Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 17 octubre 2021
02:04
h

Moncloa desvincula el futuro de Ence e industrias costeras de su ley climática

La ministra Ribera sostiene que la celulosa depende del fallo de la Justicia sobre la prórroga a su concesión // Avisa Conde: la única reubicación será Navia, Asturias

Pasan los días y el futuro de la planta de Ence en Lourizán más allá de 2033 sigue siendo una incógnita. Con todas las miradas puestas sobre el antreproyecto de Ley de Cambio Climático como gran espada de Damocles sobre su porvenir más allá de esa fecha, la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, quiso aclarar este martes que la situación de la pastera en Pontevedra “no tiene absolutamente nada” con dicha norma y pidió que no se genere “una confusión que no beneficia ni a la gente ni a los trabajadores”.

Fue en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros cuando Ribera subrayó que “rotundamente no depende” de la citada ley ni el porvenir de la factoría de celulosa ni el de “ninguna instalación en Galicia ni en ningún otro sitio del litoral”.

Si aprecia como “el principal problema” de Ence que tiene recurrida la prórroga de la concesión concedida por el anterior Gobierno del PP, estando así pendiente de la resolución de los tribunales.

“Lo que es importante es lo qué quiere hacer Ence en estos años que tiene por delante con respecto a la concesión vigente”, dijo, añadiendo que la Xunta cuenta con “cuestiones en el radar” para el futuro de la planta asociadas a la actividad forestal, en las que el Ejecutivo “estará encantado de acompañarles”.

Sin embargo, el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, señaló desde Pontevedra en su visita a la muestra ‘Os roteiros da forma’, que “no hay ningún tipo de emplazamiento” que permita trasladar a la fábrica de Ence a otra ubicación en esta comunidad, por lo que será “responsabilidad” de PSOE y BNG, afirmaba, “explicar si prefieren que se vaya a Asturias”, a cuya planta en Navia ya ha dejado caer la compañía que se llevará la producción si no puede seguir en Lourizán.

Una decisión que será “inmediata” si el Gobierno de España no “reflexiona”. La decisión que hay que tomar, dijo Conde, es “si Ence puede continuar o no su labor industrial en Galicia”. La Xunta, por su parte, va a “estar con los trabajadores” porque la actividad de Ence en la ría de Pontevedra “cumple todos los parámetros” ambientales y urbanísticos. “No hay ningún tipo de motivo para que no tenga la oportunidad de mantenerse”, esgrimió.

Frente al discurso de Ribera, Conde señaló que la resolución de este conflicto es “muy sencilla” y pasa porque el Gobierno Sánchez modifique el artículo 18 de la futura Ley de Cambio Climático, para que esta normativa no limite a 75 años a permanencia en terrenos de dominio público marítimo terrestre a empresas ya asentadas. También se ofreció a que la Xunta participe en una hipotética mesa de trabajo para analizar el futuro de Ence en la ría de Pontevedra.

Por otra parte, la secretaria xeral técnica de la Consellería de Medio Ambiente, Carmen Bouso, aseguró en comisión parlamentaria que la caldera de Ence “cumple favorablemente su cometido” en un control ambiental “total”.

Encuentro con el sector

La Xunta insistió de nuevo en la tarde del martes del impacto para el empleo en el sector forestal gallego que si cierra Ence porque el Gobierno central no modifica el polémico artículo de su normativa ambiental. Así se lo trasladaron representantes del sector forestal en una reunión con el vicepresidente primero de la Xunta y conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, y el vicepresidente segundo y titular de Economía, Francisco Conde. En el encuentro participaron miembros de asociaciones de propietarios forestales, de suministro de transporte, de aprovechamiento forestal, así como el responsable de logística forestal de Ence.

El Gobierno gallego advierte de que el cierre afectaría a la actividad industrial y a los puestos de trabajo que genera en Galicia, ya que la factoría supone alrededor de 5.000 empleos directos e indirectos con un total de 250 empresas de Pontevedra que trabajan para Ence. Además, se trata del segundo comprador de madera en Galicia, por lo que el impacto, además de los trabajadores de la factoría, se extiende a todo el sector forestal y al ámbito logístico.

Ni As Pontes, ni la Plisan y tampoco Barro Meis: no valen para la pastera
La compañía dice estar abierta al diálogo, pero descartando cualquier ubicación alternativa

Santiago. Una vez más, Ence defendía el martes, mediante un comunicado, por un lado la plena seguridad de sus actividades y, por el otro, que “no existe ninguna ubicación alternativa viable” en la comunidad para el traslado de la factoría de Lourizán.

No lo ven factible desde un punto de vista técnico –cercanía a un puerto, agua, madera– ni económico –dada la ingente inversión, cercana a 700 millones de euros, que requeriría construir una nueva planta en Galicia–, que es lo que requeriría construir una nueva fábrica de celulosa. Se remite, una vez más, a “estudios independientes, como el de la ingeniería IDOM”.

Según la empresa, As Pontes no podría alojar la planta, por diferentes motivos. En primer lugar, el río Eume, debido a su caudal, no tiene capacidad para absorber el efluente de la fábrica. Tampoco el lago de As Pontes ya que, aunque el volumen de agua es elevado, la tasa de renovación de este lago artificial es muy reducida “lo que podría dar lugar a graves problemas ambientales –reducción de oxígeno– y afectar a la calidad del agua del lago”, añade.

Para la compañía, la Plisan en Salvaterra-As Neves “tampoco es una alternativa viable, ante la falta de disponibilidad de agua en el río Miño”, o la inviabilidad de descargar efluentes, “además del hecho de ser un río binacional”.

Ence reitera su voluntad de diálogo con las administraciones y los trabajadores, pero subraya que la ubicación de Barro Meis “quedó descalificada al evaluar la superficie real disponible” o que haya industrias ya ubicadas allí, lo que “imposibilita agrupar una parcela de 35 hectáreas, tamaño considerado mínimo para ubicar una planta de celulosa del tamaño de la biofábrica de Pontevedra”. J. C.

BNG/Xunta
Llega al parlamento el escrache

··· En la misma comisión parlamentaria en la que Medio Ambiente reiteraba el control sobre la seguridad de la planta de celulosa, el diputado del BNG Luís Bará denunciaba una “connivencia absoluta entre Ence y PP” en el marco de una política de “puertas giratorias”. Así, acusa a la empresa de estar detrás de una “campaña de chantaje” e “intimidación”, que “llega a ser mafiosa”. Emplazó a la Xunta a que haga una “condena pública” del “ataque violento” al alcalde de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, por un “grupo minoritario de trabajadores”.

··· En esta línea, el diputado del Bloque insiste en que Ence “no puede seguir en la ría de Pontevedra” después de la prórroga “ilegal” concedida por el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy. “Lo dice la ley”, aseguró, aunque habrá que esperar que la Audiencia Nacional dicte tal sentencia.

Soluciones
El comité de CIG y UGT pide poner en marcha la mesa para debatir el porvenir de la fábrica

··· Delegados de CIG y UGT del comité de empresa de la fábrica de Ence en Lourizán que van al margen de Comisiones se concentraron ante la sede de la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra para instar al Gobierno de España a que convoque mesa de diálogo “por la garantía y futuro de nuestros puestos de trabajo”, tal y como se leía en la pancarta que desplegaron. La del martes fue la primera movilización que convoca este comité de empresa en los últimos meses, una medida que contrasta con la estrategia de presión en la calle que han desplegado sus compañeros de CC.OO., sindicato que no tenía ningún representante en la concentración, como UGT y CIG tampoco tienen en sus acciones, asaltos al Concello de Pontevedra incluidos.

··· Menos ruidosa y mucho menos numerosa que las movilizaciones organizadas la semana anterior por CC.OO., la concentración duró menos de media hora y consistió en el despliegue de una pancarta con un mensaje en defensa de los empleos. El presidente del comité de empresa de la fábrica (CIG), Antonio Lafuente, explicó que se trataba de “un pequeño acto para visibilizar el problema” y avanzó que de las conclusiones extraídas del encuentro previsto para la tarde de este miércoles en Madrid con la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, dependerá el endurecimiento de las manifestaciones.

··· Lafuente avanzó que la intención de este comité en ese encuentro con Teresa Ribera es solicitar que agilice la puesta en marcha de una mesa de diálogo comprometida por el secretario de Estado de Medio Ambiente y en la que deberían participar la empresa Ence, las administraciones y los propios trabajadores. “Queremos que se agilice esta mesa de trabajo para poder estar en las decisiones que se vayan a tomar sobre nuestro futuro”, ha declarado Antonio Lafuente. El presidente del comité evitó hacer declaraciones sobre el artículo 18 de la futura Ley del Cambio Climático y sobre la falta de entendimiento con la sección sindical de CC.OO. “Estamos peleando por nuestro futuro, no queremos polémicas”, indicó, antes de recordar que la prórroga de la concesión de Ence está pendiente de una sentencia de la Audiencia Nacional. “Nuestro problema sigue siendo el juicio, depende de lo que salga nuestro futuro estará aquí o en otro sitio”, remarcó.

17 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.