El Correo Gallego

Galicia » Medio

medio

El cambio climático comienza a sentirse en la producción agraria

Agosto ya no registra el único mínimo del año en lluvias // Los últimos febreros lo imitan, justo cuando los cultivos quieren más agua // El campo busca soluciones para frenar los daños // La variedad genética de las especies locales, más adaptables, puede ser una de ellas

I. C. • SANTIAGO   | 12.02.2007 
A- A+

ANTONIO HERNÁNDEZ
Campos de viñedos en la zona de O Ribeiro, pertenecientes a la provincia de Ourense
FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

Galicia ya no tiene un solo mínimo anual de precipitaciones. Desde hace unos años, al de agosto se ha sumado otro en pleno febrero, justo cuando mayor es la demanda de agua para los cultivos. El dato, que coincide con el de un estudio en el norte de Portugal, apunta directamente al cambio climático, que amenaza con reducir la fertilidad del suelo en ciertas zonas. La situación preocupa al sector que, eso sí, no espera de brazos cruzados a que todo esto suceda.

La Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga) ha iniciado un proyecto, con ayuda del catedrático Francisco Díaz Fierros, que trata de analizar con detalle la situación del campo gallego ante el cambio climático para luego diseñar una estrategia de adaptación al nuevo escenario, además de fomentar las buenas prácticas para que la actividad agropecuaria disminuya sus emisiones de gases que alimentan el efecto invernadero.

A la espera de los resultados del trabajo, el director técnico de Asefoga, Miguel Acuña, avanza algunos de los cambios esperables y posibles soluciones. "Ante a escaseza de choivas xusto cando hai máis demanda de agua, habería que buscar, por exemplo, especies de forraxe de maior enraizamento, que aturan mellor a sequía, ou aumentar a eficiencia do rego, que en Galicia é moi baixa", explica.

En las próximas décadas también habrá más suelo por debajo del 4% de materia orgánica, un límite que se roza en zonas de Ourense y que es el mínimo requerido para que un suelo sea considerado productivo. En estos casos, apunta Acuña, habrá que buscar fertilizantes orgánicos eficaces.

¿Pero será esto una amenaza para los cultivos tradicionales? Por fortuna, la diversidad genética parece ser una buena protección. "O noso proxecto quere tamén conservar as especies locais de cultivos como o millo, que foron seleccionadas polos agricultores a través de moitos anos e que están afeitas a soportar moitas condicións climáticas adversas. A súa variabilidade xenética permite a súa adaptación, ao contrario do que acontece coas especies máis uniformes, que son as que se empregan agora máis na agricultura".

HACIA 2050

Un futuro muy similar al norte de Portugal

Hacia el 2050-2070, Galicia tendrá un clima similar al que hoy tiene la Beira Alta portuguesa, al norte del país vecino. La temperatura media en esta zona es en torno a unos dos grados mayor que la comunidad gallega, mientras que en las máximas la diferencia sube en las previsiones hasta casi tres e incluso llega a cuatro grados más, según qué localidades se comparen.

España será una de las zonas de Europa más castigadas por el cambio climático según los últimos estudios, un cambio ya en marcha e imparable, con un incremento de las temperaturas en Galicia de 1,46 grados centígrados en los últimos 30 años. Sus efectos en este extremo de la península se traducirán en más olas de calor, mientras que las precipitaciones tenderán a concentrarse en menos tiempo, en forma de lluvias torrenciales .

LOS APUNTES

Apoyo del Ministerio de Medio Ambiente

El proyecto de la Asociación Sectorial Forestal Galega sobre el cambio climático en el sector agroforestal está cofinanciado por la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Medio Ambiente, y el Fondo Social Europeo.

Cursos de ganadería sostenible

Entre las acciones del proyecto figura un curso de formación. Las zonas de montaña, más sensibles al cambio climático, son una de sus prioridades. En ellas propone una ganadería sostenible, con razas autóctonas más adaptables a los cambios .