Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 31 enero 2023
06:05
h

Más de un millar de alumnos en el ‘casi’ desconocido IV Ciclo de la USC

El programa universitario para mayores admite estudiantes desde los 50 años, sin que importe el nivel de estudios previos // Se imparte en varias sedes de las ciudades de Santiago, Lugo y Ribeira

En una institución académica como la Universidade de Santiago (USC), con cinco siglos de historia a sus espaldas y un nombre reconocido, la oferta académica de estudios es amplia. Desde grados a másteres, pasando por el doctorado, cursos de verano, de idiomas , congresos, etc. Quizá estos sean los más conocidos, para los que la mayoría de la población asocia gente joven, estudiantes en la veintena que pretenden labrarse un futuro.

Sin embargo, existe una oferta especial, para mucha gente desconocida, que cubre un vacío y una necesidad de seguir alimentando el conocimiento. Se trata del IV Ciclo, un programa de formación destinado única y exclusivamente a mayores de 50 años, y sin límite de edad. Este curso más de mil personas participan en alguna de sus iniciativas, marcadas por la pandemia de la COVID-19, como no podría ser de otra forma. Así, se registró un descenso de la matrícula de un 10 % con respecto al año pasado, pero aún así, 1.132 personas están matriculadas

En el caso de la USC (también tienen programa propio las gallegas dos universidades gallgas, la Universidade da Coruña y la de Vigo), las clases se imparten en diferentes sedes de tres ciudades, Santiago, Lugo y Ribeira.

El IV Ciclo universitario es el programa de formación específico para alumnos y alumnas mayores de 50 años, con independencia de su nivel educativo previo, para dar respuesta al creciente interés por la formación que existe en Galicia entre personas de edad avanzada. El programa comenzó a impartirse en el curso 1997-98 y desde entonces ha ido aumentando poco a poco su matrícula.

Pretende posibilitar que las personas mayores compartan procesos formativos y de extensión cultural, con criterios de interdisciplinaridad, favoreciendo así su integración y su participación y atendiendo a las necesidades de formación permanente que tienen en la actualidad.

Dos títulos propios. Es un programa educativo reglado en conexión con los de los otros ciclos que se imparten en la USC, y ofrece dos títulos propios: el Diploma Sénior de IV Ciclo y el Diploma Excelsior de IV Ciclo.

Para la obtención del título de diplomado Sénior en IV Ciclo es necesario superar cinco cursos, en los que se deben completar los 60 créditos de la titulación. Cada curso habrá que superar un mínimo de cuatro materias optativas, de las consideradas permanentes en el plan de estudios, y también podrán cursarse hasta tres créditos mediante actividades complementarias reconocidas.

Tal y como explica Esther Olveira, la directora del IV Ciclo, se puede lograr este título “en Santiago y Lugo en 5 años, y el Ribeira con los créditos en oferta resuelven en 4 años”. La sede de la localidad barbanzana es en el Centro Cultural Lustres Rivas.

En el caso del Diploma Excelsior en IV Ciclo, para su obtención el alumno deberá realizar, bajo la dirección de uno o varios docentes de la USC, un trabajo de investigación original, individual o colectivamente. Olveira explica que “la diferencia con uno de Fin de Grado o Fin de Máster es que no tiene que ser individual necesariamente, aunque la mayoría lo hace de esta forma. Se defiende ante un tribunal en el que está su tutor”, y suelen durar de un año y medio a dos años. Existen becas para ayudar a pagar las tasas de matrícula.

Además, cuando los alumnos obtienen cualquier título, pueden seguir estudiando y acudiendo a clases lectivas, cursando materias complementarias, opción que eligen muchos de ellos. Se ofertan en función de la demanda.

Y todavía existe otra posibilidad. “La extensión del IV Ciclo, en zonas rural y semiurbanas”, asegura su directora, en pequeños concellos o localidades, para que no solo los mayores de la ciudad se puedan beneficiar de seguir estudiando pasados los 50 años.

Se imparten en 15 concellos de la provincia de A Coruñ a bajo el título Camiños do Coñecemento, en los que se matricularon 59 hombres y 220 mujeres. En el caso de Lugo, se hace en 11 localidades, una de Ourense y 4 de la provincia de Pontevedra, llamados Democratización do Coñecemento. En ellos participan 79 hombres y 166 mujeres este curso.

Datos
Son más mujeres que hombres: 271 a 103

··· En este curso académico para el Diploma Senior se matricularon en Lugo 146 personas, 213 en Santiago y 15 en Ribeira, de ellos 103 son hombres y 271 mujeres. En el caso del Diploma Excelsior, solo una persona está haciéndolo, es en Santiago y es un varón.

··· Explica Esther Olveira que toda la oferta es presencial este año por demanda del alumnado tras el confinamiento del pasado. Pasaron por los mismos periodos que el resto de matriculados en la universidad, es decir, fueron de la enseñanza virtual durante el mes que se estipuló en la USC y regresaron a las aulas a comienzos de marzo. Para quien lo necesitó se ofreció cursos de formación en TICs.

María Dolores Díaz Chao: “Antes de jubilarme ya me matriculé, soy bastante activa”
Image

Tiene 70 años y ya lleva seis años en el programa de mayores de la USC, el IV Ciclo. Cuando empezó, en el curso 2015/2016, María Dolores aún estaba trabajando, pero “me matriculé porque me jubilaba el 28 de febrero. Soy bastante activa y pensé que tenía que hacer algo porque yo no soy de estar en casa sentada”.

Por una amiga suya de A Coruña se enteró de que existía la posibilidad de hacer estos estudios en la Universidade da Coruña y pensó que como el tren tardaba poco más de media hora, podía ir y venir todos los días que tuviera clase, pero investigando un poco vio que en Santiago la USC también lo había y no se lo pensó dos veces.

Al principio, explica, como aún trabajaba, “en Salud Pública”, salía y “comía de bocadillo para venir a clase, porque empezaban unas a las cuatro y otras a las cuatro y media”, pero no le importaba, le pesaba más la experiencia y el no estar parada.

Después de seis años, con su Diploma Senior ya conseguido, Dolores sigue con el gusanillo y actualmente cursa materias complementarias, que elige entre las que más le apetecen. De hecho, este curso quería hacer Educación Física Saudable pero no pudo ser por falta de matriculación. Una de sus asignaturas de este año, en el segundo cuatrimestre, es Criminoloxía. S. barba

Darío Seijas Iglesias: “Tenía 3 opciones, ver la tele, jugar al dominó o venir aquí”
Image

Darío no recuerda bien si lleva en el programa de mayores de la USC 10 o 15 años, pero no es porque tenga problemas de memoria, ni mucho menos, sino porque da la impresión de que se le pasaron volando, de lo mucho que le gusta. Tiene 76 años y la forma en que descubrió estos estudios es muy curiosa.

Cuando acabó su vida laboral como “responsable de medioambiente de una fábrica, la depuradora, los residuos...”, iba a misa con su mujer a la iglesia de San Miguel dos Agros, en Santiago. Detrás había un cartel precioso en letras góticas que yo no era capaz de leer, y alguien me dijo que en la universidad había un curso de Historia de la Escritura, por lo que vine a prender. Así empecé”.

Después de tantos años, tiene “tres o cuatro ‘carreras” sénior, explica con sorna, hizo Historia da Escritura, Bioloxía Aplicada e Historia da Arte, ahora cursa Criminioloxía y Comunicación. Y no parece que este vaya a ser su último curso académico, se le ve totalmente integrado y encantado de hacer algo que, además, le sigue enseñando cosas. La decisión fue fácil: “Yo tenía tres alternativas, quedarme con mi mujer viendo en la tele cosas de llorar, bajar al bar que hay cerca de casa a jugar la partida o venir al IV Ciclo. Lo de la tele y el dominó no me gustan y tengo mucha curiosidad”, remata. S.B.

Alberto do Río Quiroga: “Conoces gente y da gusto hablar con algunos compañeros”
Image

Con 56 años y aún en activo, es miembro del equipo de seguridad de la propia universidad compostelana, Alberto ya lleva cuatro años cursando el programa de mayores. En la actualidad es uno de los más jóvenes alumnos y acaba de salir de la clase de Criminoloxía, como sus dos compañeros que le acompañan en estas líneas.

Relata que la experiencia de estudiar a su edad es “totalmente satisfactoria, se la recomiendo a todo el mundo”. No solo porque cubre esa necesidad que él tenía de seguir aprendiendo, sino porque conoce a gente que vale la pena. “Puedes estudiar lo que no pudiste cuando eras joven por falta de tiempo”, indica.

Por su trabajo en la USC se enteró de la posibilidad y como “me pareció muy interesante” me apunté. Así que por la mañana trabaja y por la tarde, a clase, aunque hay días que no puede ir porque el trabajo se lo impide. Conoces a compañeros muy interesantes, gente con la que da gusto hablar, es muy, muy satisfactorio.

Este es el segundo año que lo eligen sus compañeros como representante de los alumnos y como tal aprovecha la charla para criticar que cuando toda la USC regresó a las aulas presenciales en marzo se dio la opción a los alumnos de hacerse una PCR pero no a los del IV Ciclo, “se olvidaron de nosotros”, dice. S. B.

18 abr 2021 / 19:37
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.