Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 01 octubre 2022
23:56
h

Luz verde a la reforma que pone fin tras once años al ‘voto rogado’

La Cámara Alta aprueba por unanimidad el cambio del sistema para electores en el exterior

El Senado aprobó en sesión plenaria en el día de ayer por una unanimidad la reforma de la Ley del Régimen Electoral General (Loreg) que pondrá fin al conocido como ‘voto rogado’, que rige la participación electoral de los ciudadanos residentes en el extranjero. Dicho sistema fue aprobado en 2011 con el apoyo de PP, PSOE, PNV y CiU tras la acumulación de denuncias de irregularidades con el voto de los emigrados, lo que llevó a que los partidos formulasen un sistema que obligaba a los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) a pedir, o ‘rogar’, su voto con antelación.

Aquella decisión, si bien eliminó la polémica y la sospecha generada en relación al proceso, también trajo consigo un brutal descenso de la participación, relacionada, principalmente, con una mayor cantidad de trámites administrativos que disuadían en gran medida a estos electores.

“Restitúe a plenitude dun dereito que, non deliberadamente, fora cercenado en 2011”, afirmó el senador gallego César Mogo, del grupo socialista. Así, la nueva ley contempla una serie de medidas destinadas a promover y facilitar la participación de los votantes en el exterior; se ampliarán los centros para la votación directa, que podrá realizarse en las embajadas, consulados y centros oficiales que sean habilitados para tal fin, y, del mismo modo, se ampliarán los horarios y días de votación. También se garantizará la seguridad y limpieza de los comicios al establecer que los votos llegarán a España por valija diplomática y, además, el plazo para el escrutinio será aumentado a dos días para garantizar que las papeletas lleguen a tiempo. “Non só recuperamos a Lei de 2011, senón que a melloramos”, indicó Mogo, quien añadió que “os emigrantes galegos saben moi ben que, dende hoxe e por iniciativa do PSOE, hai unha ampliación dos seus dereitos nas eleccións”.

La supresión del sistema vigente supone una importante noticia en clave gallega, ya que se trata de una de las comunidades con mayor número de emigrantes y con un mayor peso de los votos procedentes del CERA. Con todo, el recién derogado sistema evidenció en el útlimo tiempo su nocivo efecto en términos de participación. En las elecciones autonómicas de 2012 fueron entregados en las juntas electorales provinciales 12. 954 votos de electores del CERA (un 3,26 % del total); en las de 2016, el número descendió hasta los 10.777 votos contabilizados (2, 41 %); hasta llegar a la última celebración electoral, en 2020, donde se confirmó el desplome de la participación, siendo entregadas aproximadamente la mitad de las papeletas en comparación a 2016, en concreto 5.404 (1,97 %). De igual forma, en dichas elecciones al parlamento autonómico fueron denegadas hasta 687 solicitudes de voto, además de tener lugar diferentes episodios que evidenciaron las deficiencias del sistema de traslado de papeletas.

César Mogo insistió en celebrar el acuerdo en la Cámara Alta, afirmando que “son máis de dous millóns de persoas que nos estaban agardando, que están unidos por unha cidadanía da que deben desfrutar con plenitude comezando polo seu dereito á participación, a elixir aos seus representantes”. Asimismo, este quiso dar un tirón de orejas al BNG, señalándola como “a única forza parlamentaria que non respalda esta reforma da Loreg” en una “posición incomprensible dende o punto de vista da emigración”. “Outros grupos nacionalistas -cataláns e vascos- apoiaron máis alá de que de tódalas súas demandas non estiveran recollidas”, añadió el senador lucense.

21 sep 2022 / 20:47
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito