Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 26 noviembre 2022
14:49
h

No hay dudas forenses: Desirée murió asfixiada tras defenderse

Presentaba lesiones “evidentes” en cuello y boca originadas por una “presión sostenida” // El pijama de la madre, hallado escondido, tenía sangre de la cría

Desirée falleció el 3 de mayo de 2019, entre las 4.40 y 8.05. Ese es el intervalo que barajan los forenses encargados de la autopsia de la pequeña. Su única duda precisamente recae sobre la hora exacta de la muerte, producida en esos acotados 205 minutos, pues el resto lo tienen muy claro... La cría de sólo siete años, supuestamente asesinada por su progenitora, Ana Sandamil, murió asfixiada “con algo blando” (como una mano o un antebrazo) tras intentar defenderse de dicho ataque.

Así lo destacaron este viernes los citados expertos, en el seno de la cuarta jornada judicial que trata de esclarecer qué ocurrió aquella noche en el concello de Muimenta (Lugo): unos hechos que podrían llevar a esta madre, única imputada, a ser la primera gallega condenada a la pena máxima (prisión permanente revisable) que solicitan para ella las acusaciones y el fiscal.

La “única causa posible” de su muerte fue la “oclusión de las vías respiratorias” y el “estrangulamiento”, indicaron, en referencia a los signos que apreciaron en el cuerpo. Asimismo, la niña presentaba lesiones “evidentes” en la boca y el cuello causadas por “presión sostenida” sobre ambas partes, y heridas en el interior de los labios que coincidían con la posición de los dientes.

Aunque externamente en el cuello “no había lesiones”, salvo una “contusión bajo la mandíbula”, los músculos sí “estaban lesionados” con un tipo de respuesta que se observa cuando “se comprimen fuertemente”. “Encontramos fibras opacas, que se pueden ver a simple vista, lo que indica que hubo presión y que la persona estaba viva cuando ocurrieron los hechos”, indicaron los expertos forenses.

NO MURIÓ POR INTOXICACIÓN. Por otro lado, la jefa del servicio de química y dos facultativas del Instituto Nacional de Toxicología señalaron que la joven ingirió un fármaco antidepresivo, Trazodona. En esta línea, la pequeña no pudo eliminarlo a través de la orina, puesto que falleció antes del proceso de absorción.

Sobre la cantidad detectada, se hallaron 0,03 miligramos de ese medicamento en su sangre, muy por debajo del valor terapéutico aconsejado en la nota de referencia, que en el caso de adultos está entre 0,7 y 1. Así, su consumo no sería letal para la cría, conforme argumentaba la defensa de Sandamil (que apuntaba a una posible intoxicación medicamentosa accidental).

UNA MEZCLA DE RESTOS ORGÁNICOS DE AMBAS EN LOS QUE SE DETECTA SALIVA. Asimismo, dos guardias civiles que comparecieron este viernes en calidad de peritos señalaron que había sangre de Desirée en la parte inferior del pijama de Sandamil, que ella enrolló y ocultó debajo de la cama en la que había dormido con su hija. Del mismo modo, indicaron que en ese pantalón se encontró, igualmente, una mezcla de restos orgánicos de ambas en los que se detectó saliva.

nada claro en el imelga
El recuerdo de Sandamil: ¿mayor del que ella dice?

··· Por otro lado, psicólogas del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) dijeron que “el alcance del recuerdo (de Sandamil) puede ser mayor de lo que dice”.

··· Ante los nueve miembros del tribunal del jurado, señalaron que vieron en ella un trastorno de personalidad con rasgos evitativos, y que podría promover ella misma un “deseo activo” de no recordar.

··· En todo caso, subrayaron que no hay una prueba específica que diga que la amnesia disociativa que la encausada muestra pueda ser consciente y voluntaria.

··· De igual forma, según especificaron a preguntas de la defensa, un desarrollo delirante podría ser “compatible” con el trastorno de personalidad mencionado.

“Con un brote uno no oculta las pruebas”, remarca José Manuel Leal
Está deseando que finalice el juicio, pues todo el proceso se le está haciendo “ duro”

Santiago. El padre de Desirée, José Manuel Leal, insistió este viernes, en la tesis que viene defendiendo la acusación desde el inicio de la vista oral y, a las puertas de la Audiencia Provincial de Lugo, dijo que “una persona que sufre un brote psicótico no intenta ocultar pruebas”.

En declaraciones a los medios de comunicación, reconocía que está deseando que finalice el juicio, porque todo el proceso se le está haciendo “muy duro”. De hecho, dijo que “el fatídico 3 de mayo” hubo “dos muertes”, la “de mi niña, que está en el cementerio, y la mía en vida. Esto es imposible de superar”.

El padre de Desirée afirmó que el “testimonio del último guardia civil” que compareció en la vista oral “fue ejemplar y tajante”, porque solo tenía la duda de si la pequeña de sólo siete años “había sido asesinada en la cama o en el suelo” por parte de acusada, aunque se inclinaba por la segunda posibilidad, que lo hubiese hecho “de rodillas, encima de su cuerpo y, en compresión, para asfixiarla”.

“Mi niña, mi princesita, con solo siete años, intentó defenderse”, dijo José Manuel Leal, quien insistió en que “es muy contradictorio” que la defensa se base en un supuesto brote psicótico de la madre para tratar de eximirla de la responsabilidad penal.

Desde el punto de vista de este padre, “una persona que sufre un brote psicótico no intenta ocultar pruebas, no intenta esconderse. Dice sí, fui yo. No se cambia de ropa. No intenta encubrir nada. Sufre un brote y no está en el estado mental en el que debería estar. No se esconde”. efe

11 feb 2022 / 21:09
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.