Jueves 17.10.2019 Actualizado 10:46
Google    

El Correo Gallego

Galicia » Medio

medio ambiente

Costas despeja el litoral gallego

Trece fincas serán expropiadas por el Ministerio // Algunas edificaciones descansan directamente en la roca // La mayoría están en Malpica y muchas son almacenes para los aparejos de pesca // También se derribará el hotel de Ber, en Pontedeume

REDACCIÓN Y DELEGACIONES • SANTIAGO, FERROL, MUXÍA, A CORUÑA   | 19.12.2006 
A- A+

Kiko Delgado
Hotel abandonado en la playa de Ber, en Pontedeume
FOTO: Kiko Delgado

Trece propiedades asentadas en plena línea de costa se encuentran bajo la mirada del Ministerio de Medio Ambiente. El departamento que dirige Cristina Narbona, a través de la Dirección General de Costas, procederá a expropiar y derribar más de una decena de edificaciones, de mayor o menor envergadura, asentadas en el litoral gallego, reduciendo el impacto visual y recuperándolas para el uso público.

De las trece, ocho se concentran en la localidad coruñesa de Malpica. La mayoría son construcciones de cemento alineadas en la rúa Caldeirón y levantadas directamente al balcón del acantilado, "invadiendo la servidumbre de tránsito y protección y produciendo un impacto medioambiental negativo", según informa el Ministerio.

Estrella Castro es una de las afectadas. Su propiedad, un pequeño local de siete metros cuadrados, funciona como "estercolera" y almacén para los aparejos de pesca. "Bien cogido está", dijo a esta redacción la propietaria.

Ricardo Tuset; José Fernández Pena y Hermida Andrade Facal; José Antonio Mira; los herederos de Sebastián Trigo; José, Carmen y Dolores Lista y Jesús Rodríguez completan, según pudo saber EL CORREO, la lista de propietarios que serán expropiados para continuar las obras del paseo peatonal en Malpica.

Pero la actuación del Ministerio llegará también al paseo marítimo de A Coruña con la expropiación de la conocida como finca de los Mariño. No es un tema nuevo para el Ayuntamiento y, según parece, el terreno, atrapado entre el paseo y el mar, pasará a manos del concello para habilitar un área de esparcimiento. Se trata de una propiedad en desuso, profusamente decorada con grafitis y que, según comentan los vecinos, se convierte muchas noches en refugio para los sin techo.

Medio Ambiente también actuará en Pontedeume, despejando la playa de Ber a través de la demolición del hotel en desuso que pisa directamente la arena. Varios bloques de apartamentos dominan el arenal unos metros más arriba.

Una parcela de casi un millón de metros cuadrados de pinar y monte bajo junto a la playa de Morouzos (campamento base del festival folk de Ortigueira), que se expropiará por 850.000 euros, y una finca con 6.783 metros cuadrados construidos junto a la playa de Granalleira, en Cangas de Foz, completan la lista en la que figuran otras seis expropiaciones fuera de Galicia.