Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 31 enero 2023
13:10
h

Maniobra el sector naval de Galicia para cerrar negocios con Argentina y Colombia

Asime participa en una jornada técnica de la Armada, a la que homenajeará por el 250 aniversario de su cuerpo de ingenieros // Pymar asegura que se vive “un momento dulce” y valora que el astillero Barreras “va a seguir construyendo buques”

Tras la inauguración por el rey Felipe VI, la feria Navalia en Vigo retomó el duro trabajo de mantener a Galicia a la cabeza de los sectores ligados al mar. Así, en una completa jornada, Asime organizó reuniones comerciales con delegaciones empresariales de Argentina y Colombia con el fin de alcanzar negocios para el naval; Orpagu presentó la segunda fase de su proyecto de digitalización; y Opromar su iniciativa Enercom junto al centro tecnológico AZTI que incide en la eficiencia energética de la flota.

A los encuentros de Asime asistieron empresas líderes gallegas del sector naval marítimo en los segmentos de ingeniería, maquinaria naval, extrusionado, calderería, montajes, carpintería naval, montajes o frío industrial. Enrique Mallón, secretario general de la patronal del metal, declaró que “en Galicia contamos con un altísimo nivel de calidad en el segmento naval-marítimo, en donde tenemos la capacidad de dar un salto estratégico. Las reuniones mantenidas generaron gran interés y han servido para abrir sinergias y oportunidades de negocio en el ámbito internacional, donde nuestra industria está muy bien posicionada y valorada por su buen hacer y experiencia”.

La jornada de encuentros comenzó con la reunión organizada en colaboración con el Consulado de Argentina en Vigo, a la que asistieron más de una veintena de empresas. Por parte de Argentina estuvieron presentes representantes de los principales astilleros, así como servicios portuarios o ingeniería naval.

Asime está presente esta semana en la feria Navalia con stand propio, dando a conocer el trabajo de sus más de 270 empresas asociadas del segmento naval marítimo. La Asociación también participó hoy en una jornada técnica de la Armada, entidad a la que homenajearán mañana en la sede de Asime en Vigo por el intenso trabajo en los 250 años de historia de su cuerpo de ingeniero y su estrecha colaboración con la industria, la gallega en particular.

Desde Marín. Para querer algo, hay que conocerlo. Y nadie conoce, vive y navega tanto el mar como los pescadores. De ahí que se sienta como una amenaza la que soporta el medio ambiente. Y de ahí que Opromar –Organización de productores de pesca del Puerto y Ría de Marín– haya puesto en marcha el pasado mes de diciembre en asociación con AZTI su proyecto Enercom, con el que sus buques trabajarán contra el cambio climático, una evidencia científica y una realidad con la que convive la gente del mar y ante la que no se resignan, y la reducción de sus costes.

Desde Navalia destacaron que tres buques de la organización, de las modalidades de arrastre, palangre y cerco recabarán datos durante 19 meses con el objetivo de optimizar y controlar el uso de combustible mediante distintos indicadores.

‘Ciberpalangre’. El proyecto de Orpagu que aporta mayor seguridad a la flota y a los productos que captura también fue protagonista en Navalia. Digipro entra en su segunda fase y ya obtiene de los nueve barcos que participan en la experiencia piloto el registro en tiempo real de los parámetros de temperatura, proceso de congelación y consumo de combustible, entre otros, para detectar cualquier problema. Además, sus tripulantes cuentan con banda ancha de Internet y disfrutan así de una marea “más conectada”, incluso con sus familias en tierra.

Análisis de Pymar. La asociación Pymar, que engloba a astilleros privados y públicos y administraciones, ha asegurado que el sector naval “vive un momento dulce” en Galicia y ha puesto el foco en la “oportunidad” que supondrán el PERTE aprobado por el Gobierno central y la Estrategia de Recuperación y Transformación recientemente aprobada por la Xunta.

Así lo trasladaba la consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, que ha celebrado que, pese a los momentos de incertidumbre atravesados por el principal astillero privado de España, el vigués Hijos de J. Barreras, tras su adquisición por parte de Armón mantendrá su actividad. “Es un astillero emblemático que ha pasado por dificultades, pero otro astillero (Armón) se ha decidido a dar un paso adelante, y en Barreras se van a seguir construyendo buques”, apuntaba.

López del Pozo subrayó que el PERTE puede ser una herramienta en la transformación de esta industria para ser “un sector de futuro”, y recordaba que “está pensado para que los astilleros y toda la cadena de valor se puedan beneficiar”.

En ese sentido, pidió tener un “enfoque ambicioso”, trabajar “de modo colaborativo, integrativo” y, aunque ha señalado que el naval es un sector en el que “siempre hay problemas” por su alto nivel de competencia a escala global, ha insistido en que “el modo general es bueno, de optimismo”.

El PERTE, recordó, recoge las líneas que, según Pymar, debe afrontar la industria naval para transformarse de cara al futuro: digitalización, sostenibilidad, diversificación hacia las renovables marinas y formación-capacitación. Según ha avanzado, la previsión es que el sector presente sus proyectos antes de final de año, aunque las bases para otorgar las ayudas aún no han sido publicadas.

DIGITALIZACIÓN DE BUQUES. Almudena del Pozo ha participado este miércoles en la apertura de unas jornadas sobre digitalización de buques, organizadas en la feria Navalia de Vigo por la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España. Durante su intervención, la consejera delegada de Pymar ha insistido en que el PERTE abrirá las puertas a la transformación de la industria de construcción de barcos y sus empresas auxiliares, y se verá reforzado por las medidas previstas en la Estrategia del naval de la Xunta. “Estamos en el momento preciso para transformarnos y tenemos las herramientas, no dejemos que el futuro se nos escape”, ha proclamado.

Según ha subrayado, el naval español cerró el año 2021 en el segundo puesto de la UE en número de contratos, y en el tercero con respecto a la cartera de pedidos, con 45 buques por más de 1.600 millones de euros.

“Pero para seguir compitiendo es imprescindible dar un paso más”, ha destacado, y ha invitado a “apoyarse” en herramientas como el PERTE para acometer esa transformación digital de los buques. Esa adaptación permitirá, entre otras cosas, “optimizar el mantenimiento” o “mejorar la operatividad” de los barcos.

En la jornada celebrada en Navalia ha participado también el director del Igape, Fernando Guldrís, que ha destacado la importancia de la Estrategia del Naval activada por la Xunta para el período 2022-2026 y aprobada hace unas semanas por el Consello del gobierno autonómico.

Guldrís también ha expresado su esperanza de que el PERTE se convierta en una oportunidad de recuperación para el naval gallego y que la comunidad pueda ocupar “el espacio que le corresponde” en el reparto de fondos europeos, por su peso en este sector. Asimismo, y en alusión al tema de la jornada organizada por los Ingenieros Navales, ha subrayado que la digitalización de la industria es “un eje prioritario” de las políticas de la Xunta, así como la colaboración público-privada.

Astilleros y auxiliares, a por contratos
Hitos en un sector que capea la crisis y quiere ser atractivo para el exterior
Image

En los encuentros programados por Asime en Navalia Horacio Martín Doval, cónsul general de la República Argentina en Vigo, destacó que “el Consulado de Argentina es muy activo, realizamos más de 5.000 actividades al año y algunas de ellas son la asistencia a ferias punteras gallegas, algo en lo que la colaboración con Asime es muy estrecha y cercana, y estamos trabajando ya para traer una gran delegación de empresas a la feria Mindtech el próximo junio”.

Juan Manuel Lesmes, presidente ejecutivo de la colombiana Andi, señalaba que “es fundamental potenciar relaciones de valor añadido. Los astilleros colombianos en particular van a comenzar una gran producción de buques, para la cual necesitan colaboraciones estrechas con industrias auxiliares sólidas como la gallega, con la que poder propiciar sinergias entre conocimiento y tecnología”.

Desde su stand en Navalia, Asime reivindicó la importancia de la industria naval-marítima gallega y la oportunidad de relanzarla a nivel nacional e internacional: “La industria naval es un sector estratégico para el fortalecimiento industrial y con una alta capacidad tractora que abarca toda la cadena de valor, desde la construcción hasta la reparación, pasando por el mantenimiento. Con la llegada de los fondos europeos de recuperación, confiamos en un relanzamiento del sector que permitan a los astilleros gallegos y a toda la industria auxiliar coger oxígeno y reforzar su estabilidad con nuevos contratos de calado. Esto, sumado al inicio de las fragatas F-110, contribuirá sin duda a impulsar el sector, que vive un momento convulso por la tormenta perfecta de incertidumbres que sacude a todas las industrias, incluida la naval-marítima”, manifestó su secretario general, Enrique Mallón.

Impacto de los costes energéticos
Embarcaciones que buscan contribuir a limitar el cambio climático... y ahorrar gasoil
Image

Opromar aporta su flota para un estudio cuya meta es reducir en lo posible la contaminación, denominado Enercom, que presentaron en Vigo desde la feria Navalia Oihane Cabezas, de Azti, y Javier Valero, de Opromar. El punto de partida de esta preocupación no podía ser otro que la búsqueda de la perfección en la eficiencia energética de todas y cada una de las embarcaciones, tanto de arrastre, como de palangre de superficie y de cerco. Los combustibles fósiles, el gasóleo de forma especial, siguen siendo claves para los buques y precisamente por eso este proyecto quiere conseguir, a través de nuevas herramientas de software, controlar el ciclo del combustible para ajustar el consumo, reduciendo las emisiones y el coste que debe asumir cada barco.

Una vez más, se comprueba que la eficiencia energética y la económica no es que no vayan en contra, sino que en lo que se refiere al sector pesquero tienen que ir de la mano.

En lo medioambiental, la gran mayoría de los sistemas de propulsión marina y generación de energía a bordo están compuestos por motores diésel. Así, se estima que esta actividad consume 60 millones de barriles de crudo al año (Reitz 2013), lo que se traduce en 961 millones de toneladas anuales de CO2eq., 2,9 millones de toneladas anuales de NOX (óxido de nitrógeno), 11,3 millones de toneladas anuales de SOX (óxido de sodio) y 1,4 millones de toneladas anuales de partículas emitidas a la atmósfera (IMO 2014).

En lo económico, en Europa, se gasta una media de 0,67 litros por kilo de pescado, y desde el año 2002, el incremento de los precios del combustible representó alzas superiores al 300%. Si consideramos que esta factura puede representar más del 40% de la cuenta de explotación de un buque y que los precios de los productos capturados se encuentran en niveles similares a los de hace 20 años, se torna vital la inversión en nuevas tecnologías destinadas a aumentar la eficiencia energética en los buques pesqueros reduciendo su dependencia de los combustibles fósiles.

El proyecto, centrado en tres busques piloto, tendrá una duración de 19 meses y, tras haber comenzado en diciembre de 2021, se espera su finalización el 30 de junio de 2023. Entonces, se auditarán los datos aportados por ENERCOM y dichos resultados, como una parte más y no menos trascendental de la propuesta, se difundirán para todo el sector. Porque el conocimiento empuja al cuidado del medio que da sentido a la actividad pesquera: el mar en concreto y la naturaleza, en todos sus sentidos, en general.

Este proyecto cuenta con la subvención del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Gemelos digitales que controlar desde tierra
Digipro humaniza gracias a la banda ancha la vida a bordo durante las mareas
Image

Con el objetivo de conocer en tiempo real cualquier fallo en el funcionamiento del barco para dar una solución inmediata, Orpagu inició hace unos meses Digipro, un proyecto de mejora del canal de comunicación en altamar que permite controlar desde tierra todos los parámetros clave en los buques. En su fase final, permitirá crear un cuadro de mandos compartido entre el patrón y el personal de tierra, con la seguridad que eso representa tanto para la tripulación como para los productos que se manejan a bordo.

La iniciativa ya ha superado un primer paso con la prueba de banda ancha en nueve barcos de la Organización de Palangreros Guardeses que operan en diferentes zonas y caladeros de todo el mundo. El acceso a internet continuo e ilimitado ha permitido a la organización obtener e identificar datos específicos representativos del total de la flota guardesa. Concretamente, en parámetros como temperatura, proceso de congelación o consumo de combustible.

Así, Orpagu hace un seguimiento de sus barcos a través de un ‘cuadro de mandos online’ que facilitará la detección de cualquier incidencia y la posibilidad de minimizarla o corregir su impacto en tiempo real. Tras el proyecto piloto, se conocen, además, los conocidos como “puntos de control crítico” por su especial relevancia desde el punto de vista sanitario.

Las pruebas se mantendrán durante alguna marea más para seguir registrando los datos con el sistema instalado, tanto con el visor apagado como con el encendido, y conectado a la sede de la organización para estudiar los resultados obtenidos con o sin apoyo del cuadro de mandos online. Además, Digipro apuesta por la digitalización de todos los procesos, en este caso los que se llevan a cabo dentro del barco, lo que permitirá al sector ser más competitivo, sostenible y resiliente para afrontar cualquier cambio legislativo, nueva exigencia o cualquier evento imprevisible como fue el caso de la crisis sanitaria provocada por la covid.

La fase inicial también ha demostrado que Digipro humaniza la actividad pesquera, ya que permite a los tripulantes “compartir” los momentos de ocio con sus familias y disfrutar de tiempo de relax contemplando una película o un evento deportivo. Estas comodidades ayudarán a hacer más atractiva la profesión para los jóvenes y paliar el grave problema de falta de relevo generacional que existe en la actividad pesquera.

En el último paso, tras la conclusión de las experiencias en el mar de los barcos pilotos, se transferirán los resultados obtenidos a toda la flota de Orpagu y al público en general. De esta forma, los palangreros de A Guarda mejorarán la competitividad de su actividad, reducirán la emisión de CO2 a la atmósfera, demostrarán la utilidad de la digitalización de los procesos a bordo y posibilitarán la transferencia tecnológica al resto del sector pesquero español.

El proyecto Digipro cuenta con la subvención del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

26 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.