Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 07 mayo 2021
02:00
h

Maltrato en materia de paro y los ERTE a las mujeres gallegas en la previa del 8-M

El desempleo baja solo en tres comunidades en febrero, una de ellas Galicia con 743 personas menos por la caída en los hombres // Sumó la Seguridad Social 1.692 afiliados // El limbo que evita una mayor destrucción de puestos de trabajo se disparó el 50 %

Una y otra vez se constata esa frase que utilizan los sindicatos de forma nada gratuita. “El desempleo tiene rostro de mujer tanto en el paro como en los ERTE”. Nos lo cuenta Maica Bouza desde CCOO; lo certifica además Fran Cartelle, de la CIG, que recuerda que “la EPA ya adelantaba que el 77 % del empleo destruido en 2020 fue femenino”. Por UGT-Galicia, José Luis Fernández Celis apunta que en la actualidad el colectivo femenino representa, tanto en paro como en expedientes de regulación temporal de e empleo (ERTE) 6 de cada diez víctimas en la comunidad.

Todo un maltrato laboral que empeora al cierre de febrero, en plena cuenta atrás para que el próximo 8-M, que este año cae en lunes, reivindiquemos el Día Internacional de la Mujer, sus derechos en materia social, como trabajadoras y seguir avanzando hacia la igualdad real.

Los datos de febrero casi sonrojan porque, sin los matices de género, parecen positivos para Galicia. Así, por segundo mes consecutivo el paro se reduce en la autonomía. Tras haber restado 3.603 desempleados en enero, en febrero el descenso, del 0,41 %, permitió sacar de estos listados a otros 756, una dinámica favorable que sólo se produjo en otras dos comunidades, País Vasco y Extremadura.

Así, con 185.228 parados, la autonomía “sigue registrando menos personas sin empleo que en el inicio de la pandemia”, destacaba ayer la directora xeral de Formación e Colocación, Zeltia Lado, quien contrapuso el repunte en el conjunto del Estado del 1,12 %, lo que llevó a que se superasen los cuatro millones de parados, cifra inédita desde la anterior recesión.

Los datos interanuales son otra cuestión, porque reflejan que hay en Galicia 18.999 personas, un 11,43 % más, sin trabajo, mientras se dispara el dato estatal más del doble, un 23,5 %, con 762.742 víctimas. Lado argumentaba que la comunidad sigue, pese a este avance, en niveles de desempleo inferiores a hace 12 años: en febrero de 2009, cuando comenzaba la anterior crisis económica, el incremento había sido más del doble.

La evolución sí entiende de sexos, porque el paro crece entre las gallegas frente a enero, con 503 más, concentrándose la reducción en los hombres, con 1.259 menos. Así, los desempleados se sitúan en 79,420, un 11,2 % o 7.982 por encima de los que había hacia un año; entre las gallegas en paro se contabilizan once mil más, hasta 105.808 (+11,6 %). Representan así el 57,1 % del total, medio punto por encima del dato de enero.

El paro se redujo menos entre los jóvenes (-135) que entre los mayores (-621), y por sectores los descensos se produjerion en el primario (-193), la construcción (-449) y los que se estrenaban, el colectivo sin empleo anterior (-540); la industria sigue sin levantar cabeza, pues aquí el desempleo aumentó en 158, algo menos que en los servicios, donde repuntó en 266.

En cuanto a las afiliaciones, Galicia continúa por debajo del millón, pese a recuperar 1.692 en febrero y alcanzar los 994.029 a final de mes. Ésta evolución sitúa a la comunidad cuarta en términos absolutos con mejor comportamiento, solo precedida de Cataluña, Madrid y Murcia. Porcentualmente el avance mensual es de solo el 0,17 %, y la caída interanual asciende al 1,8 %, lo que supone 18.324 personas menos cotizando.

En materia de contratos, se realizaron en febrero 23.000 menos que en igual mes de 2020, justo antes de la explosión de la pandemia. De los 49.174 contratos firmados, el 88,5 %, un total de 43.541, fueron temporales, por lo que sólo once de cada cien sellados, 5.633, fueron indefinidos. Cae la contratación un 18,7 % frente a enero y es un 32,1 % inferior a la de hace un año.

Por último, en los ERTE de media se acogieron en Galicia 47.207 personas, casi un 50 % más. Al cierre de mes se vuelve a constatar el sesgo por sexos: de los 46.665 registrados a 28 de febrero, se contabilizaban 19.012 hombres y 27.653 mujeres, con lo que ellas vuelven a representar nada menos que el 59,3 %.

La cifra
119.037

personas que en diciembre –último dato disponible– cobraron en Galicia alguna prestación por paro, 60.621 de carácter contributivo y 58.417 subsidios. Se pagaron 122,6 millones, 87,8 para las primeras, 31,6 a las segundas y 3,18 millones a la renta activa de inserción. La media en las contributivas gallegas fue de 822 euros/mes, por 864 del dato estatal.

Las posiciones
El largo camino a la igualdad

··· Zeltia Lado instó a continuar los avances hacia la igualdad laboral a través de la prevención y sensibilización en empresas. “Perfiles distintos hacen más productivos los equipos y al tejido empresarial”, apuntó. Recordó la directora xeral que la Xunta cuenta con un “amplio abanico de ayudas para trabajar a favor de la igualdad laboral”, que se reforzaron este año con 21 millones de euros con medidas para impulsar la conciliación, el empleo, la formación y la contratación de las mujeres víctimas de la violencia de género.

··· Los datos del mercado laboral gallego en febrero constatan “la minoración de la actividad económica y la urgencia del plan de reconstrucción”, según Maica Bouza, a secretaria de Emprego de CCOO. Alega que “las mujeres son las más perjudicadas” y pide celeridad a la Xunta.

··· UGT-Galicia ve que la pandemia agrava aún más la situación de las mujeres en el terreno laboral y demanda la derogación de la reforma laboral y el aumento del SMI, avance vital para este colectivo.

··· El secretario confederal de Emprego de la CIG, Fran Cartelle, llamó a movilizarse, e ir a la huelga el 8-M, para que se articulen las medidas necesarias para evitar que las consecuencias de la crisis recaigan mayoritariamente en las mujeres.

UPTA: el repunte de autónomos oculta el hundimiento hostelero

Santiago. Eduardo Abad, presidente de UPTA, lanzó un nuevo SOS a la Administración central para “que se concreten las ayudas a sectores fundamentales de nuestra economía y a otras actividades que llevan sin facturar desde marzo de 2020”. Insta al Ministerio de Asuntos Económicos “a consensuar estas medidas con las organizaciones representativas del trabajo autónomo”, pues “sólo mediante el diálogo conseguiremos adecuarlas a las necesidades de nuestro colectivo”.

Apunta en un comunicado que este año no empezó con buenos datos en los registros de afiliación al RETA. Enero dejó la pérdida de 14.000 autónomos en toda España y tras las ligeras cifras en positivo de febrero “se ocultan grandes tragedias en la hostelería, el comercio y otros sectores tradicionales”.

A la espera de que se acelere la vacunación, la hostelería sigue “arrastrando más pérdidas con 1.188 bajas” en su régimen especial de la Seguridad Social. Galicia contabilizó un ascenso de 193 nuevos afiliados, alcanzando los 207.213 autónomos en febrero. Entre las autonomías que recuperaron activos los mejores datos se dieron en Cataluña (1.724), Andalucía (1.162) y Madrid (1.073 más). J. C.

Ence sostiene 20.000 empleos y selló 290 contratos en pandemia
Trabajadores, Cámara y Pro Industria defienden en Pontevedra que Moncloa no acabe con la factoría
Image

Ence Energía y Celulosa informó de que suma 290 contrataciones desde el decreto del estado de alarma lanzado hace casi un año por el Gobierno para frenar la expansión del coronavirus. Desde el 14 de marzo de 2020, 51 fueron de carácter indefinido, la mayoría en Pontevedra con 21, junto a 11 en Navia y 19 en Madrid y en sus plantas independientes de energía, situadas en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.

El grupo presidido por Ignacio Colmenares destacó que estas contrataciones reafirman su apuesta “por el crecimiento de la compañía y la captación y mantenimiento del talento”, en medio de la polémica por unas declaraciones sacadas de contexto del ejecutivo. A través de un comunicado, Ence manifestó que junto a los empleos fijos realizó 239 contrataciones de carácter eventual y temporal relacionadas con diferentes necesidades: refuerzo de plazas específicas –alentado por los protocolos de seguridad frente al coronavirus–; creación de equipos específicos para mantener retenes y limitar el contacto, cobertura de bajas, o trabajos dentro de la parada anual de las diferentes plantas, entre otras.

La plantilla directa de la empresa, en un contexto de crisis sanitaria y económica, se elevó a 1.176 puestos de trabajo, 443 en Asturias, 440 en Galicia, 122 en Andalucía y 171 en Madrid y en las plantas de energía. Sin embargo, el grupo explica que sumado el empleo directo, indirecto e inducido de todo Ence éste se elevó en 2020 hasta situarse en unos 20.000 puestos de trabajo en todo el país.

La actividad de la compañía, incluyendo la gestión forestal, el suministro de celulosa y la generación de energía renovable, fue declarada esencial desde el inicio de la pandemia. Debido a ello, se garantizó la continuidad de la práctica totalidad de la actividad y el sostenimiento de miles de puestos de trabajo en diferentes sectores, como el de la celulosa y energético, el forestal y el logístico. De esta manera, y “bajo unas estrictas medidas de seguridad”, la compañía ha contribuido a mitigar, en la medida de lo posible, los efectos de la crisis sanitaria.

Ence subrayó que mantener su actividad fue “una cuestión de responsabilidad hacia la sociedad, dada la importancia que durante esta situación cobró el suministro a la población de estos dos productos”. El papel tisú, principal destino de la celulosa de Ence, cobró especial protagonismo en las medidas higiénicas necesarias para prevenir y combatir al COVID-19, ya que con él se fabrican productos tan necesarios como mascarillas, batas y el papel industrial e higiénico. Asimismo, la producción eléctrica renovable es fundamental para el funcionamiento de hospitales, industrias y hogares.

Por la supresión del artículo 18.4 de la futura Ley de Cambio Climático
La plantilla de la pastera acusa al PSOE de arruinar a Pontevedra y exige la continuidad de la planta de Lourizán
Image

La sección sindical de CC.OO. en la fábrica de Ence acusó al PSOE de “arruinar a Pontevedra” y exigió la supresión del artículo 18.4 de la futura Ley de Cambio Climático, que permite modificar los plazos de las concesiones de costas. El sindicato celebró el martes una rueda de prensa junto a representantes de la Cámara de Comercio y de la Plataforma Pro Industria, en la que han defendido la seguridad de la planta frente a la polémica generada por una grabación del presidente de Ence, Ignacio de Colmenares, en el que advertía de que el complejo industrial de Lourizán podría dar “un susto medioambiental” por la falta de inversiones.

La presidenta del comité de empresa de las oficinas de Ence, Ana Cedeira, denunció que estas declaraciones son un breve extracto de un mensaje de más de una hora que se ha sacado de contexto. “Ence es segura”, insistió la sindicalista, quien defendió la importancia de que se aporte seguridad jurídica para realizar las inversiones pertinentes.

Ana Cedeira pidió centrar el discurso en las consecuencias de la aprobación de la nueva ley “que significará la destrucción de unos 5.000 puestos de trabajo” en Galicia, según la representante sindical de Comisiones Obreras. Cedeira criticó la “falta de respeto absoluta hacia los trabajadores” por parte del delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, por pedir un plan industrial a la dirección de Ence.

“Ence no es Alcoa, Ence no necesita un plan industrial, lo que necesita es seguridad jurídica para poder invertir 200 millones de euros en su planta de Lourizán”, aseguró Cedeira.

Botón nuclear

Recoge Europa Press que el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía, Eduardo Barros, pidió a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que elimine del articulado de la ley esa posibilidad modificar con efecto retroactivo los plazos de las concesiones de costas. “Que quite ese botón nuclear”, manifestó.

“¿Por qué nos tenemos que creer que no va a ser retroactiva, por qué tienen que tener una pistola cargada apuntándonos y creer que no van a dispararla?”, se preguntó Barros.

En una línea similar se posicionan en la Plataforma Pro Industria, desde la que lamentan el negativo “efecto llamada” que tiene para Pontevedra la postura de algunos grupos políticos con respecto a Ence a la hora de atraer otras industrias. Comisiones Obreras mantiene su calendario de movilizaciones que contempla una concentración este viernes frente a la sede del Ministerio de Transición Ecológica en Madrid y una semana después una marcha a pie hasta Santiago para protestar delante de la sede del PSdeG-PSOE.

03 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.