Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 18 agosto 2022
22:05
h

Meirama, de mina de lignito a espacio natural visitable

El lago de As Encrobas pasa a dominio público // Son 230 hectáreas de libre acceso con un paseo perimetral de 6.5 kilómetros // Existen 862 especies animales y vegetales, que llegaron en su mayoría de manera natural

Un nuevo espacio natural protegido de libre acceso que abarca 230 hectáreas, incluyendo un lago artificial con playa, así como las márgenes del entorno está disponible desde esta misma semana para todo el que quiera acercarse a Meirama. La rehabilitación ambiental de la antigua mina de lignito acaba de finalizar , y la compañía Naturgy transfirió el lago de Meirama-As Encrobas al Dominio Público Hidráulico, tras la aprobación y comprobación por parte de Augas de Galicia del deslinde en todas las márgenes del lago.

Están acondicionados los accesos desde la senda del río Barcés en la zona del aliviadero del lago, y cuenta con un paseo perimetral de 6,5 kilómetros.

Tras el visto bueno de su nueva propietaria, la Xunta, todo el espacio pasó a dominio público y, como tal, abierto a las visitas totalmente. EL cambio llega en el mejor momento del año, a las puertas del verano, cuando gallegos y visitantes podrán disfrutar más de esta playa interior artificial y de todo el privilegiado entorno en la localidad coruñesa.

Este lago es una de las mayores actuaciones de rehabilitación medioambiental realizadas en España, tal y como informa la compañía en un comunicado de prensa. Con la transformación de la antigua mina de lignitos de Meirama en un lago artificial se generó un gran espacio protegido de biodiversidad que “supondrá un impulso al desarrollo económico, turístico y ambiental de la zona, por el valor natural del espacio creado”.

El proyecto contó con una inversión de 60 millones de euros y recupera el espacio afectado por la actividad minera de manera sostenible, con la creación de un gran lago, de 2,2 km de longitud y un kilómetro de anchura (171 hectáreas) en el antiguo hueco de la mina, y la reforestación de los terrenos y de los depósitos de estériles de mina.

ESPACIO PARA LA BIODIVERSIDAD

Gracias a la rehabilitación ambiental de la antigua mina a cielo abierto de lignito, el Lago de Meirama-As Encrobas se convirtió en un espacio para la biodiversidad, donde Naturgy plantó más de 450.000 árboles, convirtiendo la zona en un “pulmón verde y un sumidero de CO2”. Tanto es así que en un inventario zoológico y botánico realizado por el equipo de especialistas de la Estación de Hidrobioloxía do Encoro do Con, de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), se identificaron 862 especies animales y vegetales, de las que el 5% son endémicas y con especial valor de conservación. Todas las especies animales, y buena parte de las vegetales, repoblaron la zona de forma natural, sin que haya mediado la acción humana. Han encontrado en este lago un hábitat tranquilo y protegido, que lo convierten en un espacio idóneo para el estudio y divulgación de los valores naturales. Están documentadas aves acuáticas, perdices y rapaces, así como mamíferos, entre ellos conejos, ratones, ardillas, jabalíes o zorros.

PRIMER CASO EN EL MUNDO, FUTURO ABASTECIMIENTO DE LA COMARCA CORUÑESA

La buena calidad de las aguas del lago y su enclave estratégico en cabecera de cuenca del río Barcés, que abastece el embalse de Abegondo-Cecebre, lo convierte en un reservorio de agua para la ciudad de A Coruña y su comarca. Meirama es el primer caso del mundo de un lago de estas características que tiene potencial para ser usado para el abastecimiento a grandes poblaciones sin mediar un tratamiento intensivo previo de sus aguas. Naturgy, en colaboración con el Grupo Ingeniería del Agua y del Medio Ambiente de la Universidade de A Coruña (UDC) llevaron a cabo, desde el inicio del llenado del lago, un estricto control de la calidad de las aguas, con un registro de más de 600.000 datos.

Esta posibilidad de ser reservorio futuro de agua está aprovada desde septiembre de 2013, cuando Augas de Galicia autorizó el proyecto de regulación del lago minero para su aprovechamiento para la ciudad de A Coruña y su área de influencia, con el objetivo de reforzar el sistema de abastecimiento de la comarca con un volumen adicional aproximado de 24 hectómetros cúbicos. La primera fase de este proyecto de regulación ya está finalizada.

La explotación de la mina de Meirama se inició en 1980 y concluyó en 2008, tras haber suministrado 94 millones de toneladas de lignito a la central térmica de Meirama. El compromiso medioambiental para la rehabilitación de los terrenos comenzó en el año 1985, cuando se presenta el primer plan de restauración de la explotación minera, que integra la gestión ambiental.

18 may 2021 / 11:40
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito