Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
02:14
h

Miles de gallegos se plantan ante una luz pagada como bien de lujo

Reclaman mecanismos que contribuyan a frenar la escalada de los últimos meses // El Bloque esgrime su propuesta de tarifa galaica y Néstor Rego aboga por la nacionalización de compañías

En medio centenar de localidades gallegas entonaron este domingo un basta ya ante el hecho de que un bien esencial como la electricidad se esté pagando a precios de lujo. Fueron así varios miles las personas que acudieron a las concentraciones convocadas por la CIG junto al Bloque para entonar un “Non á estafa da luz”, demandar la recuperación de las centrales hidroeléctricas y exigir una tarifa eléctrica galega.

En estas concentraciones se defendió que la energía sea al fin un “dereito universal” y en las que han asegurado que “a luz sube e a xente non chega a fin de mes”. El secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, presente en la de Compostela, aseguró que “ante a escalada imparábel do aumento do prezo da luz, ante a impunidade coa que actúan as eléctricas e ante o nulo papel que tanto o Goberno galego como o español están a ter para frear a suba da factura e garantir con políticas públicas o acceso á electricidade polo conxunto do pobo en condicións asumíbeis”. Con la santiaguesa, una de las más multitudinarias tuvo lugar en A Coruña, frente al Obelisco, donde el sindicato, arropado por los nacionalistas Francisco Jorquera y Mercedes Queixas, entre otros, criticaron la “nula actuación de todos os gobernos, presentes e pasados”.

Desde el BNG se considera “especialmente lamentable” el rechazo en la comunidad de propuestas avaladas por la CIG como la tramitación de la Ley de cambio climático o la tarifa eléctrica gallega”. Éstas prueban que existen mecanismos legales para “poñer fin á mafia das eléctricas”. A los gritos compartidos en Carballo y A Estrada, Burela y Cambados, Lugo y Ourense, Pontevedra y Cee, pasando por Lalín, Oleiros, Ponteareas, Ferrol o Vigo –y así hasta el medio centenar de municipios– de “soberanía para a nosa enerxía” o “enerxía galega, gañancia madrileña”, se instó a las administraciones a frenar el “espolio do patrimonio galego” y a “recoñocer a luz como un dereito universal, un ben de primeira necesidade”.

Denuncian el nuevo proceso de “colonización enerxética” con proyectos eólicos “que amenazan as nosas terras” sin que se repare la deuda ecológica que existe con Galicia: “Necesitamos unha verdadeira transición ecolóxica galega, que poña fin ó oligopolio das eléctricas”, alegan.

Entre las peticiones para las administraciones están la implementación de políticas públicas que garanticen el acceso a la energía, la creación de una empresa pública gallega de electricidad, la fiscalización a las concesiones hidroeléctricas en vigor para garantizar que se baja el precio de la luz, la modificación transitoria de los impuestos de la luz y la creación de una tarifa eléctrica gallega, “cunha redución do trinta por cento da peaxe eléctrica por ser Galicia produtora”.

Ante una situación “indignante” y en la que entran en juego “vidas e postos de traballo dignos”, los convocantes liderados por Carril aseguraron que es “cuestión de vontade política”. De no haberla, corresponderá al pueblo actuar “de forma contundente”. De hecho, instaron a congregarse el 3 de octubre, para cuando ya habrá llegado la siguiente factura de la luz, para “queimala”.

En la protesta compostelana el diputado nacionalista en el Congreso, Néstor Rego, citaba a los medios para demandar ante ellos la “intervención pública” en el sector eléctrico “ante a suba continua do prezo de la luz”, reclamando que se reforme el sistema eléctrico estatal para garantizar una transición social y territorialmente justa, “comezando pola nacionalización das grandes compañías eléctricas”.

Defendió Rego como imprescindible la tarifa eléctrica gallega en un “pais produtor e excedentario de enerxía” como es Galicia, que requiere una compensación a un esfuerzo acumulado durante décadas. Porque no ve sentuido en que “producindo enerxía ó lado das nosas casas teñamos que pagar o mesmo que alguén que a consume a 600 kilómetros”. En Madrid, una comunidad que no genera apenas luz.

El BNG, recordó, recoge firmas que constatan “o enfado e descontento social”, y Rego invitó a participar en el acto simbólico del próximo 8 de octubre, un apagón eléctrico masivo y una cacerolada entre las 22.00 y las 22.30 horas. También avanzó que presentarán nuevas inciativas en el Congreso la próxima semana con propuestas para acabar con la subida del precio de la luz.

Balance de la Xunta. El vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación del Ejecutivo autonómico, Francisco Conde, consideraba “errática” la estrategia del Gobierno central ante el imparable incremento de la luz y está convencido de que el sistema productivo gallego puede quedar todavía más tocado por ello.

En una entrevista en Radio Galicia-Cadena Ser, Conde aseguró que la subida de la electricidad está lastrando a las familias, a las empresas, y advirtió de las consecuencias que puede tener para la industria gallega si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no rectifica su política energética.

De “parche” calificó las medidas aprobadas por el Gobierno para bajar el precio de la luz el presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, quien lamentó su política energética “descabellada” y de “ruptura”. Desde Outeiro de Rei, durante la clausura del Congreso del PP de Lugo que reeligió a Elena Candia como líder provincial, Feijóo ha deseado que “ojalá el Gobierno acierte”, pero con muchos matices: “Después de estudiarlas, puedo asegurar que esto es un parche”.

“Esto es una patada para adelante, para pagar el precio de la luz en los próximos meses, cuando acaben estas pseudomedidas, todavía igual o más caro que ahora”, enfatizó el mandatario gallego.

La transición energética del Ejecutivo de Pedro Sánchez es “una ruptura que lo único que produce es un incremento exponencial del precio de la luz, que perjudica a las familias, a las medianas y pequeñas empresas, a los autónomos y por supuesto a la industria del aluminio”, avisó. Denunció la situación de la factoría de Alcoa San Cibrao, situada en Cervo: “Nos encontramos ante la mayor inestabilidad que recordamos en A Mariña”. dijo, algo que con el PP al mando, recordó, no ocurría.

20 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.