido en el siglo XVI por el obispo Fonseca para acoger a estudiantes pobres; y el pazo de Raxoi, de estilo neoclásico y que cerró la plaza en el siglo XVIII para ser seminario, residencia o cárcel hasta acoger hoy la Casa Consistorial y la sede de la Xunta.